ADIóS DE ALONSO AL WEC PARA NUEVAS AVENTURAS

Los platillos en movimiento de Fernando Alonso... ¿al Dakar con Carlos Sainz?

Alonso ha decidido dejar el WEC para asumir nuevos desafíos en otras disciplinas, a la vez que se deja la puerta abierta a la colaboración con Toyota a corto plazo, ¿en el Dakar?

Foto: Carlos Sainz y Fernando Alonso en un duelo... de pádel. (Cordon)
Carlos Sainz y Fernando Alonso en un duelo... de pádel. (Cordon)

Los dos iconos del automovilismo español compitiendo juntos en el Dakar. ¿Se imaginan? Los astros e intereses de las respectivas partes deberían alinearse, con lo que la foto aún es prematura, pero algunas señales de humo que se otean por el horizonte tampoco descartan semejante posibilidad a día de hoy. Fernando Alonso ha confirmado lo que su lenguaje corporal delataba recientemente tras lograr su objetivo con las 24 Horas de Le Mans y quizás el Mundial de Resistencia. “Explorará nuevas aventuras dentro de la familia de Toyota Gazoo Racing…”. La coletilla del comunicado oficial ha dejado revoloteando algunas posibilidades. Carlos Sainz no ha renovado el retorno con Mini al Dakar, ni ha anunciado sus planes ni retirada. Así que especulemos, que es gratis.

Todos los platillos en movimiento

Alonso sabe como mantener varios platillos en movimiento y jugar sus bazas en varias mesas. Estos días ha reconocido en Spa que volverá al WEC, pero después de 2020. Que cabe la opción del IndyCar desde el año que viene. O que tampoco descarta la Fórmula 1 el próximo año. De momento, si no brota alguna sorpresa del río subterráneo que siempre fluye en la Fórmula 1 parece difícil visualizar una oportunidad ganadora a día de hoy. Siempre y cuando no fuera cierto ese rumor sobre una vuelta imposible porque alguien se habría empeñado en que así sea…

De modo que “vamos a seguir con este reto de dominar formas diferentes de competición", como ha declaraba Alonso en Spa, y elucubrar con esas “nuevas aventuras dentro de la familia Toyota” que insinúa el piloto español. Por ejemplo, las 12 Horas de Bathurst, otra mítica carrera del calendario internacional. Toyota Australia estaría valorando la posibilidad de competir en esta prueba con el nuevo Celica GTR si se dieran las condiciones apropiadas. De momento, que el tiempo confirme o desmienta seguir con el fabricante japonés por esta vía, aunque no parece una opción a corto plazo. Aunque quizás sí con el equipo de Zak Brown.

Zona de confort, zona de riesgo

El Dakar se antojaría un opción verosímil con los datos que conocemos. Las pruebas de Alonso con la filial sudafricana de Toyota ya se han producido. Sus sensaciones para acometer este desafío aun son una incógnita. Pero si con Indianápolis y el WEC Alonso salía de zona de confort, como ha comentado en varias ocasiones, con el Dakar entra en otra de riesgo por ser territorio tan diferente para ese ‘software’ acumulado durante tantos años en los circuitos.

Sebastian Loeb y Carlos Sainz fueron maestros en los rallies, una especialidad cercana aunque no similar a los raids, y su proceso de adaptación no ha sido sencillo. El francés aún no ha ganado la prueba y a Sainz le costó varios años con dosis de sinsabores y accidentes. Pero si el desafío fuera lo suficientemente estimulante, ya sabrán Toyota y Alonso mejor que nadie cuál ha de ser el programa necesario para lograr la mejor preparación que permitan las circunstancias. ¿Con Carlos Sainz, por ejemplo?

Sainz y Toyota

El ‘ticket’ Alonso-Sainz haría la boca agua a cualquier departamento de marketing con programa deportivo. El fabricante japonés habrá evaluado el retorno mediático de la presencia de Alonso en el WEC. En 2020 se cumplirán treinta años del primer título de Sainz con Toyota. Su imagen también está sólidamente vinculada a la marca japonesa. Sainz no ha hecho mucho ruido al respecto, pero el rendimiento de Mini en el pasado Dakar dejó dudas sobre la madurez del proyecto 'buggie' y el potencial de X-Raid para acelerarlo. Sainz venía del portaaviones de Peugeot, y las comparaciones resultarían inevitables.

Que un profesional con los esquemas que distinguen a Sainz no haya confirmado en mayo el retorno con Mini puede insinuar la consideración de alguna otra opción u oferta. Una hipotético proyecto en común con Alonso añadiría más dividendos a esa foto inédita de dos dobles campeones del mundo de Fórmula 1 y rallies compitiendo juntos en el Dakar. Una imagen que también haría llorar de emoción al ASO en otra encrucijada clave de la historia dakariana.

El Dakar, en otro hito histórico

Porque el Dakar afronta en 2020 el tercer gran hito de su historia. Adiós a Sudamérica, después de Africa. Arabia Saudí ha puesto el talonario sobre la mesa y se lleva la prueba a sus territorios. Los grandes figuras del Dakar que viajaron a la reciente presentación oficial han comprobado el calibre de la apuesta. Arabia Saudí quiere abrirse al exterior. El reino del petróleo se llevó la Fórmula E eléctrica y ahora le ha tocado el turno al Dakar. Un proyecto de Alonso con Sainz ofrecería un impacto mediático incalculable en momentos tan cruciales. Que pregunten a los responsables del WEC, a quien Alonso agradeció el miércoles sus esfuerzos para allanar el camino y su presencia en el campeonato. De abrirse la ventana a semejante posibilidad, en el ASO deberían jugar a fondo sus cartas ante otra encrucijada de caminos del Dakar.

Así que, ¿”nuevas aventuras en el seno de Toyota”, “en un futuro cercano", “a corto plazo”? Alonso sigue manteniendo en movimiento todos sus platillos. "Dentro de dos meses" veremos cuál es el primero en caer.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios