charla con el piloto y otros 'pacientes'

El calvario que vivió Jesús Calleja (y no contó): ¿infectó el coronavirus el Dakar?

Jesús Calleja, entre otros competidores del Rally Dakar de este año, cuenta que durante la pasada edición tuvo síntomas similares a los que están padeciendo ahora los infectados de coronavirus

Foto: Jesús Calleja durante esta edición del Dakar.
Jesús Calleja durante esta edición del Dakar.

En estos tiempos de pandemia de coronavirus muchos protagonistas del pasado Dakar están atando cabos. Y aunque no se puede confirmar oficialmente, crecen las sospechas de que el Covid-19 atacó la caravana de la pasada edición del rally. Entre ellos, al español Jesús Calleja y casi todo su equipo. Aunque se muestra prudente. “Sabremos si lo hemos pasado cuando haya resultados de los análisis serológicos de la sangre, que te dicen si has tenido ese virus en algún momento de tu vida”, explica Calleja a El Confidencial. “Quiero saber si lo pasamos, aunque de momento no podemos. Dentro de unos meses dispondremos de los test que dirán en qué período has podido tenerlo”. El aventurero leonés sí nos cuenta el particular calvario vivido en el Dakar, tanto él como otros miembros de su equipo.

“Cuando empecé a sentirme mal, un médico me dijo que parecían los síntomas a los gripe A. Pero sí es cierto que más de la mitad del campamento pillamos la misma mierda. El momento álgido fue la etapa de descanso”, explica Calleja sobre un día particularmente duro. “Ese día, mi hijo me atendió en la habitación porque yo no tenía fuerzas ni para vestirme y bajar. Ni comí en todo el día, estaba a base de té, estaba tan hecho mierda como no te puedes imaginar... Fue un día terrible, llevaba mal varios días, pero aquel fue chungo de verdad”. Otros testimonios recogidos y que también publicará El Confidencial coinciden en que a mitad de la prueba, el día de descanso en Ryad, fue el peor para muchos protagonistas.

"No era gripe, era chungo de cojones"

Los servicios médicos comenzaron a detectar y atender muchos casos que en principio consideraban una gripe, pero cuyos síntomas no entendían del todo. “En Overdrive, mi equipo, no se libró nadie. Todos mis mecánicos, todos con la misma tos y fiebre, escalofríos... Desde el mánager del equipo, Jordi, hasta el cocinero, que estaba tan jorobado que se tuvo que meter en la caravana, y viajaba en la cama porque no podía ni sentarse. Aquello era chungo de cojones. Duró diez u once días".

Jesús Calleja relata su particular calvario, especialmente durante la primera semana: “Estaba peleando con una gripe muy cabrona, muy difícil de explicar. Me levantaba con una fiebre tremenda”. En semejante estado había que afrontar el pilotaje durante horas al día. “Es muy difícil contar a la gente las condiciones en las que tenía que correr, porque se me iba la pinza. Tenía fiebre y la cabeza me estallaba debajo de un casco y un sotocasco, con 39 de fiebre, no sé como pude acabar el rallie, me mareaba”, explica el leonés. “El equipo andaba tirado por los colchones, imagínate metidos en un coche, con la tensión. Y también lo cogió mi copiloto, no tanto como yo, pero tenía una tos seca que hasta perdió la voz. Incluso no podía hablarme, y establecimos un código con los dedos. Ganesh (hijo de Calleja), también lo enganchó, como el editor que llevaba para las redes sociales, todos”.

En la conversación con este periódico interviene Ganesh para contar el calvario también por las noches. “Dormíamos juntos, teníamos un edredón gigante de dos metros. El edredón, la manta, la ropa que teníamos, todo estaba literalmente encharcado de sudor. Tenía que tener cuatro o cinco litros de agua para recuperar lo que perdía en una noche. Y llevo un mes seguido bebiendo sin parar. En el coche también me bebía los cuatro litros que llevaba. Y con una fiebre muy alta, peleona, de pesadilla, de joderme la vida, en una palabra. Lo que pasa que estoy acostumbrado a sufrir, siempre relativizo, y me decía "peor que subir al Everest no es, y entoncesme animaba”.

Jesús Calleja junto a Carlos Sainz.
Jesús Calleja junto a Carlos Sainz.

La mitad del campamento, tocado

Calleja recibió la ayuda a distancia del padre de la piloto española Cristina Gutierrez, médico, y de su hermano, neumólogo. “Un día me asusté porque tenía diarreas. Incluso solté una materia fosforescente muy rara. Cómo estaría de jodido que, en una salida neutralizada, me encontraba tan mal que mandé la foto y le pedí que lo analizara para saber si al llegar al campamento debía continuar o no”.

El aventurero español también comentaba que los servicios médicos le explicaron que “no entendían qué pasaba con esa gripe tan cabrona, y un médico de la organización me dijo que más de la mitad del campamento estaba contaminado, incluso con algún participante grave. En el Dakar hubo movida, que no se cuál es, si gripe A o qué. Pero hubo movida”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios