CON RENAULT, A PARTIR DE 2021

Las razones por las que Fernando Alonso vuelve a la Fórmula 1, y con 40 años

El español cerrará su ciclo en la F1 con el mismo equipo con el que empezó y logró sus títulos, Renault. A su pasión por el pilotaje se une la última oportunidad para un tercer título

Foto: Fernando Alonso dejó Renault a finales de 2009 y vuelve una década más tarde, con 40 años. (EFE)
Fernando Alonso dejó Renault a finales de 2009 y vuelve una década más tarde, con 40 años. (EFE)

19 de octubre de 2019, por la noche. Carrera con karts de alquiler de las “10 Horas de Ángel Burgueño”, en el madrileño circuito de Pedrezuela. Diluvio universal. Fernando Alonso competía con un grupo de amigos, a quienes el propio asturiano suele liar la manta a la cabeza para competir: Pedro de la Rosa, Alberto Fernández ‘Galle’ (amigo personal de toda la vida) y el propio Ángel Burgueño, también ex piloto y propietario del circuito. “Era increíble verle rodar por la noche sobre agua”, explicaba uno de los testigos de la carrera, “tenías ahí delante a un doble campeón del mundo de Fórmula 1 y Le Mans, con todo lo ganado en su vida, en una carrera de amigos”.

¿Por qué vuelve Alonso a la Fórmula 1, con 40 años, a un proyecto de resultado incierto con Renault? El propio Ángel Burgueño conoce de cerca esa pasión y lo tiene claro. “Porque Fernando tiene más ganas que cuando tenía 25 años” explica a El Confidencial. Y por otras varias razones. "Cuando me despedí del Mundial en Abu Dhabi hace un año, puse en mi coche: 'Hasta luego', es decir: 'Nos vemos'. No puse: 'Adiós". El español se despedía provisionalmente, pero con las cartas marcadas y algunas conversaciones antes iniciar su cura de desintoxicación de la Fórmula 1 para asumir otros desafíos: desde 2019, Renault ya le tiraba directamente los tejos con decisión. Ahora, Fernando Alonso vuelve. Con 40 años…

Alonso ha afrontado diferentes desafíos desde su adiós provisional de 2018, incluyendo el Dakar. (EFE)
Alonso ha afrontado diferentes desafíos desde su adiós provisional de 2018, incluyendo el Dakar. (EFE)

Pilotar, tanto como respirar

Doble campeón del mundo y ganador de las 24 Horas de Le Mans, de Daytona, aspirante a la Triple Corona en agosto en Indianápolis, se atrevió a la locura del Dakar, con todo el dinero del mundo… ¿Por qué vuelve Fernando Alonso? Razón número uno, indiscutible: la pasión abrasadora por el pilotaje y competir. Solo para ganar. Tiempo de pandemia ¿Un piloto con su palmarés y edad, entrando en el mundo de los simuladores? Si no había otra herramienta para competir, sea. Se sumergió en ella y arrasó en casi todas las carreras en las que participó. Pero también se apuntó a las 24 Horas de Le Mans virtuales, junto con Rubens Barrichello y dos jóvenes estrellas ‘sim racers’. Ahora llegará nuevamente la vida real, sus terceras 500 Millas y la opción de la Triple Corona. Más madera.

Alonso necesita pilotar y competir tanto como respirar, así lo confirma su trayectoria. “Cuando el kart va bien, vamos iguales, pero cuando no, lo que destaca de él es que su talento tan increíble le hace sacar de un coche todo lo posible. Además, es un trabajador brutal, incansable. Lo he pensado siempre, y lo pienso ahora, para mí es el mejor piloto de la historia. Resulta increíble la pasión que tiene todavía, con 40 años. El dinero es la última razón de todas para volver”, explica Burgueño. Ese talento, ligado a una inagotable dedicación, se mantendrán mientras la adrenalina siga bombeando. Parece que aún le sobra a raudales.

Intentará la última oportunidad para lograr ese tercer título con el que desea cerrar su carrera. (EFE)
Intentará la última oportunidad para lograr ese tercer título con el que desea cerrar su carrera. (EFE)

Cuestión de nuevos desafíos

Pero a esa pasión incombustible se añadió desde 2017 otra dimensión en su mentalidad y enfoque de las carreras. Fue en las primeras 500 Millas. A las 20 vueltas iba en cabeza y no ganó porque a 20 del final se rompió su motor. Un mes y medio antes no conocía la peligrosa disciplina de los óvalos. Pero había salido de su zona de confort, y desde entonces cualquier proyecto iba de afrontar desafíos que nadie hubiera intentado antes. ¿Le Mans? Dos cruces en cada casilla y Campeón del Mundo Resistencia. ¿Dakar? Doble tirabuzón con mortal. Nunca había salido del asfalto y un circuito. Desde aquellas 500 Millas a Alonso le pone romper límites y barreras precondebidas. Ahora, el último y gran desafío ¿Volver a la Fórmula 1, y con 40 años?

¿Qué metas y motivación alberga alguien con todos los objetivos deportivos cubiertos? Habría que remontarse a los tiempos de Nigel Mansell a primeros de los noventa para un caso semejante, aunque aquellas parrillas no estaban repletas de veinteañeros como en el presente. Pero como Lewis Hamilton, el español siempre quiso retirarse con los mismos títulos que Ayrton Senna. Le falta ese tercero, tras pegar la pelota en el larguero y botar en la raya en dos ocasiones (2010 y 2020). Pero ¿el tercero? ¿Con un Renault que ni siquiera batía a McLaren en 2019?

¿Renault?

Esa incombustible pasión por pilotar necesitaba pocos estímulos para ser nuevamente canalizada hacia la Fórmula 1. Renault comenzó a cortejarle desde hace un año para liderar el nuevo ciclo a iniciar en 2021, pero la pandemia ha retrasado todo un año. Era subir al tren ahora, aunque pensando en la estación de dos años, cuando la Fórmula 1 sea una hoja en blanco. "A corto plazo, en los dos, tres o cuatro años siguientes, siento que estoy a un nivel físico y de motivación muy, muy grande", confirmaba en estas últimas fechas todavía confinado, haciendo guiños públicos a Renault.

Pero 40 años y más de dos décadas en las carreras te desarrollan conchas de galápago. Alonso pidió garantías técnicas a Cyril Abiteboul para comprometerse, ingenieros de talento y medios para contar con un monoplaza ganador bajo el nuevo reglamento. Era evidente que la estructura técnica del equipo francés no funcionaba. Abiteboul llevó a cabo una primera reestructuración a mediados de la pasada temporada, la vista puesta en el horizonte que se venía encima. Hace medio año, Pat Fry dejaba McLaren hacia Renault. Algunos levantaban la ceja. El ingeniero británico ha acompañado a Alonso en Ferrari y McLaren. Incluso durante la pandemia, Renault seguía echando la caña de pescar en busca de técnicos.

A la cúpula del fabricante francés llegaba desde Seat el italiano Luca di Meo, en plena crisis global y del grupo. El italiano apoya el deporte como herramienta de marketing, pero con argumentos. Intervino en la operación y dio luz verde. Renault conoce el formidable retorno mediático del asturiano, como de nuevo visualizó Toyota estos años. Alonso como líder del proyecto también justificaba la continuidad del fabricante incluso en estos tiempos de crisis. Llegan los topes presupuestarios para los equipos en 2021, monoplazas que revolverán el ‘statu quo’ de los últimos años, con un Renault reforzado técnicamente…Sea. Para Alonso, el próximo año es solo de calentamiento y estirar músculos. Únicamente está preocupado por lo que suceda a partir de 2022.

Durante estos tiempos, Liberty y FOM apoyaban con su músculo la maniobra entre bastidores. Sin estar, Fernando Alonso era noticia permanente en la Fórmula 1. Ahora cómo será, estando. Liberty, Chase Carey, Ross Brown y cía, deben tener agua en los ojos ante las nuevas perspectivas. Quién lo diría, con un piloto de 40 años.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios