EL MADRID PERDIÓ 2-1 EN EL BERNABÉU

Zidane contra Guardiola, 'round' 2: claves tácticas para una remontada en Mánchester

El Real Madrid deberá conjugar a la perfección un juego de contras y posesión, y a su vez atar en corto a la estrella de citizen Kevin De Bruyne

Foto:

Este viernes 7 de agosto, el Etihad Stadium acogerá la cita entre dos de los mejores entrenadores del momento. Por el Real Madrid, el versátil Zidane ha logrado quitarse la etiqueta de simple alineador y gestor de grupos durante la temporada 2019/20. Si no fueron suficientes las tres Copas de Europa conquistadas hasta la fecha, el juego desarrollado este año por su equipo y las decisiones tácticas previas y durante muchos partidos del técnico galo han acabado por disipar las dudas del más escéptico espectador. Haciendo gala de una optimización de recursos notable y un control de los tiempos excepcional, hoy el campeón de Liga puede decidir con las mismas garantías atacar y presionar que esperar y contragolpear, hacerlo por dentro o cargar más los costados, dominar o conceder terreno al rival para que se confíe antes de ajusticiarlo. Independientemente del plan trazado por su entrenador, la tónica habitual es un Real Madrid mejor que su oponente.

Del lado inglés, el juicio de la crítica ha sido siempre más benévolo con el amante de la posesión Guardiola, pese a sufrir en Europa algunas abultadas derrotas en el pasado o ver como el Liverpool de Klopp no le daba opciones en la recién finalizada Premier League. En la actualidad, el equipo del catalán desarrolla un estilo de posición adecuado a la idiosincrasia británica y a los exigentes tiempos que corren para los planteamientos tácticos. Un fútbol grupal y rápido que el Manchester City fue capaz de desplegar en el Santiago Bernabéu la noche del ya lejano 26 de febrero, para llevarse la victoria por 1-2. A diferencia de los equipos de Zidane, quizá con Guardiola puede preverse la puesta en escena, pero el resultado suele ser el mismo que el de su homólogo madridista: jugar mejor que el contrario y conseguir la victoria.

Guardiola y Zidane se saludan antes del partido de ida de la Champions League. (EFE)
Guardiola y Zidane se saludan antes del partido de ida de la Champions League. (EFE)

Para analizar el Real Madrid que podría verse en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, El Confidencial ha contactado con Javier Alberdi. El actual coordinador y redactor jefe de La Galerna, uno de los medios madridistas de referencia, expone que “Zidane es un técnico imprevisible, que cambia mucho de disposición. Pero más allá de eso, hay unas pautas que sirven para inferir e interpretar lo que pretende hacer”.

Posible alineación del Real Madrid contra el Manchester City.
Posible alineación del Real Madrid contra el Manchester City.

El cuarto centrocampista

“En primer lugar, el único partido de toda la temporada en el que Zidane no jugó con un mínimo de cuatro centrocampistas fue precisamente contra el City, donde no solo perdió, sino que naufragó. Fue una apuesta extraña, así que puede darse por seguro que esta vez volverá al que es su estado natural, sobre todo desde que marchó del club Cristiano Ronaldo y tras lo de Bale, con la consolidación de un cuarto centrocampista. Se ha dado el caso en que Zidane ha apostado incluso por alinear a cinco centrocampistas, acompañados de Benzema arriba. Es una opción que no habría que descartar, pero lo probable es que en este partido se vean cuatro. Debido a su fiabilidad en el pase, Kroos es seguro, aunque para sorpresa de todos no jugase la ida. Con Casemiro y Valverde, la duda seguramente se dé entre Modric e Isco, con más posibilidades para el primero. Esto supone un cambio fundamental respecto al otro partido, donde jugó Isco por delante de Carvajal.

En segundo lugar, el apostar por un 4-4-2 o un 4-5-1 y no por un 4-3-3 (en la ida Isco actuó como atacante) puede depender también de si Hazard está en condiciones. Hazard infunde mucho respeto, sobre todo en jugadores de la Premier y en un técnico como Guardiola. Su entrada aseguraría el 4-4-2. Si no juega el belga, sí puede que lo haga Isco para dibujar el 4-5-1 con el que se jugó en uno de los partidos difíciles de finales de temporada. En este caso, Zidane dotaría al equipo de más profundidad a través de los laterales, que es el principal cambio que ha hecho desde el parón. Con sus subidas constantes, hoy Carvajal y Mendy son el gran arma ofensiva”.

Los laterales como arma ofensiva

“Este Real Madrid no es el de la ida, el de antes de que las competiciones se detuviesen. Desde aquellas fechas Zidane ha trabajado muchísimo al equipo. Ya no es el gestor de ánimos sobre la base táctica de Ancelotti de su primera etapa, ahora está dando también un recital táctico propio. Y parte de estos cambios inciden sobre aspectos que tuvieron mucha influencia -negativa- contra el City. Para empezar, los laterales habían sido el punto débil defensivo y ofensivo meses atrás, con Marcelo y Carvajal en declive. En la ida, con un Mendy más sólido en la izquierda, Guardiola incidió en el costado débil, volcándose sobre Carvajal, incluso desplazando a Gabriel Jesús a la banda para atacar su espalda con diagonales. De hecho, el gol de la victoria llegó así. Eso ya no lo va a encontrar el City, porque Zidane ha optimizado la gestión de sus laterales estructuralmente, por ejemplo con la ocupación de Valverde del interior derecho.

El uruguayo ayuda mucho al lateral, es como un robot que va siempre a la cobertura y al apoyo. Esto permite a Carvajal subir con libertad y ganar confianza. En el primer partido el interior era Modric, y en esas labores no es lo mismo.También ha cambiado la salida de balón, que antes era muy errática por los carriles. Ahora los laterales ocupan puestos interiores en la salida, con Varane y Ramos en las bandas, y Kroos casi de líbero”.

Un plan defensivo con ausencia de su líder

“Sin exagerar, ya que el Madrid tiende a ser defensivo, sí se puede asegurar que ya no es ese equipo que solo llega a banda y centra, sino que se articula en base a un dominio del balón a través de sus centrocampistas y los laterales pisan área con facilidad, siendo estos su punta de lanza. Se descarta totalmente un Madrid volcado al ataque, pese al resultado en contra, pero sí va a jugar con calma, tratando de controlar el partido y marcar un gol en la primera hora. En la ida, De Bruyne tiranizó a Casemiro buscándole la espalda a cada instante. Pero era porque entre él y la defensa había un océano. Eso no va a suceder ahora, con un Madrid echado atrás y plagado de centrocampistas.

Por último, hay que apuntar que el Real Madrid va a afrontar la eliminatoria sin Sergio Ramos, quien lleva años siendo su jugador más determinante. En ese tipo de partidos, un corrector como Ramos es esencial. Puede apostarse a que, de igual manera que en la ida fue a por Carvajal, esta vez Guardiola va a atacar el flanco débil que ocupará Militao”.

Sergio Ramos no estará frente al City por sanción. (Reuters)
Sergio Ramos no estará frente al City por sanción. (Reuters)

Si se empareja la exposición de Javier Alberdi sobre el conjunto blanco con los mecanismos de juego actuales del Manchester City, se dan las condiciones adecuadas para analizar el enfrentamiento. Para empezar, cabe dejar claro que Guardiola es un obsesivo analista de rivales, pero lo que nunca negocia en sus matizadas propuestas es la lucha por apoderarse del balón.

Posible alineación del Manchester City.
Posible alineación del Manchester City.

Salir en corto o salir directo

El de Santpedor suele disponer un dibujo 4-2-3-1, con variantes adecuadas a las situaciones del juego. En fase de posesión, si el rival se repliega el City aprovecha esta tolerancia para adelantar al lateral izquierdo hasta la posición de extremo, formar en posicional con muchos jugadores por delante del balón y dejar a los defensores que, avanzados, decidan cómo gestionar la salida. En tal caso, Laporte, Eric García -actuales titulares-, Fernandinho u Otamendi estarán asistidos por el insustituible lateral derecho Walker como tercer central, en una disposición que pasará a verse como 3-2-2-3 o 3-2-4-1. Los centrales serán libres para leer la trama táctica rival y optar entre salir con pases cortos y medios o hacerlo en conducción, siempre con las miras puestas en que el balón llegue a la frontal del área en la mejor disposición posible para los receptores.

Pero la habitual altura en la presión de equipos como el Liverpool o el Arsenal ha provocado que Pep asuma el riesgo de usar al portero como defensa central constructor, a objeto de superar en número a los delanteros que encimen a sus centrales. Esta maniobra se completa con la apertura de los laterales, adelantados casi hasta mitad de campo para espaciar la zona lo máximo posible. Durante este curso Zidane ha optado en muchas ocasiones por ordenar la presión de modo intensivo, aunque, en opinión de Javier Alberdi, “pese a que el Madrid actual es capaz de presionar mucho y bien, en este partido no lo va a hacer, sino que va a tratar de taponar los pasillos interiores del City”.

Con el rival replegado, Walker se cierra y Laporte gestiona la salida.
Con el rival replegado, Walker se cierra y Laporte gestiona la salida.
Ederson ejerce de tercer defensa central para elaborar la salida.
Ederson ejerce de tercer defensa central para elaborar la salida.

La primera opción de los citicens siempre es salir en corto y progresar en bloque, pero los envíos directos desde las botas izquierdas de Ederson o Laporte hasta la posición de extremo derecho o sobre la caída del punta, son cada vez más habituales. Tras arrebatarles los puestos a Bernardo Silva y al lesionado Agüero respectivamente, se espera que Mahrez y Gabriel Jesús partan de inicio en dichas posiciones. Esta alternativa de ataque suele darse ante la imposibilidad de conectar con una zona de mediocentros en la que Guardiola ha experimentado durante el curso, que a estas alturas está formada por dos jugadores móviles en lugar de uno posicional. Desde la base, el dibujo es el citado 4-2-3-1. A juzgar por los últimos encuentros, es de esperar que esta pareja sea la compuesta por Gundogan y De Bruyne, quienes parten en paralelo para automáticamente escalonarse buscando crear las alturas y los clásicos triángulos asociativos de raigambre cruyffista.

Ederson busca pase largo hasta los atacantes.
Ederson busca pase largo hasta los atacantes.
Salida de balón en 4-2-3-1 con los mediocentros en paralelo.
Salida de balón en 4-2-3-1 con los mediocentros en paralelo.

Si antes de buscar el envío directo la salida consigue ser limpia desde la izquierda, será Gundogan quien trate de conectar con Sterling. El extremo abandona sistemáticamente el costado para ir a recibir por dentro con su mejor pie, juntándose así al propio Ilkay en la construcción y a un móvil Silva ya en ubicaciones relacionadas con la resolución de la jugada. Además de permitir que el mediocentro alemán se mantenga en posiciones intermedias, y así no se desestructure el esquema, el propio movimiento de Sterling hacia el interior tiene como objetivo agitar la defensa rival. Con esta acción se pretende sacar al lateral de su banda para que esta sea asaltada por el lateral izquierdo, lugar donde probablemente acabará el balón para ser centrado a un área llenada con no menos de tres hombres

Sterling cae al interior para recibir de Gundogan y Mendy ataca el espacio creado en la banda.
Sterling cae al interior para recibir de Gundogan y Mendy ataca el espacio creado en la banda.
Mendy centra al área, que es cargada con cuatro compañeros. De Bruyne espera en la frontal la segunda jugada.
Mendy centra al área, que es cargada con cuatro compañeros. De Bruyne espera en la frontal la segunda jugada.

Factor De Bruyne

Si por el contrario, la salida se consigue ejecutar por la derecha, será De Bruyne quien comande el ataque. Mientras Gabriel fija y estira, Silva facilitará la participación del belga con movimientos de apoyo o aclarado en la mediapunta, siempre entre las dos primeras líneas defensivas del oponente. El resto de atacantes trazará desmarques de ruptura para ofrecerle vías de pase. Con 20 asistencias, esta temporada De Bruyne ha igualado el récord histórico de Henry en Premier League. Pero es que además ha conseguido 13 goles en la competición doméstica, su mejor cifra como futbolista y una de las más destacadas del equipo.

Si Zidane quiere controlar al Manchester City tiene que controlar a De Bruyne en todas las parcelas del campo y fases del juego, porque su labor es capital en cada acto. En posesión madridista, las ejecuciones de riesgo habrán de procurar realizarse lejos del radio de influencia del belga, dado que una pérdida recibida por este lanzará un ataque tan veloz como demoledor. Debido en gran medida a su capacidad física, De Bruyne es indispensable para presionar. Por sistema, es uno de los primeros hombres que salta sobre el poseedor del balón rival.

En la salida de balón del City los jugadores blancos habrán de evitar que el centrocampista reciba, y así no pueda distribuir y empujar. Uno de los aspectos más destacados del belga es su toma de decisiones, ya que alterna con maestría el pase directo y raso hacia Silva o los delanteros, la conducción por las zonas menos colapsadas o el cambio de frente hacia la banda izquierda mediante pase largo. En cada una de sus acciones ofensivas, el denominador común es que Kevin acompaña el avance con su amplia zancada. A la vez que ofrece apoyo al receptor, con ello adelanta a todo el equipo, juntándolo en la mitad de campo rival para favorecer tanto el dominio como la posterior presión tras una posible pérdida del balón. Como apunta Alberdi, Casemiro y Valverde tendrán que impedir estas acciones de acordeón en vertical que parten desde los mediocentros y pueden ser letales. Si el conjunto inglés llega a zona de resolución, Kevin tendrá que ser atendido en su rama de asistente y también en la de finalizador desde la frontal del área, en primera o segunda jugada.

El Arsenal pierde el balón ante la presión del City, con De Bruyne cerca.
El Arsenal pierde el balón ante la presión del City, con De Bruyne cerca.
De Bruyne transita hasta zonas ofensivas mientras los delanteros intenta desmarcarse.
De Bruyne transita hasta zonas ofensivas mientras los delanteros intenta desmarcarse.

Explotar las bandas

Decía Benito Floro que el caballo de Troya del fútbol es atacar por las bandas, ya que los jugadores rivales estarán girados en relación a su portería, lo que conlleva una desatención temporal a sus espaldas. Por su parte, el hoy asistente de Guardiola Juanma Lillo apunta que jugar con extremos es poco menos que obligatorio, debido a la densidad que habrá siempre por el centro para proteger el marco.

En este sentido, la mejora en los laterales expuesta por Javier Alberdi puede ser determinante para que el Madrid luche por la clasificación. En su afán por abrir el campo lo máximo posible en fase ofensiva, Guardiola habilita los costados de manera desigual. La derecha suele estar ocupada en posicional por un extremo puro como Mahrez, mientras que la izquierda, vaciada por el atacante, suele ser activada por el lateral zurdo de manera constante pero sorpresiva. El City trata de incidir canónicamente por los costados, esbozando por momentos un temerario 3-1-5-1. Lejos de lo que pueda parecer, las estadísticas dicen que el equipo de Pep y Lillo es uno de los que mejor defiende de Europa. Además del adelantamiento de todas las líneas, este dibujo permite que la zona de tres cuartos de campo sea la más poblada, en buena disposición para presionar en bloque una posible pérdida del balón. Pero defender intensivo arriba significa que, por bien que sea ejecutada la presión, queda mucho espacio a la espalda de los zagueros. Y esto el Real Madrid lo tiene que castigar.

En la imagen, Walker le indica con la mano a Mahrez que se mantenga adelantado y pegado a la línea durante la circulación del balón.
En la imagen, Walker le indica con la mano a Mahrez que se mantenga adelantado y pegado a la línea durante la circulación del balón.
Mahrez busca percutir por la banda derecha con un regate a pie cambiado. De Bruyne espera en la frontal del área.
Mahrez busca percutir por la banda derecha con un regate a pie cambiado. De Bruyne espera en la frontal del área.

Castigar la presión

Como indica Javier Alberdi, Zidane ha usado diversos planteamientos a lo largo de la temporada. Considerando la altura citicen, puede asegurarse que esta vez necesitará la bota derecha de Kroos tanto como las irrupciones de Valverde desde segunda línea o convencer a Hazard, Rodrygo o Vinicius de que su caudal ofensivo ha de ser explotado sobre todo sin balón. Con un 93% de efectividad, este año Kroos ha sido el mejor pasador de la Liga. Si el Madrid pretende encontrar huecos con rapidez y eficacia, se hace imprescindible la figura del volante alemán y la de algún atacante escorado a una banda y al límite del fuera de juego en muchos momentos. Lo adecuado sería que estas internadas fuesen por la derecha del ataque, ya que el lateral izquierdo del City suele salir de su posición más que el derecho. El francés Benjamin Mendy es el titular en la siniestra, pero su ausencia por acumulación de tarjetas hace que en el once que iniciará en el Etihad se espere a Zinchenko, un jugador más técnico pero de menor potencia y recorrido. Las rupturas diagonales de Valverde se prevén imprescindibles para asaltar los espacios de este carril. Pero en la última derrota citicen fue Aubameyang quien supo hacer buena la teoría atacando la espalda de la adelantada línea defensiva por la izquierda del ataque, para poner el 2-0 definitivo.

El Manchester City presiona alto la salida de balón rival.
El Manchester City presiona alto la salida de balón rival.
Aubameyang rompe la defensa adelantada con un desmarque de ruptura.
Aubameyang rompe la defensa adelantada con un desmarque de ruptura.

No negar el balón

Las previsiones de Javier Alberdi y el análisis de la propuesta de los de Guardiola expuesto hasta el momento hacen pensar que el contragolpe blanco precisa ser clave en la cita. Pero el Madrid 2019/20 ha demostrado que no suele salir a los partidos a regalar la pelota, por lo que su fase de posesión también será importante. Debido a la presión alta y acompasada del City, puede asegurarse que la salida desde atrás será dificultosa. Casemiro, Kroos, Modric e incluso Valverde deberán tratar de generar superioridades numéricas. Si el balón consigue rebasar la primera línea de presión inglesa en esta fase del juego, uno de los objetivos inmediatos del Madrid habrá de ser encontrar a los laterales o al extremo designado -más mediapunta si se trata Hazard, Isco o Asensio- en disposición de provocar internadas o centros laterales que pongan en apuros a la zaga. La defensa de los centros laterales ejecutados en situaciones ventajosas es siempre complicada, y el City lo pudo comprobar recientemente. Compuesta por Walker, el joven Eric García -como en la ida, se espera a Otamendi en Champions debido a su experiencia-, Laporte y Mendy, la línea de cierre recibió el castigo del gol en el partido frente al Arsenal.

Centro lateral al segundo palo que acaba en remate a la red de Aubameyang.
Centro lateral al segundo palo que acaba en remate a la red de Aubameyang.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios