CON CARÁCTER RETROACTIVO DESDE ENERO

La ayuda de Madrid a la bici eléctrica: hasta 600 euros si no es deportiva o de gama alta

Con un máximo de 600 euros por bicicleta, la comunidad anuncia un plan de ayuda para comprar bicis eléctricas. El responsable técnico explica los criterios a El Confidencial

Foto: La Comunidad de Madrid busca fomentar el uso urbano de la bicicleta eléctrica. (EFE)
La Comunidad de Madrid busca fomentar el uso urbano de la bicicleta eléctrica. (EFE)

La Comunidad de Madrid ha implementado un programa de ayudas para la compra de bicicletas eléctricas de uso urbano e interurbano. Dichas ayudas alcanzarán a bicicletas eléctricas con un precio máximo de hasta 4.000 euros. La subvención supondrá el 50 % del precio total, con un máximo de 600 euros. El plan tiene carácter retroactivo, y comprenderá aquellas bicicletas eléctricas urbanas compradas desde el pasado 1 de enero.

En el programa de la comunidad no entra cualquier tipo de bicicleta. “Sobre todo, porque el plan se han basado en criterios técnicos y de calidad”, explica Juan Ochoa, experto en 'e-bike', asesor de El Confidencial en materia de ciclismo, y responsable del informe técnico que ha definido junto con la Consejería de Medio Ambiente las cualidades y capacidades que han de cumplir aquellas bicicletas eléctricas que acceden a la subvención. “Con estas ayudas se intenta promover que el usuario compre una buena bici que dure muchos años dando servicio. No se busca la ayuda oportunista y de imagen, sino una clara intención de fomentar el uso urbano, pero también interurbano entre los municipios de la comunidad”.

Ochoa ha trabajado estos últimos meses en la articulación técnica del plan con el viceconsejero de Medio Ambiente de la comunidad, Mariano González, además de su equipo, y en colaboración con Atebi (Asociación de Tiendas Especializadas en Bicicletas) y AMBE (Asociación de Marcas y Bicicletas de España). La presentación del plan contó con la presencia de la consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín, y tuvo lugar en una conocida tienda de bicicletas de la capital como forma expresa de apoyo al comercio de proximidad.

La consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín, junto a Juan Ochoa, responsable del informe técnico de las ayudas. El plan se presentó en una tienda de bicicletas como apoyo al comercio de proximidad.
La consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín, junto a Juan Ochoa, responsable del informe técnico de las ayudas. El plan se presentó en una tienda de bicicletas como apoyo al comercio de proximidad.

Qué bicis sí y cuáles no

“Era muy importante que el fin primordial de la ayuda fuera fomentar la movilidad urbana e interurbana, no la compra de una bicicleta eléctrica en sí misma”, explica Juan Ochoa a El Confidencial, quien apunta que “se ha primado la 'e-bike' para poder asumir la orografía de Madrid, una ciudad que tiene numerosos desniveles, y también para el uso interurbano de media e incluso larga distancia" apunta. "Tienen que ser bicis que se cataloguen como urbanas dentro de la denominación de las marcas y fabricantes. Y como hay muchas acepciones de marketing que avalan este espectro, al final hemos tenido que delimitar las bicis por componentes que deben llevar montados de fábrica, y que son inherentes a este uso urbano: luces fijas y alimentadas por la batería principal de la bici, guardabarros completos y fijos, y pata de cabra o caballete, todo lo ello montado de fábrica. Si luego lleva suspensiones está todo abierto, pero ha de ser una bici con enfoque claro y eminentemente urbano. Es lo bueno de esta subvención, no está destinada a la compra de bicicleta eléctrica de carácter deportivo”.

Cualquier bici que cumpla con los criterios anteriores es apta para las subvenciones, independientemente del tamaño de rueda o de si es o no plegable. “No se puede modificar la bici ni montar lo que no viene de fábrica para evitar la picaresca y la venta de bicis deportivas de montaña” explica Ochoa. Otro requisito es que la batería ha de contar con una capacidad de 250 vatios/hora o superior. "Por ejemplo, las bicicletas que oscilan entre 2.000 y 3000 euros suelen contar con capacidades superiores o iguales 400 w/h. Pero el plan tiene como tope máximo 4.000 euros de precio de venta al público. Este es un límite por arriba, no por debajo. Por tanto, cualquier bici eléctrica que cumpla con los requisitos técnicos mencionados (guardabarros, luces y pata de cabra y 250w/h o más de batería) entraría dentro de la subvención", explica Ochoa,

“Con el tope de 4000 euros entra un grueso de bicis de calidad importante. España está en el tren de cola en cuanto a la movilidad real de 'e-bikes' urbanas. Si tenemos en cuenta la media de precio de las bicis eléctricas de uso urbano que se venden en España y Europa, hablamos de los 2000/2.500 euros por 'e-bike' para este tipo de uso. Lo bueno es que este plan fomenta el uso de bicis de calidad con una batería de capacidad mínima y calidad de motores y componentes para que sea una bici duradera y evite la venta oportunista para captar subvenciones”.

El plan de ayudas de la comunidad busca promover el uso urbano e interurbano de las bicis eléctricas.
El plan de ayudas de la comunidad busca promover el uso urbano e interurbano de las bicis eléctricas.

Tramitación 'online'

¿Cómo se va a articular dicha ayuda? “La comunidad nos ha trasladado que Tragsa, empresa publica, va a gestionar las solicitudes a través de un sistema on line. Quien compra la bicicleta podrá tramitar la ayuda con su factura y la documentación adicional solicitada a través de la web destinada a estas solicitudes. Y además está muy bien que la gestión sea a través de un sistema on line. Por ejemplo, en Valencia lo hicieron a través de unos comercios adscritos, está muy bien, pero muchas tiendas no tienen suficiente personal para gestionar las solicitudes”, explica Carlos Núñez, portavoz de AMBE.

La asociación ha valorado muy positivamente la ayuda sobre otras similares implementadas en España. “La medida es muy bienvenida. Hablamos de bicicletas que de un precio medio de 1.400/1.500 euros, y no todo el mundo puede acceder a ellas tan fácilmente. Comparando con medidas similares en España, los criterios creemos que son acertados. Por ejemplo, las del Área Metropolitana de Barcelona o de la Comunidad Valenciana (250 euros) son inferiores. Es una ayuda que nos parece muy conveniente, porque en una bici de 1.200 euros te ahorras la mitad. Es una ayuda de verdad”.

Bici por abono de transporte

A pesar de un precio medio superior de las bicicletas eléctricas sobre las convencionales, las facilidades de financiación actuales también pueden contribuir a su adquisición en paralelo a la ayuda de la comunidad. “Todas las financieras en el mundo del deporte y la bici al particular permiten adquirir bicicletas por ese precio en condiciones ventajosas. Te llevas, por ejemplo, una factura por 3.000 euros para la subvención, puedes financiarla a 24 o 36 meses, y descuentas la ayuda. El efecto es que por poco más de lo que te cuesta el abono de transporte interurbano mensual estás pagando por una bici de calidad que es tuya, un vehículo ligero, sostenible y dinámico”.

“Estoy gratamente sorprendido, porque incluso se ha pasado de los 500 euros inicialmente previstos a un máximo de 600 por bicicleta", remata Juan Ochoa. "Tengo que decir que la experiencia ha sido muy buena por la cantidad de gente que me ha consultado desde muchos ámbitos para realizar el reglamento técnico, y con la celeridad de cumplir los plazos siempre amparados en criterios de calidad. En la Comunidad nos han escuchado mucho, y han mostrado una gran voluntad por hacer las cosas bien”.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios