encadena una racha irregular en su juego

El peligro que tiene Marco Asensio de estropearse (ya se lo advirtió Zidane)

No se puede permitir fallar. Marco Asensio está en una temporada en la que tiene que confirmar que ha dejado de ser una promesa para dar el salto a futbolista de élite

Foto: Marco Asensio, el pasado lunes en Sevilla. (Reters)
Marco Asensio, el pasado lunes en Sevilla. (Reters)

“No hagas caso a lo que dicen fuera y céntrate en mejorar”, advertía Zidane a Marco Asenio cada vez que el entrenador francés detectaba que los elogios crecían y podían confundir al joven futbolista. Zidane -destacan en el Real Madrid- sabía llevarle muy bien para centrarle cuando de él se decía que iba a ser el futuro Balón de Oro y se cayó en la exagerada comparación con Messi. El peligro lo advirtió Zidane y no dudó en trasladarlo al futbolista para que comprendiera las dificultades que iba a tener cuando apareciera una racha negativa. Asensio está en ese momento de dificultad para dar su mejor rendimiento. Ha dejado de estar en una segunda línea a pasar al frente de batalla y tener que demostrar que está capacitado para ganar partidos desde un inicio. Ha perdido la condición de revulsivo para estar obligado a ser prácticamente infalible: ya es más titular que suplente (y en la Selección española, más de lo mismo).

El peligro que asoma a su puerta es convertirse en un futbolista bueno, pero intermitente. Este lunes con España se volvió a ver a un Asensio algo descafeinado y no se lo puede permitir. Marco Asensio está en una temporada en la que tiene que confirmar que ha dejado de ser una promesa para dar el salto a futbolista de élite. La exigencia para el joven -el 21 de enero cumple 23 años- ha subido y en el Real Madrid se lo han hecho saber con palabras y hechos después de que en el pasado verano tuviera algunas dudas. El Liverpool le calentó la cabeza cuando se interesó por su situación. El Madrid se negó a una negociación y reforzó el papel del balear en un proyecto sin Cristiano Ronaldo y un escenario cada vez más complicado para ir al mercado de fichajes.

El rol de Asensio ha cambiado a mejor desde que Florentino Pérez decidiera anteponer su crecimiento, como apuesta de presente y futuro, al de otros futbolistas que estaban en la agenda de posibles refuerzos. Uno de ellos era Mbappé. De entre todos los argumentos que se pusieron sobre la mesa para descartar al francés estaba que no se podía taponar la progresión de Marco Asensio. Cada vez que tenía una oportunidad, saliendo desde el banquillo, la aprovechaba con golazos y demostrando ante grandes rivales y campos de máxima dificultad que no le podía la presión. Disfrutaba. Traer a Hazard también sería un obstáculo. “El fichaje es Asensio”, han dicho en los dos últimos veranos desde las oficinas del Bernabéu.

Asensio enseguida tuvo un tratamiento especial, de protección, dentro del club por considerar que era uno de esos futbolistas que marcan las diferencias. Talento, calidad, personalidad y descaro al que no le ponían -y siguen sin marcarle- límites. Suficientes motivos para creer que con más minutos se haría con el puesto de titular. Uno de esos jugadores que hay que reforzar, esté quien esté en el banquillo, con paciencia porque “ha nacido para jugar en el Real Madrid”.

Asensio en el partido contra Inglaterra. (Efe)
Asensio en el partido contra Inglaterra. (Efe)

Un caso parecido a Benzema

Su caso tiene muchas similitudes con el de Karim Benzema. Al francés le fueron despejando el camino de toda competencia para que se consolidara como titular. Sus cualidades técnicas encajaban en el modelo del club. Como las que se ponen de relieve cuando se refieren a Marco Asensio: futbolista vistoso, con calidad individual, capacidad para hacer goles y potencial crack. Pero todo esto hay que ir demostrándolo con regularidad y no de forma esporádica. "Tenía que haber metido la ocasión de gol que tuvo ante Oblak en el derbi", comentan para lamentarse en el Real Madrid. Tuvo esa oportunidad de la que todavía se acuerdan en el cuerpo técnico de Lopetegui.

Este es el riesgo que corre Asensio. Tiene y le han situado el listón demasiado alto porque genera expectación. Hay ilusiones y esperanzas puestas porque confirme que con continuidad será capaz de repetir con más frecuencia acciones brillantes que sirven para desequilibrar los partidos. Asentado en el once de Lopetegui y en el de Luis Enrique, ha tenido partidos en los que ha sido capaz de asombrar por su capacidad para hacer goles decisivos -el único gol al Espanyol- y maravillosos -ante Croacia. Otros días decepciona porque ha sido intrascendente.

No se puede permitir ser irregular. Está obligado a darle continuidad a su juego porque tiene unas condiciones excelentes. Tanto físicas como técnicas. Las psicológicas dependen, de algún modo, en que Lopetegui consiga motivarle como lo hacía Zidane porque su obligación es sacar el mejor rendimiento del futbolista. De Asensio decía Zidane que "es de los que no se cagan en los pantalones".

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios