Otro entrenamiento para olvidar

El mea culpa de Fernando Alonso y la consecuencia de su accidente en la Indy500

Tres días en Indianápolis y tres días tirados a la basura para Fernando Alonso. El piloto asturiano quería recuperar las horas perdidas del primer día de

Foto: Así acabó el McLaren de Alonso en Indianápolis.
Así acabó el McLaren de Alonso en Indianápolis.

Tres días en Indianápolis y tres días que no han podido ser exprimidos como le hubiera gustado a Fernando Alonso. El piloto asturiano quería recuperar las horas perdidas del primer día de entrenamientos libres en Indiana pero se encontró con un fallo al que no acostumbra. Golpeó con el muro de la curva 2 por la falta de agarre y vio cómo tuvo que decir adiós a esta segunda sesión. Una sesión en la que era el piloto con más vueltas hasta el momento del golpe. Un contratiempo para Alonso en sus ambiciosas aspiraciones para estas 500 Millas de Indianápolis.

El asturiano salió ileso del primer accidente de su trayectoria en el óvalo de Indianápolis. Pero lo que sí ha salido perjudicado del golpe ha sido parte del trabajo de McLaren y el propio monoplaza. El martes el equipo ya sufrió retrasos por problemas eléctricos. El de Oviedo rodaba tras el rebufo de Graham Rahal en su 47º vuelta del día, pero sufrió subviraje en el coche e impactó con su rueda delantera derecha con el muro exterior de la curva. El impacto le hizo salir catapultado hacia el muro interior del óvalo de Indiana para golpear nuevamente con el muro exterior.

Ahora el asturiano podría verse obligado a seguir adelante en los entrenamientos de este jueves con el monoplaza de repuesto de Carlin. El McLaren quedó destrozado tras el accidente. Alonso ya probó el coche de repuesto en abril en el Texas Motor Speedway. Solo quedan dos días más de práctica antes de que comience la calificación el sábado y tener que estar con el monoplaza suplente es sin duda otro paso atrás.

Alonso pagó la novatada

El accidente fue bastante fuerte y dejó evidentes daños en el McLaren Chevrolet. Alonso se encargó de confirmar que había salido ileso de su primer golpe en los óvalos de la IndyCar. "He tenido subviraje. Simplemente lo he perdido completamente y el muro estaba demasiado cerca, todo ha sucedido muy rápido. Perderemos algo de tiempo de rodaje de nuevo. Lo siento por el equipo, pero aprenderemos de esto y con suerte mejoraremos mañana. Por suerte ha ocurrido hoy –y no en carrera–", explicó Alonso. Aún así, el propio Alonso asumió culpas minutos después en las redes sociales y pidió disculpas a todo su equipo. “Ha sido error mío por subestimar el agarre de la curva tres hoy. Lo siento por el equipo y los chicos que tienen que trabajar mucho ahora. Lección aprendida. Volveremos a ser más fuertes".

Aunque el asturiano haya cargado con todas las culpas la realidad es que ha podido pagar la novatada del equipo. En 2017 con Andretti Autosports, Fernando Alonso no tuvo ningún problema e incluso llegó a liderar la prueba. Algo que parece impensable de la mano de McLaren viendo el rendimiento de estos días. Alonso, antes del accidente, rodaba 16º en la tabla de tiempos, con una velocidad media de vuelta de 225,433 millas por hora. En la jornada de ayer, Alonso acabó con 50 vueltas y una mejor marca de 224,162 millas por hora.

La imagen del box de McLaren después del accidente era desoladora. En un lado del garaje, los mecánicos continuaban con la ruidosa reparación del coche principal del equipo mientras también estaban con la preparación del de repuesto. En el otro lado, los ingenieros se reunian alrededor de una mesa llena de ordenadores y monitores, discutiendo en silencio.

Evitar el pánico es esencial para el proceso de recuperación, dijo De Ferran a IndyCar.com. "Eso es, literalmente, lo más importante. Nos han repartido una mano. Estas son las circunstancias con las que tenemos que lidiar, y tenemos que lidiar con ellas de una manera tranquila y decidida. Eso es todo. Sucedió. Tenemos un gran grupo de chicos que están trabajando muy duro. Veremos que pasa. Tenemos que poner un pie delante del otro".

Ni 100 vueltas en 14 horas

La principal consecuencia de este accidente es el tiempo valioso que vuelven a perder McLaren y Fernando Alonso. El piloto español tan solo ha rodado 96 vueltas en dos días. Una cifra que muchos pilotos han superado con creces tan solo en un día. "No se puede negar que los últimos dos días han hecho mella en nuestras preparaciones, no solo en la preparación del coche, sino en el desarrollo de la configuración", dijo De Ferran. "No es un secreto para nadie que en Indy es importante tener una evolución lenta y constante de la configuración del monoplaza. Cuando suceden eventos como este, es una ola de constante evolución ".

Alonso ya reconocía antes de estos segundos entrenamientos que tenían que recuperar el tiempo perdido de la última sesión. "Tenemos muchas cosas que hacer. Lógicamente vamos muy por detrás de un programa ideal para el evento. No tenemos mucha información del coche, ni de los reglajes y hemos perdido un tiempo valioso, así que mañana hay que hincarse los codos y recuperar el tiempo", comentó Alonso en declaraciones para el canal de la IndyCar. Antes del choque, Alonso le dijo al equipo que el McLaren estaba mejor que el día anterior. "Se sintió mucho mejor que ayer", dijo. "Definitivamente nos movimos en la dirección correcta, pequeños pasos que aprendimos hoy y que esperamos podamos brindar para la próxima vez", finalizó De Ferran.

Las carreras de óvalos son un mundo aparte y el menor error se magnifica a más de 370 km/h. Nada que ver con los circuitos que te puedes encontrar en la Fórmula 1. Además la puesta a punto de estos coches también es absolutamente diferente. Todo se estudia al milímetro y cualquier mínimo exceso se traduce en un accidente en la pista. Este martes Fernando Alonso ya confirmó que el monoplaza tenía una configuración muy básica para este inicio. Algo que intentarán ir cambiando con el paso de los entrenamientos pero que difícilmente conseguirán si siguen sumando más horas en el garaje que en la pista durante los entrenos.

Al final el camino a las 500 Millas de Indianápolis es como subir los escalones de una escalera hasta llegar a la cima de ella y, si te atascas en los dos primeros pasos, al final llegas tarde o definitivamente no llegas a una prueba en la que todo se mide por mínimos detalles. La configuración y puesta a punto del coche es vital. Todo esto se acentúa aún más en un equipo novato como McLaren. Si hace dos años, antes de empezar, el coche estaba por encima del piloto (Alonso era novato en óvalos y este tipo de monoplazas), ahora es al contrario y cada minuto perdido es una losa para un equipo que necesita más horas de rodaje que nadie.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios