los peinados más carismáticos de la f1

¿Qué le pasa a Vettel en la cabeza?

Los peinados, como los cascos, han pasado de seña de identidad a elemento decorativo. Sebastian Vettel nos sorprendió en la pasada carrera con un cambio de 'look'... peculiar.

Foto: Parece que Sebastian Vettel se quiere mucho a sí mismo. (EFE)
Parece que Sebastian Vettel se quiere mucho a sí mismo. (EFE)

Sebastian Vettel nos dejó a todos boquiabiertos en el Gran Premio de Australia mucho antes de agenciarse la victoria de forma tan inesperada. Desde que puso un pie en Albert Park y los fotógrafos empezaron a captar las primeras imágenes, fue difícil no darse cuenta de que algo había cambiado: su peinado.

Las bromas acerca de su curiosa elección de estilismo no se hicieron esperar. En El Confidencial, lejos de cuestionarnos su gusto o incluso un posible ajuste de cuentas de su peluquero, nos hizo echar la vista atrás, a los peinados más carismáticos que han desfilado por la parrilla de la categoría reina.

Graham Hill no rivalizaba en elegancia con Grace Kelly, pero casi. En la imagen aparecen los dos en el podio del GP de Mónaco de 1969. (Imago)
Graham Hill no rivalizaba en elegancia con Grace Kelly, pero casi. En la imagen aparecen los dos en el podio del GP de Mónaco de 1969. (Imago)

Claramente, los tiempos han cambiado. No encontrarán en la parrilla de los años 50 y 60 un pelo fuera de su lugar. No hay más que recordar la elegancia natural de Graham Hill. Teniendo en cuenta los estándares de sofisticación de la época, la apariencia desenfadada y la barba del piloto sueco Jo Bonnier pueden considerarse incluso transgresores. Eran años de afeitados apurados, bigotes bien recortados y gomina. Tal vez por eso, su estilo parece avanzado a su tiempo.

Característico y arriesgado fue también el estilo de Chris Amon, uno de los primeros en atreverse a dejar el pelo, al menos el que tenía, crecer libremente. La llegada de los setenta popularizó las melenas abundantes, las patillas, pero un piloto en concreto nos dejó con la boca abierta, y no por sus logros en pista. El austriaco Harald Ertl, que disputó 19 grandes premios entre 1975 y 1978, no inscribió su nombre en el paseo de la fama de la Fórmula 1, pero su imponente bigote es de los que ganan concursos. ¡Un look difícil de superar!

El inconfundible bigote del piloto austriaco de Harald Ertl. (Imago)
El inconfundible bigote del piloto austriaco de Harald Ertl. (Imago)

Difícil… pero no imposible. Si al carismático 'look' de Emerson Fittipaldi añades dos títulos mundiales, es garantía de que nadie olvide sus inigualables patillas. Es uno de los estilismos más recordados de la Fórmula 1, de los que crean escuela. Probablemente Emmo gane la batalla a las patillas más imitadas (aunque a peculiar le gana el rodesiano John Love), pero sin lugar a dudas fue James Hunt quien creó escuela en asuntos capilares… y tal vez en otros también. Su melena rubia arrancaba suspiros y pocos la lucieron con tanto estilo.

Aunque el neozelandés Howden Ganley se gana una mención en lo que a melenas setenteras se refiere. Es difícil olvidar su abundante pelo negro aderezado con unas patillas bien tupidas. Por si no le conoces, ya que su carrera en F1 no fue exitosa, Ganley fue uno de los primeros empleados de su compatriota Bruce McLaren. De mecánico a piloto de Fórmula 1, su historia es la de un sueño realizado. Y con 'pelazo', que siempre suma.

James Hunt, el 'rockstar' de la categoría reina. (Imago)
James Hunt, el 'rockstar' de la categoría reina. (Imago)

La llegada de los 80 y de MacGyver azotó fuertemente la parrilla. Nunca sabremos si aquel que corría bajo el nombre de Stefan Johansson era el sueco que decía ser o el propio MacGyver asombrándonos de nuevo con su versatilidad. ¿Separados al nacer? Júzgalo tú mismo.

La llegada de los noventa no podía traer nada bueno, que se lo digan a Jacques Villeneuve y sus experimentos con el tinte. Rojo, morado, rubio platino… ninguno se le resistió. Sin duda, se ganó el título al ‘look’ más extravagante de la Fórmula 1. Ni siquiera lo que estaba por venir ha podido hacerle sombra. Lewis Hamilton, con su experimento platino y las trenzas es quien más cerca ha estado de desbancarle, pero por pionero, el canadiense merece conservar su corona.

A Jacques Villeneuve se le fue la mano con el agua oxigenada en los 90. (Reuters)
A Jacques Villeneuve se le fue la mano con el agua oxigenada en los 90. (Reuters)

Los peinados, como los cascos, han evolucionado, se han modernizado y han marcado épocas. Sebastian Vettel fue de los primeros en experimentar con su casco, cambiándolo casi de carrera a carrera. Ahora nos sorprende con un peinado que aprobaría el mismísimo Thomas Shelby de los Peaky Blinders. Sea como sea, nunca es tarde para volver a los orígenes. Sugerimos a Graham Hill como modelo a seguir. ¡Por pedir que no quede!

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios