LOS HYPERCARS, SUPERDEPORTIVOS DE CALLE

Los coches que harán la boca agua... incluyendo también a Fernando Alonso

En 2021 llegará una revolución al WEC y Le Mans con el nuevo formato de los Hypercars, una revolución deportiva y técnica a la que Fernando Alonso llegará tarde o temprano

Foto: Toyota arranca desde 2021 en el WEC, y Peugeot ya ha anunciado su futura presencia en el WEC con los 'Le Mans Hypercars'.
Toyota arranca desde 2021 en el WEC, y Peugeot ya ha anunciado su futura presencia en el WEC con los 'Le Mans Hypercars'.

"El plan por ahora es intentar hacer menos carreras y concentrarme en los objetivos, que serán el Dakar en enero y las 500 Millas de Indianápolis en mayo. Después de eso, pensar en 2021, que es una temporada importante, porque el WEC cambia a los Hypercars y la Fórmula 1 a reglas completamente nuevas. Una de las dos opciones será la elegida". Fernando Alonso marcaba recientemente su hoja de ruta para el próximo año. Se enfrentará entonces a la gran disyuntiva que marcará su futuro. Sobre el papel, el de 2021 será su último tren para volver a la Fórmula 1. Si elige los nuevos Hypercars, estos serán sus coches y destino para los próximos años.

Se trataría así de volver al Mundial de Resistencia y a las 24 Horas de Le Mans. Pero en una disciplina que va a revolucionarse con sus nuevas monturas, denominadas oficialmente 'Le Mans Hypercars', de extraordinario potencial deportivo y mediático, que ya cuenta con marcas comprometidas y otras en la rampa de lanzamiento. Fernando Alonso estará subido tarde o temprano en un Hypercar. Solo se trata de conocer en cuál, y cuando.

Los superdeportivos, en circuito

Los "Le Mans Hypercars" sustituirán a los prototipos híbridos que Porsche, Toyota, Audi, Peugeot y Nissan han desarrollado durante esta década en el Mundial de Resistencia, de los que en 2019/20 solo sobrevive el Toyota con el que asturiano ha ganado en Le Mans. ¿Por qué Hypercars? La FIA preguntó a los fabricantes por el concepto sustitutivo: “es muy difícil el retorno de la inversión cuando tu coche de carreras no se parece al coche de calle que vendes”, fue la respuesta del responsable de Aston Martin, Andy Palmer. Existía gran consenso para llevar a los circuitos a los mejores superdeportivos de las diferentes marcas, y que compañías como la propia Aston Martin u otras de similar envergadura pudieran luchar contra gigantes como Toyota o Peugeot. La nueva filosofía es también idónea para Porsche, Ferrari, McLaren o Lamborghini.

El nuevo concepto logra así la presencia en pista de los súper deportivos que pueden verse (escasamente) en calles y carreteras, así como prototipos reconfigurados con la aerodinámica y presencia de estos últimos. El reglamento ha sido concebido para ofrecer la mayor espectacularidad y presencia de los coches, igualdad de rendimiento entre ellos, y presupuestos ajustados, con monturas alrededor de 1110 kg de peso y 750 cv de potencia. Podrán utilizarse motores atmosféricos y sistemas híbridos, pero controlando sus materiales y potencia. El desarrollo aerodinámico estará limitado. Como referencia, se establece unas características técnicas para un ritmo de 3 minutos 30 segundos por vuelta en el circuito de las 24 Horas, unos quince segundos menos que el actual récord de vuelta. Pero ¿como igualar el rendimiento de monturas de diferentes características técnicas y conceptos? A través del denominado Balance of Performance (BOP), sistema ya conocido en otras categorías que intervendrá en diferentes áreas del coche para crear un rasero de prestaciones.

El Hipercar de Aston Martin.
El Hipercar de Aston Martin.

Toyota y Aston Martin, de salida

Pero deben ser coches identificados y vinculados a modelos de fabricantes, bajo su paraguas, o construidos en un numero determinado para ser vendidos al público Durante estos dos últimos años, los responsables del campeonato y su reglamento trabajaron en contacto con diferentes constructores y marcas, como Aston Martin, Toyota, Peugeot, Ferrari, Porsche, Ford y McLaren. Zak Brown, por ejemplo, siempre se mostró ferviente partidario del concepto, ideal para promocionar los modelos más espectaculares de la marca británica. La FIA y el ACO estudiará cada modelo y su vinculación a marcas con poco volumen de producción para ampliar al máximo la nómina de monturas en pista. Tal es el caso de la americana Glickenhaus, o ByKolles, que ya han confirmado su intención de participar en el WEC y Le Mans bajo el nuevo concepto.

Otras marcas han dado señal de potencial interés en el nuevo campeonato, como Bentley, Brabham o Gordon Murray Automotive, esta última, empresa de uno de los más grandes diseñadores de la Fórmula 1. Murray anunciaba recientemente un acuerdo para desarrollar junto con Racing Point -el equipo de Fórmula 1- un impresionante superdeportivo, el T.50, que también podría participar en el WEC y Le Mans con una edición de 200 unidades de un modelo de dos millones de euros por unidad que incorporará una sofisticadísima aerodinámica y tecnología actualizada del famoso Brabham con ventilador que ganaba el Gran Premio de Suecia de 1978. Pero ya existen protagonistas confirmados para la primera temporada, (20/21): Toyota, Aston Martin, y la bomba recientemente anunciada del retorno de Peugeot.

La gran traca final

Sobre el papel, el potencial para el espectáculo y la participación de numerosos fabricantes es inmenso. Los organizadores esperan cuatro o cinco ya en los tres primeros años. Pero el nuevo concepto Hypercar cuenta con el extraordinario aliciente e interés por la que será una de las pruebas automovilísticas más importantes de los últimos años, el centenario de las 24 Horas de Le Mans en 2023, en la que numerosas marcas y fabricantes quieren estar presentes si lo permite el nuevo reglamento.

Pero queda una última bomba que aún no ha caído en tierra. En Bahrein, última prueba del WEC, Zak Brown anunció la presencia de McLaren en el WEC y Le Mans bajo el nuevo concepto Hypercar a condición de que los organizadores de la prueba, el ACO, y los del certamen americano IMSA, diseñen un reglamento técnico común que permita competir con la misma montura en el WEC, Le Mans, y en carreras míticas americanas como Daytona y Sebring. Fuentes bien informadas que el acuerdo, un acontecimiento histórico para el automovilismo mundial y objetivo largamente perseguido, está más cerca que nunca. Lo dicho, en el caso de Fernando Alonso solo será cuestión de cuándo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios