"TENEMOS UN BUEN COCHE DE CARRERAS"

El viejo amigo de Carlos Sainz que quiere poner patas arriba el McLaren (del futuro)

Sainz y McLaren llegan a Bahréin con optimismo. Los de Woking aterrizan en el segundo gran premio de la temporada con nuevas mejoras y con un viejo amigo del piloto español

Foto: Carlos Sainz y McLaren son optimistas con el MCL34. (EFE)
Carlos Sainz y McLaren son optimistas con el MCL34. (EFE)

Carlos Sainz y McLaren llegan a Bahréin con optimismo. Los de Woking aterrizan en el segundo gran premio de la temporada con nuevas mejoras con las que esperan dar un salto en su rendimiento y, sobre todo, en fiabilidad después del varapalo sufrido en Australia. Incluso James Key, el ex jefe técnico de Toro Rosso -donde ya coincidió con Carlos-, hará su primera aparición en McLaren después de su complicado fichaje. Grandes noticias para el piloto español que espera tener oportunidades en Sakhir y conseguir sus primeros puntos de la temporada en una carrera que Renault tiene prohibido volver a fallar y en un trazado que representará mejor donde está cada monoplaza.

El madrileño ha confesado que el coche no tiene ningún problema de base y destaca que es un monoplaza con gran capacidad de evolución. Al final, la batalla de la zona media se decide por este tipo de cosas. Quien más evolucione y añada más nuevas piezas con éxito se lleva el premio. Ese es el factor que provocó la caída de los de Woking el año pasado y Sainz cree que están preparados para que esta temporada eso no se repita.

James Key: esperanza para McLaren

James Key fue fichado por McLaren el año pasado, siendo uno de los ingenieros más prometedores del gran circo, pero fue liberado recientemente tras largas negociaciones por problemas con su contrato. El británico es uno de los grandes fichajes de los Woking en su reestructuración para salir del pozo y en quien consideran clave para dar la vuelta a la tortilla. Comenzó a trabajar a principios de esta semana, y McLaren ya ha decidido llevarlo directamente a la acción, por lo que estará presente en Bahréin este fin de semana.

Las esperanzas con su llegada son grandes pero Sainz, quien ya lo conoce, se ha mostrado cauto. "Va a tener un impacto rápido en el coche del año que viene", agregó el español. “Este año es más sobre los procedimientos, cómo funciona el equipo, cómo conocer el coche de este año. Ese proceso de aprendizaje le dará una buena base para el próximo año. Este año es difícil para él tener algún tipo de impacto porque acaba de llegar". Al margen de su formación y experiencia como ingeniero, Key ha destacado también por su capacidad organizativa y de gestión. Durante su trayectoria ha llevado a cabo todo tipo de labores técnicas en diferentes posiciones, bagaje que le ha permitido acumular una gran experiencia práctica a todos los niveles. Cuando parecía que su carrera iba encaminada a ser un hombre importante en Red Bull, apareció McLaren.

Carlos Sainz confesó haber tenido una larga conversación con él tras su llegada. "Almorcé con él", dijo. “Comenzó esta semana, así que estuve en la fábrica también con él. Tuve una sesión de simulador y él formó parte de la sesión informativa, y comenzamos a hablar. Empezó a conocer muchos nombres nuevos, como cuando yo llegué a fines del año pasado, y es un gran activo para el equipo. Tengo una gran relación con James de nuestros días en Toro Rosso, por lo que es bueno ver a un viejo amigo en un nuevo entorno. Creo que será un gran activo".

Carlos Sainz durante el GP de Australia. (EFE)
Carlos Sainz durante el GP de Australia. (EFE)

Más cerca de Ferrari y Mercedes

Una de las asignaturas pendientes de McLaren es la potencia del motor Renault. Un factor que sufrieron en gran medida en los tres años con Honda y también la temporada pasada con los franceses. Este año han dado con la tecla y las diferencias con Mercedes o Ferrari se han reducido bastante. "En comparación con el año anterior, creo que tenemos un buen coche de carreras que debemos mejorar en clasificación. Pero estará más o menos ahí. Quizás este año dependemos menos de las rectas, en ese sentido será un año un poco nuevo porque no iremos a Canadá, Spa o Monza diciendo que el fin de semana está perdido, ahora tendremos opciones de puntuar", ha declarado.

Sainz reconoció que los datos de velocidad de Melbourne habían proporcionado noticias alentadoras sobre la potencia del monoplaza. Las velocidades más altas el año pasado, fueron 10-12 km/h más lentas que los mejores en cada sesión de calificación, y este año parece que están a solo 2-3 km/h. "Se debe a la fuerza aerodinámica, pero también porque el motor ha mejorado", dijo. El paso hacia delante de Renault esta temporada da confianza a Sainz y le hace pensar que no sufrirán tanto en recta como en 2018. El mejor espejo para ver McLaren había creado una buena máquina que permite luchar por liderar la zona media se reflejó en Lando Norris. El joven británico conseguía colarse en la octava plaza en Melbourne. "Estoy seguro de que, si traemos piezas que funcionan, se puede rápidamente empezar a mejorar".

La diferencia entre estar en Q3 y caer en la Q1 se resume en poquísimas décimas y cualquier problema con el tráfico y algún fallo de pilotaje podría decidir tu futuro en el gran premio. Australia dejó un claro ejemplo con Pierre Gasly y el propio Sainz. "Hay optimismo en el equipo, sobre todo porque no sabíamos muy bien dónde íbamos a estar. Yo tenía buenas sensaciones después de los libres y de los test de que podríamos rascar algo en clasificación, aunque desgraciadamente no lo pudiera demostrar, pero sí, el coche está ahí", ha asegurado. "Entrar en Q3 o quedarte en Q1 dependerá de si esas últimas dos décimas caen o no a tu favor".

Renault tiene prohibido fallar

La fiabilidad ha sido un tema clave para Renault durante la era híbrida de F1, y Sainz dijo que el fracaso tan temprano en Australia fue frustrante, a pesar de que el rendimiento y la potencia del motor habían mejorado. Sainz se ha visto obligado a colocar su segundo MGU-K de la temporada para este fin de semana después de su problema en Melbourne. Los pilotos están limitados a tres cambios de cada componente de unidad de potencia en una temporada y eso deja en una sensación de que Renault tiene prohibido fallar.

Sainz admitió que el sistema de recuperación de energía era el "punto débil" de su MCL34. "Esperemos que Renault lo estén viendo, y lo hayan estado observando durante estos últimos días y hayan descubierto, con suerte, la causa de los problemas", dijo. "Hemos implementado algunas soluciones para esta carrera, y si van a funcionar o no, tenemos que verlas. Pero es cierto que tuvimos un par de problemas durante las test de pretemporada, por lo que es un punto débil del monoplaza. Necesitamos seguir trabajando para asegurarnos de que no tiramos más puntos a la papelera porque ya lanzamos algunos de ellos en Australia".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios