Fernando Alonso y Carlos Sainz en la Fórmula 1 que nunca se ha visto antes en España
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
la claves de la pretemporada

Fernando Alonso y Carlos Sainz en la Fórmula 1 que nunca se ha visto antes en España

Son tiempos diferentes al momento álgido de Alonso en la Fórmula 1, pero nunca antes España contó con dos pilotos a tan alto nivel, cada uno con sus desafíos y atractivos para el aficionado

placeholder Foto: Sainz y Alonso, en una imagen de archivo (Reuters)
Sainz y Alonso, en una imagen de archivo (Reuters)

España y la Fórmula 1 nunca han coincidido ante semejante paisaje. Un doble campeón del mundo de vuelta con cuarenta años, tras dos de ausencia. Un joven de 25, aún por ganar, pero de gran futuro según Ferrari. Ambos con solo día y medio para preparar la temporada. Fernando Alonso y Carlos Sainz navegan en aguas desconocidas para sus respectivas singladuras deportivas y personales, cada cual más desafiante.

Con la pretemporada en Bahrein abre fuego el campeonato 2021. Los próximos tres días dibujarán el boceto de una temporada que cierra un largo ciclo de ocho años. Algunos fruncirán el ceño, mientras que otros recibirán discretas señales de optimismo. Otros tirarán pronto la toalla con sus monoplazas. En este contexto, Alonso y Sainz se verán condicionados por el acierto o error de Alpine y Ferrari. Con una clave temprana que ayudará a interpretar el desarrollo de la temporada.

Ninguna mochila igual

“Lo que hemos visto con Fernando en Abu Dabhi (entrenamientos de diciembre) es que no parece que pilote como alguien de 39 años, así que creedme, estará listo para rendir al más alto nivel”. Esteban Ocon comprobó cómo el veterano mejoró sus tiempos y los de Ricciardo en el Gran Premio de Abu Dabhi, con telemetría incluída. Este será uno de los grandes atractivos que rodean a Alonso: quién y cómo vuelve a su último ciclo en la Fórmula 1.

Será por la oxigenación tras diecisiete años de Fórmula 1. La experiencia en el Mundial de Resistencia y Le Mans, Indianápolis, Daytona y el Dakar aportarán una renovada perspectiva profesional ante exigencias de entornos radicalmente diferentes. El alejamiento de la brutal presión mediática y de viajes… El propio Alonso pone sus fichas en la ruleta para anticipar tan fascinante nueva aventura. “Me he hecho un piloto más completo. Aprendes constantemente cuando te llevas a superar nuevos límites y sales de tu zona de confort. Sin duda, soy un mejor piloto que hace dos años. Quiero mejorar incluso más, me llevo mucho de lo que he aprendido estos dos últimos años fuera (de la F1), y quiero consolidarlo y aplicarlo en la Formula 1. Por ejemplo, diferentes filosofías de las carreras, técnicas de pilotaje y enfoques de ética de trabajo”

Ningún protagonista de la actual parrilla lleva al hombro semejante mochila. ¿Será capaz Alonso de romper esquemas con un monoplaza de clase media como el Alpine? ¿Ofrecerá una dimensión especial en una Fórmula 1 tan condicionada por el material técnico? ¿Volverá ese piloto que a nadie deja indiferente dentro y fuera de la pista, o tomará más relajada distancia con la farándula que rodea a la Fórmula 1? Alonso vuelve para pilotar. Punto. Lo demás, en esta nueva etapa, le sobra.

La colosal tarea de Sainz

“Mi nivel al cien por cien, que es el que considero que estaba mostrando en McLaren una carrera y otra pero ¿Cuándo voy a conseguirlo? (En Ferrari)? Las preguntas de Carlos Sainz difieren a las de Alonso como corresponde a sus diferentes contextos personales. El madrileño necesitó años para transformar su percepción frente a equipos y aficionados, con progresión creciente que contribuyó decisivamente al tercer puesto de McLaren en 2021. Su pasada temporada derrochó consistencia a alto nivel con ausencia de errores. Mattía Binotto ha explicado hasta la saciedad por qué apostar por un piloto aún virgen de victorias.

“En cinco años quiero ser campeón del mundo, Ferrari es el sitio para ello” explicaba Sainz en la reciente presentación del equipo. Pero se enfrenta a obstáculos de colosal envergadura. Como conocer y manejar la complejidad operativa interna para lograr asentar su autoridad en un equipo que por tradición pivota en torno a un líder. Además de soportar la enorme presión de vestir el mono rojo. Y el más musculoso de todos: enfrentarse a Charles Leclerc, la perla de Ferrari para los próximos años, un piloto dotado de un extraordinario talento natural, aunque todavía con algunas fisuras por sellar.

Sainz necesitará varias carreras para asentarse, como reconocía el español y confirma el propio Binotto. De momento, solo contará con día y medio de pretemporada para adaptarse a un monoplaza que, aunque con novedades, es de la misma raíz de su antecesor y bien conocido por su compañero. “Siempre hay experiencias y sensaciones que necesitas vivir carrera a carrera, o fin de semana tras fin de semana en los libres, clasificatorios y carrera, y siempre aprendes más ahí que en los tests. Un día y medio no va a ayudar, pero a la vez voy a intentar tirar de mi experiencia en cambiar equipos, y llegar a la primera carrera a mi máximo nivel".

Como levantar el dedo al viento

Pero Alonso y Sainz arrancan en Bahrein con una extraordinaria compresión de programas. Para todos aunque más en el caso de quienes cambian de equipo, debutan, o el raro caso del retorno del asturiano. El primer objetivo para cada equipo será entonces comprobar la correlación de las herramientas de simulación con los datos de pista, critico estos días. Cómo rinden las criaturas del pasado año con cada respuesta a la ‘tijera’ aerodinámica de la FIA y con los nuevos neumáticos de Pirelli. Cómo responde cada monoplaza al amplio espectro de curvas en una temporada, así como su velocidad punta en función de su resistencia aerodinámica. O la capacidad para responder satisfactoriamente a los diferentes reglajes según la configuración de cada pista…Estas y otras muchas cuestiones técnicas, con ridículo tiempo para recoger las respuestas.

En este contexto, sobre los equipos pende una delicada espada de doble filo. El próximo año aterriza el mayor cambio técnico en la historia de la Fórmula 1. Tabla rasa y la oportunidad de sacudir la jerarquía de esta era híbrida. Pero la entrada en vigor de un techo económico de gasto (145 millones de dólares) y la limitación de recursos técnicos (reducción de herramientas de simulación) obligará a decidir hasta cuándo se mantienen varios platillos en movimiento.

placeholder Carlos Sainz comienza con Ferrari un período decisivo para su carrera dentro de la Fórmula 1
Carlos Sainz comienza con Ferrari un período decisivo para su carrera dentro de la Fórmula 1

La clave para 2021

Mattia Binotto ofrecía la brújula para todos: cúanto invertir en tiempo y recursos para 2021 con el proyecto de 2022 en el horizonte. Estos días en Shakir ofrecerán las primeras respuestas. Así que tomen nota. "Al ganar algo de tiempo de túnel de viento por quedar sextos, nuestro foco en 2021 será desarrollar el coche de 2022. Será el principal objetivo. No pasaremos mucho tiempo (centrados) en 2021" avisaba Mattía Binotto en la reciente presentación del equipo. "Es una elección que tendremos que hacer en algún momento, porque 2022 supone un gran cambio".

Pero ¿qué suponen en la práctica las palabras de Binotto, no muy diferentes a las sus colegas? "Por eso es tan importante ver el comportamiento del coche ya desde el principio de la temporada, porque es el equilibrio de rendimiento que podemos ver para el resto. Sabemos lo que progresamos en el túnel de viento, en potencia pero, más que esto, será importante ver el comportamiento en la pista, cómo el coche se comporta según las expectativas". ¿Qué pasará si un monoplaza es un zángano desde que se levanta por la mañana en Shakir?

"Hemos experimentado en el pasado, y no somos los únicos, que puede haber discrepancias entre la pista y el túnel de viento". Como la pretemporada de 2020 en Montmeló para Ferrari, por ejemplo, luego se constató el resultado. "Al haber cambiado el reglamento en la parte de atrás del coche, hará falta un trabajo de correlación. Será el factor clave de la temporada". Es decir, si la labor de desarrollo exigiera tiempo y recursos, se para el carro ante el desafío de 2022. Un equipo podría pasar gran parte de la temporada con un monoplaza no muy diferente al de estos días y dos o tres primeras carreras. Por ello la pretemporada de Shakir será como levantar el dedo húmedo al cielo para saber por dónde sopla el viento en este próximo campeonato.

Fernando Alonso Fórmula 1 Carlos Sainz Ferrari
El redactor recomienda