Es noticia
Menú
Leclerc y Sainz en el GP de España: la importancia de surfear la parte buena de la ola
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
OPCIONES ABIERTAS EN CARRERA

Leclerc y Sainz en el GP de España: la importancia de surfear la parte buena de la ola

El español logró la tercera plaza, un buen resultado. Sin embargo, sea por falta de confianza o adaptación a su coche, dejó la sensación de que no salió lo mejor de su pilotaje

Foto: Sainz logró un buen tercer puesto, pero pudo hacer algo más. (FOTO: Ferrari)
Sainz logró un buen tercer puesto, pero pudo hacer algo más. (FOTO: Ferrari)

Hay que poner contexto lo que realmente representan tres o cuatro décimas en una vuelta que dura aproximadamente 1 minuto y 20 segundos. Esta fue la mínima, pero crucial, diferencia que hubo al final de la clasificación entre Charles Leclerc, que fue el autor de la 'pole position' y su compañero de equipo, Carlos Sainz, que logró el tercer mejor tiempo. Es ese suspiro que habitualmente suele marcar la distancia entre dos pilotos excepcionales cuando a uno todo le sale bien y al otro le falta la confianza clave en esas dos o tres curvas críticas del circuito. La duda es: ¿la falta de confianza de Sainz responde a la peculiar forma de conducir que precisa el F1-75 o se debe a la imperiosa necesidad del madrileño de no cometer más errores?

Que nadie se engañe. Para lograr el 'vueltón' que en Barcelona se sacó de la manga Charles Leclercnecesitas jugártela. Y mucho. Las curvas 3, 7 y 9 del circuito catalán son especialmente críticas y la diferencia entre que te salgan perfectas o que simplemente te salgan bien explican esa distancia de casi cuatro décimas entre el monegasco y el español.

Hay que tener en cuenta, además, que el efecto suelo, el fenómeno aerodinámico recuperado en la nueva generación de coches, si acaso agudiza esta necesidad de tener confianza plena en su coche por parte de un piloto. En estos nuevos monoplazas, cuando parece que físicamente es imposible pasar una curva a una determinada velocidad, la aerodinámica entra en acción milésimas antes del desastre y, como por arte de magia, sujeta el coche al suelo.

La falta del pequeño, pero crucial, paso final

Sainz admite que, de momento, Leclerc es capaz de jugar mejor con las particularidades del Ferrari: "La verdad es que es un poco más complejo, es más nervioso y más de 'todo o nada' que el coche del año pasado. Obviamente, esa es una de las razones por las que yo no estoy del todo allí donde Leclerc sí se siente más cómodo jugando con el coche y eso explica su ventaja reciente sobre mí. Pero es un coche rápido, que es lo importante. Solamente necesito acostumbrarme a esa sensación de poder jugar mucho más con el tren trasero. Estoy trabajando con el simulador y lo lograré", afirmaba.

placeholder El piloto monegasco celebra la 'pole' en Barcelona. (EFE/Alejandro García)
El piloto monegasco celebra la 'pole' en Barcelona. (EFE/Alejandro García)

Por eso es por lo que resulta difícil diseccionar cuánto hay finalmente de adaptación y cuánto de tener la confianza de hacer las cosas que exige el coche para llevarlo al límite. En el fondo, ambas situaciones tienen que ver la una con la otra y, desde luego, no ayuda nada a buscar el límite haber tenido ya varias salidas de pista a las espaldas. En un equipo en el que estas las 24 horas del día bajo la absoluta lupa, como es Ferrari, no puedes permitirte ya quemar ningún comodín más y eso pesa.

De igual forma, cuando estás en una racha explosiva donde todo sale bien, como es el caso actual de Leclerc, el vaso de agua de la confianza que decía el gran Sito Pons, sube hasta rebosar. Quien observara en directo la estratosférica vuelta del monegasco, puede afirmar lo mucho que hubo de fe ciega en sus posibilidades. A pesar de las dificultades, Sainz reconoce que un tercer puesto sigue siendo una muy buena posición para lograr cosas importantes en la carrera, que es el momento de la verdad. "Sí, ha sido un fin de semana difícil hasta ahora. Las condiciones no han sido las más fáciles con el calor y el viento, pero conseguimos dar una vuelta decente y eso nos permite luchar desde allí", dijo el español.

Sin neumáticos nuevos

El madrileño admite que la clave será la salida y la gestión de los neumáticos, pero precisamente ese elemento, ya comentado como uno de los aspectos más críticos del Gran Premio de España, es la mayor preocupación del piloto de Ferrari y así lo admitía: "Probablemente, nos falte un nuevo juego de neumáticos para el primer tramo de carrera, pero creo que cualquier cosa puede suceder y haremos todo lo posible". Desafortunadamente, cuando Sainz ponía los neumáticos usados durante la clasificación, no conseguía sacar los tiempos buenos y por ello tuvo que tirar de las ruedas nuevas. "En todo caso, vamos a hacer todo lo posible para salir adelante en el inicio y liderar desde allí. Creo que todo es posible", concluyó el piloto español.

placeholder Carlos Sainz no pudo brindar su deseada primera pole a su afición (FOTO: Ferrari)
Carlos Sainz no pudo brindar su deseada primera pole a su afición (FOTO: Ferrari)

Sin duda, la mejora de la durabilidad de los compuestos medio y duro en los largos recorridos de los Ferrari, evidenciada durante sesión de entrenamientos libres del sábado, permiten albergar esperanzas. El tradicional punto fuerte de Red Bull esta temporada, como ha sido la menor degradación de las ruedas, pudiera no ser tan notoria al final en el Circuit de Catalunya. El ambiente durante la carrera promete ser excepcional a tenor de los visto estos dos días pasados. Ojalá que el empuje de la afición permita a Carlos ese plus de velocidad que todos los pilotos admiten cuando corren ante su público. Como bien dice el piloto madrileño, "todo es posible".

Hay que poner contexto lo que realmente representan tres o cuatro décimas en una vuelta que dura aproximadamente 1 minuto y 20 segundos. Esta fue la mínima, pero crucial, diferencia que hubo al final de la clasificación entre Charles Leclerc, que fue el autor de la 'pole position' y su compañero de equipo, Carlos Sainz, que logró el tercer mejor tiempo. Es ese suspiro que habitualmente suele marcar la distancia entre dos pilotos excepcionales cuando a uno todo le sale bien y al otro le falta la confianza clave en esas dos o tres curvas críticas del circuito. La duda es: ¿la falta de confianza de Sainz responde a la peculiar forma de conducir que precisa el F1-75 o se debe a la imperiosa necesidad del madrileño de no cometer más errores?

Charles Leclerc Fórmula 1
El redactor recomienda