El segundo piloto con más vueltas

Fernando Alonso y McLaren empiezan a ver la luz al final del túnel al cuarto día

Llegaron las buenas noticias. Al cuarto día Fernando Alonso y Mclaren tuvieron una jornada de entrenamientos plácida. El asturiano pudo completar el trabajo que tenían planeado

Foto: Fernando Alonso tuvo buenas noticias después de tres días para olvidar. (McLaren)
Fernando Alonso tuvo buenas noticias después de tres días para olvidar. (McLaren)

Llegaron las buenas noticias. Al cuarto día Fernando Alonso y Mclaren tuvieron una jornada de entrenamientos plácida. El asturiano pudo completar, en cierta medida, el trabajo que tenían planeado para preparar las 500 Millas de Indianápolis, a pesar de una tormenta eléctrica que mantuvo parada la sesión durante más de una hora. Alonso acabó en la 24º plaza y pudo rodar 77 vueltas. Fue el segundo piloto más trabajador del día y pudo recuperar algo del terreno perdido en las jornadas anteriores aunque eso todavía no consigue borrar la preocupación del piloto español de cara a la clasificación.

Alonso no estaba llevando una semana de entrenamientos afortunada. El martes vio como unos problemas eléctricos paraban su progresión, el miércoles su fatídico accidente y el jueves cero vueltas tras el equipo ser incapaz de conseguir tener un monoplaza listo para la acción. Hoy, por suerte, pudo completar el programa estipulado, pero las condiciones meteorológicas no le han permitido rodar todo lo que hubiera deseado.

"Fue un día positivo para nosotros, pudimos poner el coche en la pista y probar diferentes configuraciones y aprender un poco sobre la pista y el día", dijo Alonso. "Obviamente, el turbo aumentó hoy nuestro rendimiento, por lo que las velocidades fueron más altas, y fue más una preparación de clasificación que de carrera. Además, tuvimos muchos neumáticos nuevos en los últimos días. Así que pudimos hacer muchas carreras, y sí, espero que esa información nos brinde un poco de confianza en la calificación de este sábado".

Primera vez sin problemas

El Fast Friday es una de las sesiones más importantes de la semana. Los equipos suelen mostrar sus cartas de cara a la clasificación del sábado. La presión del turbo se aumenta a nivel de clasificación para comprobar que todo se encuentra en perfecto estado para el día siguiente. Este viernes suele ser la sesión más representativa de lo que puede ocurrir el sábado.

"Llevamos un mes complicado hasta ahora. El primer día tuvimos un problema eléctrico a pesar de que el coche iba lento. El segundo día Fernando estaba contento y todo iba bien, pero nos encontramos contra el muro. El jueves volvimos a sufrir. No teníamos el coche de repuesto disponible. Este viernes hemos podido salir a rodar y nos sentimos un poco mejor. Pero aún nos queda mucho camino por recorrer. Pero ya sabíamos que nos iba a costar todo más que en 2017. Este año somos novatos y estamos aprendiendo", declaró Zak Brown a NBC.

De esta manera se enfrentará Fernando Alonso a la qualy de este sábado. Con muchas dudas en cuanto a rendimiento y fiabilidad, pero con las ideas más claras después de haber sufrido ya todo lo posible. Colarse entra los nueve mejores parece misión imposible, pero el asturiano luchará por estar lo más arriba posible. La última sesión ha sido completa en todos los sentidos, diferentes puestas a punto, pruebas aerodinámicas… con el objetivo de encontrar el reglaje ideal de un McLaren Chevrolet que empieza a ver la luz a final del túnel aunque Alonso todavía tiene una preocupación.

La mayor preocupación

Su velocidad sin rebufo fue de 226.869 millas por hora, el 30º en esa categoría, lo que podría provocar que no entrará entre los treinta primeros este sábado. "Estoy preocupado", admitió Alonso. "Es lo mismo para todos. El orden y cuando se dibuja la carrera son un factor. Si es un día caluroso, eso importará porque la pista es más caliente. Veamos cómo va mañana, pero nada está garantizado. Como vimos en 2017, las sorpresas pueden pasar. Esperemos que mañana sea una buena sorpresa y no una mala sorpresa ".

Gil de Ferran ya se encargó de recordar el problema de ser un equipo muy nuevo para la IndyCar. "Creo que hemos estado pasando por todo juntos, todo el equipo", dijo. "Tenemos mucha gente con experiencia, pero creo que como equipo somos muy nuevos. Obviamente, tenemos que atravesar las cosas con mucha calma, muy lentamente de una manera muy decidida, y este viernes todo se trató de eso. Tuvimos un buen día limpio, como dijo Fernando. Teníamos muchos neumáticos. Estuvimos trabajando en los cambios en la configuración. Creo que en la situación en que nos encontramos, es importante mantener la calma y seguir mejorando el monoplaza poco a poco".

Fernando Alonso al volante del McLaren en Indianápolis. (McLaren)
Fernando Alonso al volante del McLaren en Indianápolis. (McLaren)

La tormenta casi arruina a Alonso

La pasada jornada de entrenamientos llegó a su fin con una hora de antelación por la aparición de una tormenta eléctrica. Durante la sesión de este viernes las amenazas de tormenta volvieron a aparecer y eso provocó un parón de la sesión cuando Fernando Alonso más estaba rodando.

Todo esto ocurría a falta de más de tres horas y media para el final de la sesión y ya se especulaba con una nueva suspensión. Un hecho que provocaría una nueva decepción para el español y McLaren y un nuevo mazazo en sus aspiraciones, cuando, después de tres días, empezaban a rodar sin problemas. La organización decidió parar sin pensarlo, pero afortunadamente el cielo empezó a abrirse y, después de casi una hora y media de parón, la sesión pudo continuar y Alonso completaba el programa que tenía previsto. Mañana serán los últimos entrenamientos antes de la clasificación durante ese mismo día, aunque los pilotos no suelen arriesgar mucho y se suelen tomar con calma estas sesiones previas al momento importante.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios