¿se Adapta Raikkonen por ahora mejor al SF71H?

El punto flaco de Vettel para que Raikkonen le gane por primera vez en Ferrari

A pesar de ganar, Vettel fue batido en Albert Park por Raikkonen y reconoció su falta de confianza en el nuevo monoplaza. Señales que en el pasado también anticiparon problemas

Foto: Vettel en el GP de Australia. (Reuters)
Vettel en el GP de Australia. (Reuters)

“Siento que el coche no está todavía ahí, no responde como te gustaría, todavía derrapa en sitios donde no quieres que lo haga”. La de Sebastian Vettel era una confesión poco habitual para quien acababa ganar tras batir a Lewis Hamilton y Mercedes. Pero resultaba coherente en un fin de semana donde además Kimi Raikkonen le había batido por primera vez en Albert Park desde que comparten el mismo monoplaza.

¿Es el comportamiento del SF71H contraindicado para el estilo de pilotaje de Vettel? ¿Podría repetirse el ejemplo como en 2014 con Daniel Ricciardo? Aunque se trataba solo de una primera carrera, quizás Raikkonen tenga en 2018 la mejor oportunidad para batir al alemán. Aunque no parece probable por parte de un piloto que está en la recta final de su carrera deportiva, por la misma razón la píldora sería amarga de tragar.

La tendencia fue clara durante durante todo el fin de semana. Sesión tras sesión Vettel era más lento que Raikkonen, incluido el Q3. En carrera, tampoco podía seguir el ritmo de Hamilton ni del finlandés. Fueron su posición de salida y el retraso acumulado durante la prueba los factores que jugaron a su favor cuando salió el coche de seguridad. A pesar del triunfo, Vettel fue sincero para reconocer que algo no encajaba con su estilo en el todavía adolescente SF71H.

Algo no encaja con el SF71H

“Quiero un monoplaza muy preciso cuando piso el freno y giro, y en este aspecto aún no estoy contento. Hay que alcanzar un compromiso y, por supuesto, nuestra obligación es adaptarte a los problemas que tienes pero me gustaría que fuera diferente si pudiera elegir. No es un gran drama, podemos convivir con ello, pero también siento que tienes más confianza si se puede solucionar”. Vettel explicaba la clave del pilotaje al límite, cuando el instinto toma el poder sobre el pensamiento consciente y racional. “Aquí es donde se marcan las diferencias si tienes la confianza en el coche, no tienes que pensar, solo vas a por ello. Y por ahora hay que ser demasiado consciente”.

En 2017, el SF70H era extremadamente competitivo en los circuitos lentos, pero caía ante la superioridad aerodinámica del W08 en las pistas rápidas. En convergencia con el concepto de Mercedes, los técnicos de la Scudería decidían alargar la longitud de la plataforma de su nuevo monoplaza, aunque manteniendo el elevado 'rake' (altura de la parte trasera al suelo) de la temporada anterior. La nueva montura aún tiene recorrido de exploración por delante, pero desde el inicio de la pasada temporada Vettel exprimía al SF70H con una agresividad y confianza de la que carece con su sucesor. De momento, el estilo menos agresivo de Raikkonen con el eje delantero no exacerba ese comportamiento ya visto en Montmeló cuando sus pilotos buscaban el límite al eje trasero del SF71H. Y sin confianza, Vettel ha sufrido en el pasado. Incluso ha sido derrotado.

Vettel y Raikkonen. (Reuters)
Vettel y Raikkonen. (Reuters)

¿Igual que con Ricciardo en 2014?

Los monoplazas con escape de soplado de Red Bull eran como un guante para ese estilo del que hablaba en Melbourne, ya que le permitían hacer rotar su monoplaza en las curvas con gran efectividad y acelerando muy pronto. Una seguridad que también le proporcionaba el más corto SF70H. “Es tremendamente sensible a ciertos aspectos de la puesta a punto”, explicaban tanto Christian Horner como Helmut Marko en aquel 2014, cuando fue ampliamente batido por Daniel Ricciardo. “Sebastian es un perfeccionista, necesita que el coche esté realmente perfecto, y si no lo está, no puede hacer las cosas que Daniel hace”, explicaba entonces Marko.

En 2014 aterrizaba la tecnología híbrida con monoplazas muy diferentes. Vettel venía de ganar cuatro títulos consecutivos y nueve carreras seguidas el año anterior. Pero en la primera de Australia cayó sorprendente y estrepitosamente frente a Ricciardo. Arrancó desde la decimotercera posición de parrilla. El alemán se quejaba entonces de un comportamiento ‘horrible’ de su monoplaza. Al cabo de cuatro carreras, el australiano le había superado por 3-1 en los entrenamientos. En dos de ellas el equipo le pidió durante la prueba que dejara pasar a su compañero de equipo.

Al final de aquella temporada Ricciardo ganó tres carreras y Vettel se quedó en blanco por primera vez desde que llegó a la Fórmula 1. En el Gran Premio de Italia el australiano le humilló con un gran adelantamiento en la pista. El alemán no buscó excusas y siempre reconoció que no estuvo a la altura de su rival. Tampoco pudo sacar el partido de su compañero al RB10, con el que castigaba los neumáticos de Pirelli más que su rival.

Sebastian Vettel. (EFE)
Sebastian Vettel. (EFE)

Caer ante Raikkonen, lo que faltaba

En 2012, mientras Adrian Newey intentaba solucionar los problemas derivados de la modificación reglamentaria de los escapes de soplado, Mark Webber batía a Vettel en la primera fase de la temporada. El RB8 se mostraba inconsistente de comportamiento con la evolución introducida en la pretemporada de Montmeló, pero el australiano se adaptaba mejor. Empezó superando al alemán en Australia y también en China. Hasta mitad de año Vettel solo había ganado una carrera. Pero desde que Red Bull incorporó escalonadamente su última y potente evolución a partir de Italia el alemán encadenó victoria tras otra para ganar el título.

Vettel ha arrancado 2018 con un patrón que ha delatado problemas otras temporadas. La naturaleza de Albert Park quizás haya exacerbado su inicial falta de simbiosis con el SF71H, lo que podría no ser el caso en otro tipo de trazados. Al monoplaza italiano y su equipo les falta aún recorrido de evolución y experiencia, y Vettel todavía necesitará adaptar la nueva montura a su estilo de pilotaje.

Vettel siempre ha superado netamente a Raikkonen, salvo en los clasificatorios de 2015 (13 a 8 a favor del segundo, aunque con averías del alemán) El finlandés nunca ha sido rival. ¿Podría saltar la sorpresa y cambiar las tornas en 2018? Lo que le faltaría a Sebastian Vettel, después de ser señalado por Sergio Marchionne como uno de los responsables de no haber ganado el título en 2017.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios