razones para dejar de ser provisional

Los cuatro motivos por los que Florentino renueva el contrato de Solari en el Madrid

Las razones por las que Florentino 'ficha' a Solari van desde una mejoría en la parcela deportiva y física hasta un satisfacción por comprobar cómo representa al club

Foto: Solari, sonriente, durante una conferencia de prensa. (EFE)
Solari, sonriente, durante una conferencia de prensa. (EFE)

La pelota estaba en el tejado de Florentino Pérez cuando terminó el partido contra el Celta. Solari había cumplido con la primera de las condiciones que le había puesto el presidente. El plazo era de dos semanas para confirmar si seguía en el banquillo del primer equipo o regresaba al Castilla. El presidente, que no viajó entre semana al partido de la Champions frente al Viktoria Plzen, sí lo hizo a Vigo para comprobar en Balaídos si realmente se estaba produciendo un cambio en el equipo con el relevo de entrenador. En el palco se llevó una de las mejores alegrías en lo que va de temporada —lejos queda la que le dio Lopetegui con su victoria ante la Roma en el Bernabéu— y confirmó a Solari como entrenador hasta final de la temporada.

El club ha inscrito a Solari como técnico del primer equipo este lunes en la RFEF para dejar de tener contrato de interino. Solari es, a todos los efectos, entrenador hasta final de temporada y Florentino Pérez prolongará su vinculación dos temporadas más si consigue ganar un título (el Mundialito no le vale...). Las razones por las que el presidente 'ficha' a Solari van desde una mejoría en la parcela deportiva y física hasta una satisfacción por comprobar cómo representa y defiende los intereses del club en sus comparecencias públicas.

Decisiones deportivas

En el Real Madrid recalcan la seguridad y claridad con que ha detectado los problemas un entrenador que cogió un equipo en un grave bache deportivo. Solari ha tomado decisiones que han mejorado el rendimiento individual y colectivo. Con ellas, ha sido capaz de ganar los cuatro partidos disputados —Melilla, Valladolid, Viktoria Plzen y Celta— con un balance de 15 goles a favor y solo dos en contra. Entre las decisiones que se destacan están las de haber decidido poner fin a la rotación de la portería. Courtois es el titular y juega la Liga y la Champions. Contra el Celta tuvo una actuación sobresaliente. La seguridad del portero acaba con la indecisión en este puesto.

Otras decisiones que se ponen en valor son las que se refieren a la apuesta por jugadores que ocupan su demarcación natural. Solari ha decidido que Odriozola es tan válido como Carvajal para jugar en el lateral derecho y no hay que experimentar con otros jugadores. Igual que si se lesiona un central se puede utilizar a Javi Sánchez, al que ha tenido en el filial. Con el mismo criterio ha dado la titularidad a Reguilón en el lateral zurdo. Ha cambiado la posición de Bale para que juegue por la izquierda. En unas semanas con varios futbolistas lesionados, entre ellos Mariano, ha recurrido a Vinícius como un revulsivo para agitar el ataque. Le salió bien con el triunfo ante el Valladolid.

Recupera la identidad de juego

Solari tiene un patrón de juego que ha hecho posible que el equipo se reencuentre con el gol. Ha subido la efectividad goleadora por un esquema en el que se busca hacer daño por las bandas, estira el equipo y el juego se hace más vertical. Odriozola y Lucas Vázquez, por la derecha, y Reguilón, por la izquierda, han sido tres de los jugadores que más profundidad han dado a una estructura de equipo diferente. Tiene más vértigo y agresividad. La propuesta ha beneficiado, en especial, a Benzema. El francés vuelve a ver portería y tiene la determinación de finalizar las jugadas. Hay un cambio importante en el estilo y el compromiso de un equipo que vuelve a salir enchufado desde el inicio de los partidos y tiene una actitud solidaria y competitiva.

El Real Madrid es un equipo con orden en el campo y una idea determinada para generar peligro. Las individualidades son el factor desequilibrante, como en cualquier plantilla que tiene talento. Cada vez son más los futbolistas que han destacado, de puertas para adentro y en público, el trabajo táctico y las consignas claras y concisas del nuevo entrenador.

La mejoría física

Ha sido un aspecto en el que los dirigentes habían puesto el foco de los problemas y por lo que decidieron que Antonio Pintus el preparador físico que fichó Zidane y trabajaba en un segundo plano con Lopeteguituviera la responsabilidad de mejorar el tono físico de la plantilla. En poco tiempo y con varios lesionados, se ha notado un repunte. Solari ha optado por alinearse con el criterio que marcaba Zidane. Juegan los que están verdaderamente sanos y en mejor forma física. Ha prescindido de Isco, en gran medida, y de Marco Asensio. Modric solo ha jugado dos —Valladolid y Celta— de los cuatro partidos. La apuesta por jugadores más frescos y con chispa —Odriozola, Reguilón, Javi Sánchez, Ceballos y Lucas Vázquez— no le ha importado, a pesar de que tengan menos nombre que otros compañeros. Los beneficios se han notado con una continuidad en el juego y los esfuerzos físicos.

Representación del club

Florentino Pérez tiene muy en cuenta el papel fundamental que asume un técnico, porque no solo es el entrenador de una plantilla a la que hay que hacer campeona sino también un portavoz. Tiene que saber representar, comunicar y defender los intereses del club. Solari se desenvuelve con maestría en las salas de prensa y tiene un discurso en el que igual apela a la testiculina para su debut en Melilla como envía un recado a Bale para que se coma el campo, saca la cara por Sergio Ramos cuando es criticado por su juego agresivo, ensalza la plantilla para decir que es un grupo de campeones, da el mérito a los jugadores para mantenerse en un segundo plano y saca los dientes para acusar al Celta de equipo duro. Por encima están el club y su prestigio.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios