varios futbolistas muestran su descontento

El videoarbitraje molesta a los jugadores del Madrid, que se niegan a entenderlo

"El otro día tuvimos una reunión con ellos —los árbitros— sobre el videoarbitraje y no presté mucha atención porque espero que esta regla no continúe", dijo Luka Modric tras el partido

Foto: La sala de videoarbitraje, en los marcadores (Kim Kyung-Hoon/Reuters).
La sala de videoarbitraje, en los marcadores (Kim Kyung-Hoon/Reuters).

La trascendencia del Mundial de clubes en el calendario anual futbolístico se reduce a la mínima expresión. Hay competiciones a lo largo de la temporada cuya importancia para los equipos que las disputan es mínima, como puede llegar a ser la Supercopa de España en algunos casos, o las eliminatorias preliminares de la Copa del Rey para los clubes con más potencial. El Mundial centra la atención en solo un equipo de cada continente y de, por tanto, solo un sector de la prensa y la afición de cada país representado. En el caso que nos atañe, el Real Madrid disputa la competición como campeón de Europa y busca la mínima gloria que puede aportarle este título más por la vergüenza torera que supondría perderlo que por el éxito que es ganarlo.

Este torneo repleto de conjuntos menores y de, por lo general, uno que aplasta la media de los demás (el europeo que sea), se empezó a jugar hace una semana, y de fútbol precisamente no se ha hablado. Y si no se ha hecho es porque no ha habido ningún motivo verdaderamente significativo para ello. Ha habido un hito histórico, que un club japonés que ni siquiera es campeón continental pueda ser campeón del mundo, pero al público general eso le es indiferente. De lo que se habla es de la tecnología y su aplicación en el fútbol. Y por ahora, no se habla bien de ella.

Las impresiones de Modric y Benzema sobre el videoarbitraje.

Los que la defienden son los que la han instaurado, obviamente. La FIFA quiere que estas medidas estén en pleno funcionamiento muy pronto y piden que se trate de comprender su utilidad. Massimo Busacca, exárbitro y actual jefe del comité de árbitros del organismo internacional, lanzó un mensaje muy significativo: "Seguro que a España no le hubiera importado esperar 30 segundos o 5 minutos para rearbitrar alguna jugada en el Mundial de Corea", dijo el suizo. "Si la tecnología se aplica bien no habrá más injusticias en el fútbol, como le pasó a España en Corea", añade.

En este caso en particular, es decir, el gol de Cristiano Ronaldo que supuso el 0-2 para el Real Madrid y que fue puesto en duda por una supuesta posición incorrecta, Busacca tiene una explicación. "El asistente 2 dudó si el gol de Cristiano era legal y preguntó. Lo miraron dos veces para asegurarse y se demoró un poco". Es decir, lo que quieren, según dice, es que "ningún equipo pierda injustamente por una decisión arbitral".

Después del partido de semifinales entre el Kashima y el Atlético Nacional, la primera decisión tomada por videoarbitraje fue errónea. En la segunda, en la otra semifinal entre el Real Madrid y el América, la segunda decisión, el gol de Cristiano Ronaldo que estuvo en el aire por un posible fuera de juego, fue no tomar ninguna. Y esto a los futbolistas, los que realmente se ven afectados directamente de lo aplicado por el árbitro de campo y el árbitro de vídeo, no les está gustando en absoluto. No lo entienden, les resulta demasiado nuevo y, como tal, convierte el deporte que ellos conocían en otra cosa.

Luka Modric tiende a hablar claro. El centrocampista croata fue interrogado por los periodistas sobre esta nueva medida de la FIFA y mostró así su descontento. "Es un nuevo invento que para ser honesto, no me gusta, crea mucha confusión. El otro día tuvimos una reunión con ellos —los árbitros— sobre esto y no presté mucha atención porque espero que esta regla no continúe. Para mí no es fútbol. Tenemos que concentrarnos en nuestro juego y a ver que pasas, pero la primera impresión para mí no es buena". Ni siquiera prestó atención a lo que le explicaron, confirma él mismo. Es decir, no hizo ademán de comprender lo que le estaban intentando aclarar.

Pero no es el único, en absoluto. Todas las voces que han salido desde el Real Madrid sobre este tema son negativas. "La tecnología a mí no me gusta porque cambia el fútbol", dijo Karim Benzema, el autor del primer gol blanco ante el América. "Ha sido un poco raro el que haya que esperar a que alguien decida qué ha sido. Creo que se pierde un poco la esencia del fútbol en lo que se refiere a las decisiones en el momento", añadió en el mismo sentido Lucas Vázquez. Ni un comentario positivo.

Así marcó Cristiano el gol que fue analizado por el árbitro de vídeo (Yuna Shino/EFE).
Así marcó Cristiano el gol que fue analizado por el árbitro de vídeo (Yuna Shino/EFE).

Al menos, desde el entrenador se desprende un aire de resignación hacia el futuro del fútbol, más que críticas abiertas como las de los futbolistas. Zidane solo pide que todo sea más fácil de entender. "Nos tenemos que adaptar a lo que la FIFA quiera hacer. Yo tengo mis sensaciones: las cosas tienen que estar más claras para todos, y en esta jugada —el gol de Cristiano— no ha sido así. Pero la tecnología con la que quieren mejorar las cosas... esto no lo podemos controlar", dijo el preparador francés.

Este sistema es nuevo y aún está en fase embrionaria, pero el futuro del fútbol pasa por la aplicación de la tecnología a las decisiones arbitrales, como ha pasado con mayor o menor naturalidad en otros muchos deportes que no han perdido su esencia, pese a que haya cámaras que controlen lo que suceda.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios