CINCO CAPITULOS SOBRE LOS DESAFIOS DE 2019

'Fernando', el documental: droga dura, pero de esa que más quieres cuanto más te falta

En el documental 'Fernando' se apuesta más por la línea narrativa que por la épica de las emociones, con momentos realmente extraordinarios y otros prescindibles

Foto: 'Fernando' recoge la temporada 2019 y las experiencias del piloto español fuera de su 'zona de confort'
'Fernando' recoge la temporada 2019 y las experiencias del piloto español fuera de su 'zona de confort'

“Fernando”... ¿Acerca al espectador medio la figura de Fernando Alonso? Afirmativo. ¿Hace justicia el documental de Amazon a la singular odisea en 2019 del piloto español? Mmmmmm…..

Lo que sigue es una visión subjetiva de alguien inmerso desde hace décadas a este mundo. La intención del emisor no tiene por qué coincidir con la mente del receptor, de muy variado espectro y familiaridad con el personaje y la competición automovilística. “Fernando” se destina a un público generalista. Por tanto, a cada espectador le llenará y llegará más o menos en función de sus expectativas.

Puede resultar injusto juzgar en pocas líneas un trabajo de semejante envergadura sin conocer el material disponible, las limitaciones en las grabaciones, o el criterio de selección de miles de horas de elaboración sobre el terreno, los derechos sobre imágenes para complementar el material filmado, o el filtro último del propio protagonista. Pero estas son algunas de las sensaciones que dejan los cinco capítulos que pretenden transmitir el año de aventuras al volante de Fernando Alonso.

Emociones sobre lo narrativo

“Fernando” se centra en la temporada 2019 y el Dakar 2020. En los últimos cincuenta años ningún piloto de carreras, y menos campeón de la Fórmula 1, ha tenido el valor, la capacidad o el talento para afrontar en doce meses las principales carreras de resistencia del mundo (y ganarlas), las 500 Millas de Indianápolis (con un dramático fracaso), preparar en paralelo durante nueve meses una prueba -Dakar- en las antípodas de sus treinta años de carreras, y terminarlo. Algunos testimonios recuerdan en el documental la singularidad de un desafío único para los cánones del automovilismo moderno. Sin embargo, y aquí brota la primera de esas sensaciones, tras visionar “Fernando” deja en el cuerpo la sensación de que ese mensaje queda reflejado con menos dosis de épica e intensidad emocional que tal aventura merece. Cuestión de enfoque y de interpretación.

La ultima tendencia de las series documentales demuestran que es más efectivo centrarse en el drama y en las emociones que en lo meramente narrativo. Veáse el reciente ejemplo del documental sobre Michael Jordan. En ‘Fernando’ prima o se ha optado por esa línea eminentemente narrativa para que el espectador elija su interpretación. Se baja el volumen de la épica -salvo en momentos concretos- y se sube el de la narración descriptiva. No se han modulado ambos en la misma línea.

El documental revela la ansiedad de Alonso por terminar el Dakar tras nueve meses de intensa preparación (EFE)
El documental revela la ansiedad de Alonso por terminar el Dakar tras nueve meses de intensa preparación (EFE)

Gemas preciosas

La serie documental ‘Fernando’ es un cajón de sastre en el que cabe de todo. Momentos intensos y muy potentes se alternan con un metraje prescindible que en ocasiones aletarga el ritmo. Cuatro capitulos hubieran sido suficientes, y el jugo más concentrado. Algunas escenas íntimas y confesiones personales son realmente estimulantes para conocer a la persona detrás del personaje, pero dejan con la miel en los labios en el contexto de los cinco capítulos. Por supuesto, no se puede pedir épica y emociones visitando un simulador o la fábrica de cascos Bell, pero quizás se podía haber aumentado el volumen emocional en más momentos del documental.

“Fernando” encierra secuencias extraordinarias, gemas preciosas incluso para quienes conocen de sobra su historia y también al individuo. Pero quizás se esperaban más gemas en tantas horas de emisión disponibles. Los increíbles momentos de las 500 Millas de Indianápolis se reflejan, sí, pero sin haber exprimido totalmente la potencia emocional que merecían. Literalmente, Alonso se jugó la vida en aquella tanda final, cuando saltaba al vacío con un monoplaza desconocido. Se recogen sus palabras explicándolo tras el fracaso, las sentidas de Gil de Ferran, pero el desigual capítulo de Indianápolis pedía más de aquella épica…en la derrota.

Los momentos finales de las 500 Millas de 2019 estuvieron rodeados de un singular dramatismo
Los momentos finales de las 500 Millas de 2019 estuvieron rodeados de un singular dramatismo

Las almas gemelas... y más

La singular relación de Alonso con su entorno íntimo también ofrecía más recorrido. Especialmente con su amigo Alberto, almas gemelas, una historia de amistad extraordinaria de la que solo enseñan la patita. (“en el móvil junto al apellido aparece: ‘hermano’" revela ‘Galle'). Cabe la atenuante de defensa de la intimidad que rodea tal amistad. Pero el cuerpo pedía más. Como con algunos de los testimonios de sus más allegados, y hasta del propio Alonso. Se echan de menos más momentos como esa sesión de 'footing' junto al río, cuando el Fernando expresaba con su voz en ‘off’ las lecciones del fracaso de Indianápolis. Pedías más reflexiones íntimas de alguien con un potente intelecto y gran capacidad de introspección, pero sentías el límite de una barrera. Quizás el propio Alonso no se dejó, o director y guionistas no supieron entrar con el aguijón lo suficiente para picar al protagonista principal.

Una carrera tan dramática y singular como las 24 Horas de Le Mans de 2019 se escapó cruda en un documental que, aunque con epicentro en el pasado año, desatiende ese increíble relevo nocturno y decisivo para la victoria de 2018, uno de los grandes momentos de su carrera como piloto. Indianápolis y el Dakar son así lo más goloso de la serie. La relación con Marc Coma -qué carisma deportivo y humano- las conversaciones dentro del coche, los magníficos y humanos diálogos con su carismático jefe de mecánicos…El cuerpo seguía pidiendo más en el terreno emocional y épico cuando caía la tensión narrativa ante secuencias dakarianas prescindibles.

¿Logra ‘Fernando’ impregnar en el espectador ese mensaje capital sobre el valor del desafío único en la historia del automovilismo que el piloto español inició en 2017? Que cada uno encuentre su respuesta. Resulta siempre más sencillo resaltar lo que se añora que calibrar el enorme trabajo de campo recogido en este documental. Pero en Fernando’ hay droga dura, y esta es la cuestión: quieres más cuanto más notas que te falta.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios