Los pilotos de F1 se hartan de las críticas por no seguir el activismo de Hamilton
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Leclerc denuncia el acoso sufrido en redes

Los pilotos de F1 se hartan de las críticas por no seguir el activismo de Hamilton

Leclerc y Sainz han estallado este jueves después de sufrir críticas por no seguir la corriente de Hamilton de arrodilarse en la previa de cada gran premio

Foto: Varios pilotos de F1 empiezan a cansarse del activismo de Lewis Hamilton. (Reuters)
Varios pilotos de F1 empiezan a cansarse del activismo de Lewis Hamilton. (Reuters)

"Es muy triste ver cómo algunas personas manipulan mis palabras y acciones para hacer titulares haciéndome parecer racista. El racismo es repugnante. Charles Leclerc ha estallado este jueves después de sufrir críticas por no seguir la corriente de Lewis Hamilton de arrodillarse y clamar al cielo contra el racismo que hay en el mundo. Y es que el británico ha hecho del activismo su forma de vida. Por ello ha ejercido su poder e influencia como líder de la Fórmula 1 para conseguir, no sólo que su equipo se vista de negro en apoyo al movimiento 'Black Lives Matter', sino que además la propia competición encabece una lucha por la igualdad racial. Este posicionamiento del británico y su gran influencia en los espectadores ha provocado que su demanda repercuta en las vidas privadas de sus compañeros de profesión, principalmente en la vida de los pilotos que no se arrodillaron o los que creen que ya se ha hecho suficiente.

Es en este aspecto donde Hamilton ha creído conveniente convertirse en la voz del resto de pilotos, nadie había sido capaz de enfrentarse al inglés, pero varios empiezan a verse cada vez más acosados con el paso de las semanas. En las tres primeras carreras del Mundial, catorce de ellos se arrodillaron. En la cuarta, ya hubo uno menos, porque Kevin Magnussen consideró que no era necesario seguir con ello. Los que se han mantenido de pie han sido: Antonio Giovinazzi, Charles Leclerc, Max Verstappen, Kimi Raikkonen, Daniil Kvyat y Carlos Sainz. Y a todos ellos, en mayor o menor medida, les han caído críticas hasta el punto de considerarlos racistas por no seguir el movimiento.

Foto:

Leclerc y Sainz, hartos de las críticas

Charles Leclerc, harto de esas críticas infundadas, alzó la voz para defenderse de tan duras acusaciones. "Es muy triste ver cómo algunas personas manipulan mis palabras para hacer titulares haciéndome parecer racista. No soy racista y odio absolutamente el racismo. El racismo es repugnante", afirmó el monegasco. Al parecer, su actitud de no arrodillarse antes de las carreras, como Hamilton está haciendo e intentando forzar a que todos lo hagan, son interpretadas por algunos de sus seguidores como muestra de racismo.

"Dejen de ponerme en el mismo grupo que estas personas desagradables, que discriminan a otros por su color de piel, religión o género. No soy parte de ellos y nunca lo seré. Siempre he sido respetuoso con todos y ese debería ser el estándar en el mundo de hoy", comentó Leclerc."Y a quien quiera usar mi imagen para promover sus ideas equivocadas, por favor, deténgase. No me gusta la política y no quiero involucrarme en eso. Simplemente ya no quiero ser juzgado. Como he dicho muchas veces antes, soy bastante activo en las redes sociales y simplemente no acepto que me llamen más como me han llamado en las últimas semanas, obviamente negativamente, solo por no arrodillarme”, remarcó. “Eso es todo. Solo quería hacer un tuit sencillo para expresar mis sentimientos", finalizó. Un mensaje claro que muestra no solo el hartazgo por las críticas de los seguidores de la F1, sino también el cansancio de la campaña dirigida por Hamilton.

El mayor problema de todo esto es que el primero que lanzó el ataque a los que no seguían su corriente fue el propio piloto de Mercedes. “No voy a decir cuál es mi opinión sobre lo que cada uno necesita o no, pero si miras a otros deportes, mira al baloncesto, al fútbol y a los equipos españoles, italianos y de todo el mundo, sin importar la nacionalidad que tenga o las mezclas que haya, lo hacen todos unidos. Hay jugadores de Rusia y de España que lo hacen”, señaló Hamilton, directamente, en referencia a Kvyat, ruso, y a Sainz, español.

"Ya vale"

“Ya vale”. Ahora esto es lo que piensa la mitad de la parrilla y pocos se han atrevido a decirlo. Carlos Sainz este jueves ha seguido la misma corriente que Leclerc. "Está empezando a ser un monotema, que la gente solo mira si te arrodillas o no cuando es un mero gesto que no cambia nada", comentó el español. “Yo me he considerado libre para no arrodillarme, libre para considerarme igual de antirracista que cada uno de los 19 pilotos que hay en la parrilla, pero no por eso he sentido necesidad de arrodillarme ¿Qué tendrá que ver arrodillarse con ser racista o no? Para mí no hay por donde cogerlo y creo que es un tema que hay que dejar de hablar de ello y pasar página”, añadió el español.

"Lo que hablo lo hablo a la cara con la gente. No necesito mandar mensajes por los medios. Lo que sí que os pido (a los medios) y pido a la gente es que abandonen el tema de la rodilla porque al final están consiguiendo que este tema sea más un tema de quién se arrodilla o no, o de quién está a favor o en contra del racismo", pidió el español. "Yo creo que todos nos hemos declarado totalmente en contra del racismo, que todos vamos a tener iniciativas, y yo personalmente voy a tener iniciativas para intentar abordar este problema y aportar mi granito de arena, y que por el mero hecho de no hincar una rodilla se te pueda considerar racista pues ya es un tema que a mí personalmente creo que ya está empezando a salirse un poco de…está empezando a ser un monotema”.

Carlos Sainz también abordó el tema de las críticas que ha denunciado Leclerc por redes sociales y cree que tiene cierta culpa de ello Hamilton. “No creo que Hamilton esté, de manera directa, echándonos a la gente encima, lo que pasa es que él está tomando el liderazgo en cuanto al movimiento ‘Black Lives Matter’ y digamos que está haciéndose un poco la referencia y un líder de este movimiento, y por lo tanto, pues como líder de ese movimiento y como principal punta de lanza en la Fórmula 1 de ese movimiento está en todo su derecho de pedir y de recomendar a la gente que lo haga, pero como uno es libre de hacer lo que crea conveniente, pues yo me he considerado libre para no arrodillarme, libre para considerarme igual de antirracista que cada uno de los 19 pilotos que hay en la parrilla, pero no por eso he sentido necesidad de arrodillarme", consideró Sainz.

"Gracias a Dios vivimos en un mundo libre, y desgraciadamente para Leclerc…, yo sinceramente no he tenido muchos comentarios, alguno he tenido pero no me he sentido ofendido o presionado o por eso no he sentido la necesidad de decir nada en redes sociales como igual se ha sentido Leclerc. Lo de Leclerc simplemente te demuestra la presión a la que estamos sometidos ya de entrada los pilotos de Fórmula 1 en los medios, y la forma en la que la gente creo que está confundiendo el hecho de arrodillarse con el hecho de ser racista o no. Qué tendrá que ver arrodillarse con ser racista o no. Hay que pasar página”, finalizó.

placeholder Toda la parrilla sigue la protesta liderada por Lewis Hamilton, aunque algunos no se arrodillan.
Toda la parrilla sigue la protesta liderada por Lewis Hamilton, aunque algunos no se arrodillan.

La explicación de Magnussen

El piloto de Haas, Kevin Magnussen, fue más allá y optó por no arrodillarse en el último GP para distanciarse de cualquier sentimiento político de grupos como Black Lives Matter, dijo. Ver a Hamilton vistiendo una camiseta de 'Black Lives Matter' en lugar del lema 'End Racism' en las camisetas de los otros pilotos, provocó esa incomodidad en el piloto danés. “No apoyo lo que representa la organización Black Lives Matter”, citó en el periódico Algemeen Dagblad. De hecho, en la web oficial Black Lives Matter, el racismo no es el único problema mencionado. Hay referencias al transgénero y al ‘privilegio cisgénero’, y un objetivo declarado es ‘alterar la estructura nuclear familiar prescrita por Occidente’.

Magnussen también explicó su decisión antes de la segunda carrera en Silverstone este fin de semana. "Creo que en términos de estar de pie o de rodillas da igual, quiero asegurarme de estar con el mensaje de poner fin al racismo", dijo Magnussen. "Apoyo ese movimiento, y no cualquier tipo de organización política que creo que es el movimiento Black Lives Matter. Solo quiero separarme de eso, y luego continuar con el fin del racismo y ese mensaje, lo que creo que es genial que está haciendo la Fórmula 1 y que todos los pilotos apoyan", explicó.

Si bien el director de la Asociación de Pilotos del Gran Premio, Romain Grosjean, y el propio Hamilton han expresado en varias ocasiones su esperanza de ver a los 20 pilotos juntos arrodillarse, pero no hay reglas sobre lo que los pilotos pueden hacer o no antes de un gran premio. El presidente de la FIA, Jean Todt, ya dejó claro que sería "inapropiado" obligar a los pilotos a arrodillarse antes de una carrera si no lo desean.

Mientras los momentos de arrodillamiento continúan en 2020, el campeón mundial de 1996 Damon Hill ya dejó caer una de las claves de lo que está consiguiendo Hamilton con todo esto. Existe el riesgo de que el apoyo se desvanezca. “A la gente no le gusta que le digan qué hacer”, dijo Hill. “No quieres agotar las simpatías de la gente, por lo que será un desafío mantener la bandera ondeando por la causa de Lewis. Tal vez tendrá que hacerlo solo y seguir adelante”, comentó. La realidad es que muchos, por no decir todos, apoyaron la iniciativa de Hamilton, pero el británico está alcanzando un punto que empieza a cansar tanto dentro como fuera del gran circo. Y, como llega a ser en algunos casos, afecta a la vida privada de otros compañeros de profesión. Algo por lo que no están dispuestos a pasar.

Fórmula 1 Lewis Hamilton Charles Leclerc Xenofobia
El redactor recomienda