Porque el futuro no será solo eléctrico: así estudia Porsche su entrada en la Fórmula 1
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA FUTURA CESTA De Fuentes DE PROPULSION

Porque el futuro no será solo eléctrico: así estudia Porsche su entrada en la Fórmula 1

La vuelta de Porsche a la Fórmula 1 tras décadas de ausencia es altamente probable si siguen confluyendo sus planes tecnológicos y los objetivos técnicos de la disciplina y la FIA

placeholder Foto:  Porsche estudia la vuelta a la Fórmula 1 tras sus éxitos en el WEC y Le Mans con tecnología híbrida
Porsche estudia la vuelta a la Fórmula 1 tras sus éxitos en el WEC y Le Mans con tecnología híbrida

¿El Grupo Volkswagen en Fórmula 1 con Porsche en 2025? Durante muchos años, Ferdinand Piech, nieto de Ferdinand Porsche, fue refractario a la Fórmula 1 durante su liderazgo del emporio automovilístico. O de la filosofía y estilo de Bernie Ecclestone. Desde sus éxitos con McLaren en los ochenta, una de las marcas deportivas más carismáticas del mundo ha mantenido las distancias con la Fórmula 1, no con otras disciplinas del motor. Pero sólidos argumentos avanzan que esa lejanía podría cambiar a partir de 2025.

Desde la marca y el Grupo suenan melodías de sirena. Pero Porsche vuelve a Le Mans y al Mundial de Resistencia, y ya está presente en la Fórmula E ¿Por qué la Fórmula 1, tan denostada por sus estratosféricos costes y una filosofía técnica discutida? Sin embargo, cuando la tecnología eléctrica ejerce como norte de la brújula para los grandes fabricantes, donde incluso algunas marcas ya flirtean exprimentalmente con el hidrógeno en la competición, está pasando desapercibida otra alternativa: los combustibles sintéticos o bio, también conocidos como `Efuel`, que podrían alimentar en el futuro una gran masa de vehículos con motores de combustión. Porsche está interesada en el desarrollo de esta tecnología, y su camino podría confluir con el que también recorrerá la Fórmula 1.

Porsche quiere 'Efuel'

¿Por qué 2025? Igual que en 2022 la hoja ruta alumbra nuevos monoplazas diseñados con el espectáculo en mente (para mejor adelantar) en esa fecha se abrirá una nueva era de unidades de potencia híbridas con un pliego muy definido: mayor capacidad de recuperación de energía frente a la aportación del motor de combustión, y con menor sofisticación y coste. Con la guinda de los combustibles sintéticos y biocombustibles que persiguen eliminar en este campo la huella derivada de los fósiles.

“Con la electricidad solo, no puedes avanzar suficientemente rápido” explicaba el pasado año Michael Steiner, responsable de investigación y desarrollo en Porsche, “la movilidad eléctrica es excitante y convincente, pero en sí mismo nos lleva a la sostenibilidad a un ritmo menor del que nos gustaría”. Porsche está avanzando espectacularmente con su tecnología híbrida y eléctrica, pero consciente como tantos otros de que el futuro consistirá en una cesta de fuentes de propulsión. Y por ello, el fabricante alemán está seriamente interesado en el desarrollo de los ‘Efuel. “Esta es una tecnología particularmente importante porque el motor de combustión continuará dominando la industria automovilística durante muchos años”, explica Steiner, presente en el consejo de dirección de la marca alemana. Un panorama muy claro entre los grandes fabricantes y no tanto ante una confundida opinión pública.

“Si se quiere operar con la flota de vehículos existente de una manera sostenible, los ‘efuel’ son un componente fundamental”. Steiner revelaba que la marca está buscando socios “que quieran construir plantas piloto con nosotros para demostrar que todo el proceso de la cadena de producción puedes ser industrializado. Porsche quiere dar forma a esta cadena, pero a la vez, no quiere definir sola el último detalle”. En este contexto, cobran sentido las palabras de algunos responsables de Porsche en los últimos tiempos. Nada como la competición para acelerar los procesos de desarrollo de productos y soluciones técnicas a la velocidad de la luz. Como la Fórmula E, por ejemplo, donde algunos fabricantes presentes reconocen que la disciplina está permitiendo avanzar en un año (por ejemplo en el software de gestión y componentes) el equivalente a otros cinco en el ciclo convencional de los departamentos de ingeniería de las marcas.

El cóctel idóneo

Porsche, y el Grupo Volskwagen, junto con otros fabricantes, siguen muy de cerca el trabajo de la FIA al respecto. Al margen del pliego que dará forma al esquema técnico de los futuros motores, la FIA quiere catalizar el proceso de desarrollo de los ‘Efuel’. En su objetivo de eliminar la huella de carbono en el marco del Acuerdo de Paris dentro de su ámbito de acción, la institución ha encargado a su Departamento Técnico el desarrollo y producción de combustibles sostenibles cuyas especificaciones permitan su uso en la Fórmula 1. Las primeras muestras ya están en manos de los fabricantes presentes en la disciplina. Precisamente, el contexto que demanda Porsche. El objetivo es demostrar que la tecnología resulta factible para luego ponerla en la mesa de los fabricantes de combustibles para hacerlos obligatorios en los motores a partir de 2025.

“Sería de gran interés para la sostenibilidad, por ejemplo, la implementación de los 'Efuel', y si este aspecto se confirmara, evaluaríamos en detalle dentro del Grupo VW para analizar pasos sucesivos” reconocía en una reciente entrevista para la página de la BBC el vicepresidente de Porsche Motorsport, Fritz Enzinger. En la Fórmula 1 se conoce este interés porque la marca alemana ya habría sondeado a posibles candidatos para incorporar sus motores a partir de 2025 en una eventual entrada en la Fórmula 1, cuyo máximo responsable, Stefano Domenicali, jugó un papel de alto nivel en el seno del grupo bajo la dirección de Lamborghini, nexo que podría ayudar a lubricar la presencia de Porsche de darse las circunstancias técnicas mencionadas. Porque los motores de la futura Fórmula 1 serán sintéticos o biocombustibles es una realidad asegurada.

Recientemente, Porsche ya tanteó las opciones para entrar en la Fórmula 1 tras su retirada del Mundial de Resistencia y Le Mans. La cúpula de la marca ordenó el desarrollo de una unidad de potencia híbrida que hubiera podido formar parte de la Fórmula 1 en 2021. Casi una treintena de técnicos la desarrollaron en el banco de pruebas hasta la decisión final de sus responsables. Los fabricantes presentes decidieron mantener el mismo esquema actual, y Porsche parar el posible desembarco. En 2025 todos los astros se están conjugando para que esta vez se haga realidad. Porque entonces la Fórmula 1 ofrecerá al fabricante alemán la ficha que le falta para diversificar la oferta de sus fuentes de energía en su gama hasta llegar a 2030. Y si se pregunta a Mercedes y sus planes estratégicos hasta 2030, posiblemente más allá.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Fórmula 1 Porsche Fórmula E Le Mans
El redactor recomienda