buen juego y con la tecnología de protagonista

La España de Lopetegui da un golpe en París

Gran partido de la selección española ante uno de los combinados más prometedores de Europa, en un día en el que la tecnología se aplicó en dos ocasiones y favorecó a los de Lopetegui

Foto: La Selección impuso su buen juego en Saint-Denis. (Reuters)
La Selección impuso su buen juego en Saint-Denis. (Reuters)

La España de Lopetegui huele a limpio, porque no puede oler a nuevo. Esto no es nuevo, es lo de siempre, pero remozado, construido con elementos nuevos a través de planos antiguos. El seleccionador vasco no se ha inventado nada. Ha repescado las ideas que se habían dejado secar al sol y que, al recuperarlas, estaban tiesas como la mojama y no se desplegaban igual. En Francia, en el mismo sitio donde esta Selección, pero entrenada por Del Bosque, acabó una era. Ahora vive una nueva tras ganar a los 'bleus' por 0-2. Lo que sucede es que el cuerpo no estaba muerto, aún respiraba y generaba células nuevas que daban vida a otras que aún laten. A Silva le viene de maravilla tener a Isco, a Thiago, a Ander, incluso a Vitolo. Han revivido Diego Costa y Pedro, Carvajal es ya un hombre de equipo, hay recambios...

David Silva y Gerard Deulofeu, los goleadores. (Reuters)
David Silva y Gerard Deulofeu, los goleadores. (Reuters)

Precisamente esta reanimación española se confirma ante la selección que mejor se ha regenerado del continente europeo. Ahora solo se habla de Kylian Mbappé, el talento fuera de lo común que es apenas mayor de edad, pero Deschamps ha encontrado un equilibirio desde la generación triunfante hacia la juventud actual, con el premio incompleto de la final de la Eurocopa pasada. Le falta algo de capacidad creativa en el centro del campo, la que tiene aún no le permite crear un volumen de juego suficiente para robarle la pelota a España, que se adueñó del Stade de France como si no hubiese perdido allí por el mismo resultado hace apenas nueve meses.

Hay situaciones en las que la tecnología será indispensable. No se va a juzgar a través de los monitores si hay una amarilla o no, ni si ha sido córner o es saque de puerta. Pero sí en momentos determinantes, como un gol. A Francia, claramente, la primera vez que se ha usado el VAR en un partido de este calibre no le ha parecido del todo bien. Luego verán la repetición y apreciarán que Griezmann marcó un gol ilegal y que, por tanto, estaba bien anulado, aunque estuvo medio minuto celebrándolo. Luego, unos minutos después, el árbitro alemán decidió que una acción de Deulofeu con Koscielny era penalti. No era merecedora esa acción de pena máxima, pese a lo cual, el árbitro no requirió los servicios del VAR. Y el asistente anuló el gol de Deulofeu, pero los árbitros de vídeo corrigieron esa decisión. Estaba en posición correcta.

Por eso ganó España. Bueno, por eso y porque jugó mucho mejor que Francia. Después de los primeros encuentros de la era Lopetegui lo cierto es que las sensaciones eran excelentes. En el inicio de una nueva etapa siempre hay un arranque de furia de la plantilla, un intento de demostrar al técnico que todos son válidos, que todos pueden jugar y el fútbol global mejora. Podía ser una sensación temporal y pasajera, una reminiscencia de la idea de juego imperante en la época dorada del fútbol patrio que no pasaría a mayores. No da esa impresión. Al contrario. Se ha asentado.

Comenzó bien el equipo 'bleu', Rabiot crecido y Mbappé haciendo como si no tuviese 18 años. La selección española no se asusta con esas cosas, nunca lo hizo en sus buenos tiempos y no quiere volver a hacerlo. ¿Que quieren ser intensos y veloces? Pues paramos el juego con el balón en nuestro poder, haciendo jugar a los que saben. E Iniesta, Koke e Isco tienen mucho que ofrecer en ese sentido. El fútbol de posición regresó una vez más al equipo español y, a través de la paciencia y la creación, España hundió a Francia en su área.

Con 18 años, Mbappé fue el mejor de Francia. (Reuters)
Con 18 años, Mbappé fue el mejor de Francia. (Reuters)

El inicio del segundo tiempo trajo a la mejor Francia del partido. Deschamps quitó a Rabiot y metió a Bakayoko y, sin que fuera una cosa por la otra, el juego francés mejoró considerablemente. Situó a Griezmann, Gameiro y Mbappé en el área de De Gea para presionar la salida y generó varias pérdidas de balón que acabaron en oportunidades claras. Una de ellas, el gol que no valió de Griezmann. Lopetegui reaccionó con Silva y Thiago y no hubo mayor historia. De nuevo agarró el mando España y sintonizó el canal que quiso que todos viéramos. Deulofeu hizo de Jesús Navas, de Joaquín, es decir, de ese elemento desequilibrante que siempre ha tenido el equipo nacional y acabó de matar al vecino con la tecnología como arma.

Ficha técnica

0- Francia: Lloris; Jallet, Koscielny, Umtiti, Kurzawa; Tolisso (Lemar, m.80), Kanté, Rabiot (Bakayoko, m.46); Mbappé (Giroud, m.65), Gameiro (Dembelé, m.80), Griezmann

2- España: De Gea; Carvajal, Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba (Nacho, m.86); Koke (Ander Herrera, m.75), Busquets, Isco (Silva, m.53); Pedro (Deulofeu, m.67), Morata (Aspas, m.84), Iniesta (Thiago Alcántara, m.53)

Goles: 0-1, m.68: Silva; 0-2, m.77: Deulofeu

Árbitro: Felix Zwayer, amonestó a los locales Rabiot y Jallet

Incidencias: Partido amistoso disputado en el Estadio de Francia de Saint Denis ante unos 80.000 espectadores. Se homenajeó a los recientemente fallecidos Jean Verbeke y Raymond Kopa.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios