El finlandés podría continuar en ferrari

Kimi Raikkonen, el piloto que se pegaba juergas de 16 días y subía al podio

Kimi Raikkonen, que cumplirá 39 años en octubre, está realizando su mejor temporada en su segunda etapa en Ferrari. En una biografía autorizada cuenta su relación con el alcohol

Foto: La continuidad de Raikkonen en Ferrari más cerca que nunca. (EFE)
La continuidad de Raikkonen en Ferrari más cerca que nunca. (EFE)

Mientras Carlos Sainz hereda el asiento de Fernando Alonso en McLaren, Pierre Gasly se va a Red Bull y en Mercedes todo el mundo renueva, Ferrari tiene una incógnita con uno de sus pilotos, Kimi Raikkonen. El finlandés, que cumplirá 39 años en octubre, vive una segunda juventud, con su mejor temporada en años. En Finlandia acaba de publicarse una biografía autorizada sobre el piloto, titulada 'El desconocido Kimi Raikkonen'. En ella, Raikkonen admite que beber le ayuda a controlar el estrés. De hecho reconoce que en 2012 se pasó 16 días de fiesta y cuando llegó al Gran Premio de España acabó tercero.

Esto es algo que viene de atrás. Durante el servicio militar ya fue sancionado por beber alcohol y por su mala disciplina. Uno de los días estaba borracho y no podía pasar por la entrada principal, así que junto con un amigo decidió escalar una valla. Sorprendidos por los guardias, el otro chico fue detenido, mientras que Kimi logró esconderse en una zanja. Luego se encerró en una caseta, esperando encontrar refugio hasta la mañana siguiente, escapando de los perros de los militares que lo perseguían. A la mañana siguiente fue descubierto, borracho y embarrado. Una de las historias que se podrá encontrar la gente en una biografía que parece no tener desperdicio.

Aparte de su problema con el alcohol, el finlandés tenía otra obsesión. Llegar a la Fórmula 1. Su camino no fue nada fácil. Su padre tuvo que terminar trabajando en tres empleos para costear su carrera en el automovilismo. Cuando comenzó a destacar, el finlandés no dudó en dejar los estudios. "Perdí totalmente los nervios con eso de ir a la escuela, así que metí la caja de herramientas en el coche y me marché a Holanda", desvela en el libro, donde también explica que tenía que pedir permisos en la mili para salir a las carreras. Una obsesión por el automovilismo que le salió bien al finlandés.

Raikkonen es tercero en el Mundial, por detrás de Hamilton y Vettel. (Reuters)
Raikkonen es tercero en el Mundial, por detrás de Hamilton y Vettel. (Reuters)

El mejor año de su segunda etapa

Otro dato llamativo que cuenta en su biografía fue que tras cerrar el acuerdo con Ferrari para correr en 2014, tiró su teléfono al agua. Fue el comienzo de una segunda etapa en la Scuderia con más pena que gloria, pero que está cambiando este año. Sus buenos resultados han provocado que los de Maranello se replanteen su futuro. Con una de las mayores promesas como Charles Leclerc en la reserva, Ferrari puede optar por renovar el contrato al campeón del mundo de 2007 por dos años más. La escudería italiana considera que es demasiado pronto para dar un asiento al joven monegasco, y después de la buena temporada del hombre de hielo no vería con malos ojos que siguiera. Raikkonen es tercero en el mundial de pilotos a 67 puntos de la cabeza y suma ya ocho podios en 12 carreras esta temporada. A pesar de no subirse a lo más alto del cajón, su regularidad y ritmo con el SF71H están dejando muy buenas sensaciones. En los años anteriores junto a Sebastian Vettel no se vio al mejor Kimi. En 2017, con un monoplaza un poco más parejo al Mercedes, el finlandés quedó muy lejos de los tres primeros, lo que provocó que muchos pidieran la retirada del veterano piloto.

Este año es diferente. El piloto finlandés arrancó la temporada de la mejor manera. Con un Ferrari a la altura, logró dos podios en las tres primeras carreras. En Albert Park quedó segundo en clasificación, por delante de Sebastian Vettel. Pero en Baréin abandonó tras un error del equipo en su parada. Sin embargo, supo reponerse en China y lograr un tercer puesto en la locura de Shanghái.

Su peor momento de la temporada llegó en Europa, aunque empezó con su mejor resultado. En Azerbaiyán fue de menos a más. Un pobre sexto lugar en la clasificación. Un toque en la primera vuelta con Esteban Ocon para caer hasta el décimo segundo lugar. Todo parecía cuesta arriba pero en la vuelta 41 se colocó cuarto tras el lamentable choque entre Ricciardo y Verstappen en la recta de meta. Para finalmente conseguir acabar segundo en una carrera que parecía perdida. El pinchazo de Bottas y la pasada de frenada de Vettel al intentar adelantar a Hamilton le dieron esta posición. En España, las cosas se empezaron a torcer para el de Espoo. Un problema mecánico en su monoplaza le hizo abandonar. En Mónaco solo pudo ser cuarto en uno de las carreras más aburridas de la temporada. Y en Canadá volvió a flaquear y únicamente consiguió sumar 8 puntos.

Con el regreso a tierras francesas, otra vez volvió una buena versión de Raikkonen. Logró volver al podio tras tres malas carreras y superó también a su compañero por tercera vez en la temporada. En Austria fue segundo y en Gran Bretaña, tercero. Ese tercer lugar del podio es propiedad del 'Iceman' este año. Tanto es así que el de Ferrari también ha terminado tercero tanto en Hockenheim como en Hungaroring. La regularidad parece haberse apoderado del finlandés, prácticamente sin fallos y el único que ha estado en el podio en todas las carreras desde el Gran Premio de Francia.

Rajada de Merhi

Sin duda, la victoria es el principal problema del campeón del mundo de 2007 y por lo que es tan criticado. Lleva más de cinco años sin quedar primero en un carrera. Su última victoria fue en el Gran Premio de Australia de 2013 con Lotus Renault. Por ese motivo muchos se cuestionan su continuidad en la escudería de Maranello. Pese a que Maurizio Arribavene lo vea como el ideal escudero, ni una victoria en dos años con un Ferrari tan potente hace pensar que es momento de finiquitar su relación.

Uno de los más críticos tras la salida de Alonso de la Fórmula 1 fue Roberto Merhi, el expiloto de F1 y ahora en la F2. Se despachó a gusto en contra del gran circo y puso de ejemplo al piloto finlandés. “Que Fernando Alonso se tenga que retirar de la Fórmula 1 siendo el mejor piloto de la parrilla quiere decir que algo está mal. Yo estoy seguro de que la Fórmula 1 pierde sin Fernando. Ahora solo falta que Ferrari renueve a Kimi", expresó el español en su cuenta de Twitter. Lo que está claro es que el finlandés está cuajando una buena temporada y ahora queda la pregunta que tiene que hacerse Ferrari. ¿Se merece la renovación?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios