"Casi se me para el corazón": Hamilton y la suerte de campeón que Bottas necesita
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Un triunfo épico en Silverstone

"Casi se me para el corazón": Hamilton y la suerte de campeón que Bottas necesita

Hamilton se aferró a una importante victoria en el Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1 a pesar de sufrir un pinchazo en la última vuelta de la carrera

placeholder Foto: Así rodó Lewis Hamilton la última vuelta en Silverstone. (EFE)
Así rodó Lewis Hamilton la última vuelta en Silverstone. (EFE)

“Probablemente fue tan genial la última vuelta, porque mi corazón casi se me para”. Lewis Hamilton se aferró a una importante victoria en el Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1 a pesar de sufrir un pinchazo en la última vuelta de la carrera. La realidad es que el de Stevenage lideró cada vuelta desde la pole position en Silverstone, manteniendo a su compañero de equipo Valtteri Bottas a raya durante toda la carrera. Todo apuntaba a un nuevo doblete de Mercedes, pero el caos se apoderó de las dos vueltas finales y la suerte cayó del lado del campeón. "Mierda, eso estuvo cerca", acabó diciendo por radio el británico.

A falta de dos vueltas Bottas sufrió un pinchazo en la rueda delantera izquierda que lo dejó fuera de la lucha. Una situación que llevó a Red Bull a actuar a tiempo para evitar el mismo problema con Max Verstappen y así aprovechar e intentar conseguir el punto de bonificación de vuelta rápida. Ello dejó a Hamilton con una ventaja de más de 32 segundos al empezar la última vuelta, un tiempo crucial para la victoria. Cuando el británico también sufrió un pinchazo en la rueda delantera izquierda al salir de Luffield, tuvo que luchar con su monoplaza para llegar con tres ruedas a la meta. El británico finalmente cruzó la línea con 5.8 segundos de ventaja sobre Verstappen para conseguir una victoria que le deja el mundial muy de cara. La suerte de Hamilton fue completa al aguantar toda la vuelta sin perder la goma. En el caso de haberla perdido por completo, le hubiese costado mucho más mantener el coche en la pista.

De la tranquilidad al drama

"Hasta esa última vuelta, todo estuvo relativamente tranquilo", dijo Hamilton. "Los neumáticos se sentían muy bien. Valtteri me estaba presionando increíblemente, yo estaba manejando un poco ese neumático y parecía que no iba a pasar nada”. Pero todo cambió para Mercedes en las dos últimas vueltas. Lo que era una carrera tranquila, se estaba convirtiendo en un final dramático. “Cuando escuché que su neumático pinchó, me quedé mirando el mío y todo parecía estar bien. El coche seguía girando con normalidad. No había problema", dijo.

"En esas últimas vueltas, comencé a rodar más lento, pero en la recta simplemente se desinfló. Solo noté que la forma cambiaba un poco. En ese momento sentía que se me salía el corazón por la boca, porque no estaba seguro de si se había pinchado hasta que pisé los frenos. Ahí pude ver que el neumático se estaba cayendo de la llanta”, explicó. "Luego, solo piloté tratando de mantener la velocidad. Estaba rezando para intentar no ser demasiado lento”, comentó. "Casi no llegué a las dos últimas curvas, pero gracias a Dios que lo hicimos. Se lo debo al equipo”.

La tensión de la última vuelta

El ingeniero de carrera de Hamilton, Pete Bonnington, jugó un papel clave en la victoria de Hamilton, mantuvo actualizado al piloto de la diferencia con Verstappen durante la última vuelta. El propio Hamilton reconoció la importancia de su ingeniero. El británico dijo que permaneció realmente tranquilo, ya que Bonnington, al mantenerlo informado de las diferencias, le permitió concentrarse en llegar con el monoplaza a casa. "Puede que te sorprendas o no, pero al final me sentí realmente tranquilo por alguna razón", dijo Hamilton. "Bono me estaba dando la información de la diferencia. Creo que fueron 30 segundos en una vuelta y estaba bajando bastante rápido, y en mi mente estoy pensando ‘Ok, ¿tan lejos está el final de la vuelta?’".

"El coche pareció girar bien a través de Maggots y Becketts, afortunadamente. Llegué a la curva 15 y ahí fue donde realmente fue un poco difícil, y pude escuchar la diferencia bajando de 19 a 10 segundos”, confesó. “Pensé sería bueno utilizar el ERS completo de la 15 a la 16. Pero llegué a la curva con mucho subviraje y lo escuchaba decir '9, 8, 7' y yo estaba como, solo céntrate en la potencia e intenta que la cosa gire”, explicó el británico. "Dios mío. Nunca he experimentado algo así en la última vuelta. Mi corazón casi se me para", finalizó.

placeholder Así acabó el Mercedes de Hamilton en Silverstone. (Reuters)
Así acabó el Mercedes de Hamilton en Silverstone. (Reuters)

Bottas se hunde

Se podría decir que Hamilton tuvo la suerte de campeón que Valtteri Bottas necesita. Mientras Hamilton cruzaba la meta en la primera plaza con tres ruedas, el finlandés acababa undécimo y sin puntos por otro pinchazo que llegó una vuelta antes y que lo dejó sin respuesta. Un duro varapalo para un mundial en el que Bottas tenía grandes esperanzas.

“En las últimas vueltas sentía que tenía muchas vibraciones en las ruedas delanteras, se estaban empezando a degradar, de repente tuve un pinchazo”. Con tan mala suerte que su pinchazo llegaba cuando recientemente había pasado por la línea de meta. “Tuve que hacer la vuelta entera con el pinchazo. Perdí mucho tiempo, ya he pinchado en el pasado, pero en las últimas vueltas, cuando era segundo es muy decepcionante. He perdido muchísimos puntos, pero qué puedo hacerle”, comentaba desilusionado el finlandés.

Bottas dejó un dardo final para su equipo por decidir ir a solo una parada y dar un número tan alto de vueltas con neumáticos duros. El finlandés dijo que ya había informado a sus ingenieros de que sentía vibraciones cada vez más fuertes, pero no le hicieron caso. “Sabíamos que hacer un largo stint con neumáticos duros sería una tarea complicada. Estaba tratando de presionar a Lewis, pero en la parte final comencé a sentir vibraciones cada vez más fuertes. Mencioné eso al muro, pero seguí e intenté gestionar el problema", confesó.

Con este resultado Hamilton aumenta su ventaja con Bottas a 30 puntos en el Mundial. El británico ya cuenta con una diferencia de más de una carrera con su máximo perseguidor y el séptimo título cada vez está más cerca. Por otro lado, en menos de siete días, volverán a la pista de Silverstone, pero Pirelli llevará una gama de compuestos más blandos, con el C4 entrando en acción. ¿Se repetirá el mismo problema en Mercedes?

Fórmula 1 Lewis Hamilton Valtteri Bottas Silverstone Max Verstappen
El redactor recomienda