¿Lo tiene tan 'crudo' Fernando Alonso para ganar las 500 Millas? Sí, pero…
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
NADIE HA GANADO DESDE SU POSICIÓN DE SALIDA

¿Lo tiene tan 'crudo' Fernando Alonso para ganar las 500 Millas? Sí, pero…

Los datos de rendimiento recogidos hasta el momento en Indianápolis recogen luces y sombras para Fernando Alonso, aunque su retrasada posición de parrilla no juega a favor

placeholder Foto: Fernando Alonso afronta una complicada carrera en Indianápolis para lograr la victoria en las 500 Millas. (Mark J. Rebilas-'USA Today Sports')
Fernando Alonso afronta una complicada carrera en Indianápolis para lograr la victoria en las 500 Millas. (Mark J. Rebilas-'USA Today Sports')

“Equipo. Sabemos que el desafío es enorme. Sabemos que teóricamente no es posible. Pero trabajamos como si fuera a ocurrir”. Fernando Alonso reproducía en Twitter un 'post' de Instagram con este mensaje y la foto del equipo trabajando por la noche en su monoplaza, ante los ojos del propio piloto. Motivación hacia los suyos, convicción personal o respuesta a esos comentarios en las redes sociales que dudan de sus opciones de victoria, en torno a Alonso flota la pregunta: ¿puede ganar las 500 Millas de Indianápolis y la Triple Corona el próximo domingo?

Los diferentes datos recogidos durante la pasada semana no apuntan a favor de una victoria del piloto español. Pero tanto las estadísticas históricas como otros factores técnicos de una carrera colosal recuerdan que se trata de carrera de resultados imprevisibles. Lo que también vale para Fernando Alonso que arranca desde el fondo de la parrilla.

Una criba inmisericorde

"Vine para intentar ganar por la victoria, que es un reto descomunal. Es un proceso de aprendizaje, tengo mucho que mejorar en esta carrera y lo sé". Alonso acierta con sus afirmaciones. Las 500 Millas representan un reto descomunal incluso para los más veteranos y expertos, qué no será para quien solo ha corrido en una ocasión la prueba aunque haya estado presente en dos ocasiones. Y porque la fortuna también reparte sus caprichos en esta carrera como pocas o ninguna otra.

Alonso no exagera cuando afirma que las 500 Millas suponen “un reto descomunal”. La carrera somete a sus aspirantes a una criba inmisericorde, y les arroja durante tres horas todo tipo de desafíos a través de velocidades escalofriantes. La temperatura ambiental, el estado del asfalto y el viento varía durante su desarrollo y modifica el comportamiento del monoplaza. Unos coches ‘mueren’ y otros ‘reviven’ según el estadio de la prueba. De aquí la crucial confianza -o lo contrario- en la puesta a punto. Pilotos y equipos han de sintonizar y reaccionar sobre la marcha ante esa evolución. No lograrlo puede suponer una verdadera tortura.

La suerte se pasea caprichosa alrededor de la carrera salpicándola con trampas por todos lados. Que un rival no te 'robe' inesperadamente el aire, un monoplaza que se cruza por delante, banderas amarillas en el peor momento para la estrategia propia... Las 500 Millas exigen sobrevivir primero para estar bien posicionado en las 50 vueltas finales. Por lo visto hasta ahora, Fernando Alonso afronta una carrera extremadamente complicada. Pero como la historia —y la propia carrera del piloto— ha confirmado en decenas de ocasiones, todo es posible en las 500 Millas de Indianápolis.

Alonso parte desde la vigesimosexta posición. Nadie ha ganado desde la misma esta carrera. (EFE)

Las dudas del accidente

En su debut de 2017, el español se clasificaba regularmente entre los 10 primeros en todas las sesiones. Tendencia igualmente positiva en la actual hasta su accidente. Pero el Fast Friday (aumento de potencia a 1,5 bares y simulacros de clasificación) no anticipaba nada bueno: vigesimoquinta vuelta rápida, seis posiciones por detrás sin rebufo. El estado de su monoplaza, reparado durante la noche, podría haber jugado su papel. La unidad de cada piloto en las 500 Millas es metódica y minuciosamente preparada durante meses, por lo que un accidente supone un salto al vacío, aunque Arrow McLaren no necesitara cambiar el chasis. Los entrenamientos oficiales confirmaron esa velocidad insuficiente para entrar entre los quince primeros. Como sus compañeros y, en general, de todos los pilotos propulsados por Chevrolet frente a Honda.

La posición de salida de Alonso no le favorece a priori. Ningún piloto en la historia de las 500 Millas ha ganado nunca desde la vigesimosexta posición. Habría que remontarse a 1911 y a la década de los treinta para encontrar victorias desde puestos de salida más retrasados. Solo siete veces se ha ganado más allá de la vigésima posición de parrilla.

El tráfico y el 'aire sucio'

Salir atrás obliga a una difícil y peligrosa remontada entre las dificultades de rodar con tan gran pelotón por delante. Otros parámetros entran en la ecuación de competitividad en Indianápolis, porque el rendimiento a velocidades máximas no es el listón último para determinar las opciones de victoria. Salir desde el fondo de parrilla obliga a reglar un monoplaza para sortear las constantes turbulencias del intenso tráfico. Alonso ha insistido repetidamente en sus objetivos para estos días: los reglajes de carrera para moverse holgadamente entre una nube de monoplazas. "Estoy confiado, lo vimos en los primeros dos días. Soy positivo y optimista porque tendremos una buena carrera y un buen reglaje para ella".

Por ejemplo, el español cerró la sesión del domingo con el sexto mejor registro de media a 30 vueltas, correspondiente a un relevo de carrera. Por delante tenía a Takuma Sato, ganador de 2017, Will Power, de 2018, y Helio Castro Neves (con peor clasificación que el español) Por detrás, el ganador de 2019, Will Power, que arranca vigesimosegundo… Simon Pagenaud arrancará un puesto por delante de Alonso. El ganador del año pasado fue decimosegundo en la parrilla y nunca estuvo entre los 10 primeros en la media de treinta vueltas.

Domar la pista de Indianápolis y sus desafíos exige un compromiso en áreas diferentes. Fernando Alonso y su equipo fallaban en uno de ellos, las velocidades máximas y la posición de salida, que condicionará el desarrollo de su actuación en la prueba. Cuando en 2017 faltaban veinte vueltas para terminar las 500 Millas, le aseguró a su equipo por radio que iba a ganar la carrera. Parece que su mentalidad no ha cambiado. El Indianápolis Motor Speedway le espera de nuevo, este año con más retos que entonces. Pero la trayectoria de Fernando Alonso fuera de la Fórmula 1 en estos últimos tres años enseña que la puerta siempre ha de dejarse abierta. El triunfo más cercano al puesto del español este año se remonta a 1974: desde la vigesimoquinta posición. Ganó entonces el americano Johnny Rutheford… con un McLaren.

“Equipo. Sabemos que el desafío es enorme. Sabemos que teóricamente no es posible. Pero trabajamos como si fuera a ocurrir”. Fernando Alonso reproducía en Twitter un 'post' de Instagram con este mensaje y la foto del equipo trabajando por la noche en su monoplaza, ante los ojos del propio piloto. Motivación hacia los suyos, convicción personal o respuesta a esos comentarios en las redes sociales que dudan de sus opciones de victoria, en torno a Alonso flota la pregunta: ¿puede ganar las 500 Millas de Indianápolis y la Triple Corona el próximo domingo?

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Fernando Alonso Fórmula 1 McLaren
El redactor recomienda