El motor de una bicicleta eléctrica: por qué no todas son iguales
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
DIFERENTES TIPOS DE COMPORTAMIENTO Y PRECIO

El motor de una bicicleta eléctrica: por qué no todas son iguales

El motor en una bicicleta eléctrica es un factor clave en su rendimiento y precio, por lo que conviene conocer la oferta y sus características a la hora de decantarse por este tipo de bicis

placeholder Foto: Juan Ochoa, pionero de la bicicleta de montaña en España, con una de sus e-bikes.
Juan Ochoa, pionero de la bicicleta de montaña en España, con una de sus e-bikes.

¿Es la bicicleta eléctrica una bici 'con motor', o 'a motor'? La respuesta ayuda a entender una nueva modalidad en el segmento de la bicicleta de montaña. Pero conviene tener todos los conceptos claros con un elemento que está revolucionando el mundo de las dos ruedas: el motor.

La incorporación de la asistencia eléctrica puede distorsionar el concepto de lo que tradicionalmente se considera una bicicleta. Conocer mejor este elemento resulta fundamental al decantarnos por los diferentes tipos de bicicletas que ofrece el mercado, tanto si se opta por una ‘muscular’ convencional o por una eléctrica. Para asesorarnos, El Confidencial se deja guiar por uno de los mejores especialistas del mercado.

"¿Cómo es posible esto?"

Juan Ochoa es uno de los pioneros de la bicicleta de montaña en España. Ya en 1991, junto con su amigo Juanma Montero, protagonizó un popular programa en TVE de la serie 'Al Filo de lo Imposible', dedicado a la incipiente bicicleta de montaña, en el que exhibían su extraordinaria habilidad. Poco más tarde abrieron una de las primeras tiendas de Madrid, que Ochoa compagina con su blog especializado en ebike. En su doble condición de ciclista y profesional del sector, Ochoa se hizo incondicional de las e-bike. “Fuimos una tienda pionera, de las primeras especializadas en la bici de montaña. Y luego, repetimos con las e-bikes: desde el minuto cero en que hubo una e-bike con motor central y una cierta pretensión de bicis deportivas como las actuales. Me subí a una hace seis años, ya no me he bajado de ella”.

Los años no pasan en balde y, para muchos, la bicicleta eléctrica puede ser sinónimo de cierto declive físico. “En mi caso, entrado en kilos y en años, podría ser ese perfil. Un día subí al monte de Abantos con una e-bike tras años sin subir y con nieve, donde llegaban solo los todoterreno más potentes del momento. Y me sobraba energía. Me dije: '¿Cómo es posible esto?' Pero ahora he pasado de que la gente me dijera 'haces trampa' a que te pregunten con interés por la bicicleta eléctrica”. De hecho, hoy se venden casi tantas o más que las tradicionales, explica.

placeholder

Una ayuda más

Para entrar en materia, Juan Ochoa centra la función del motor en el conjunto de una bici. “Lo más importante a considerar es que el motor no deja de ser una ayuda más. Y lo recalco como profesional. Cuando en 1991 Juanma Montero y yo grabamos el programa con nuestras primeras bicicletas de montaña no teníamos ni suspensiones, ni frenos de disco, ni pedales automáticos. Todo rígido y doloroso. Hoy, una horquilla de suspensión es una ayuda para bajar más rápido y más cómodo, como unos frenos de disco más potentes. Un motor ayuda, pero no te sube, tienes que seguir pedaleando. Una bici con motor no es una bici a motor, es un empuje”. Ya empezamos a responder a la pregunta inicial.

Ochoa le habla al lector como un cliente que busca asesoramiento: “Es un componente más de la bici, tan importante como una buena suspensión. Y que esté proporcionado para lo que tú necesitas. Hay que prestarle atención, pero nunca obsesionarse por el motor a la hora de comprarse una e-bike. La clave es acercarse a un profesional y conocer las particularidades de su funcionamiento, asesorarse con gente que los haya probado y le gusten. Hay motores con personalidades distintas. Los más importantes del mercado tienen cada uno su particular diferencia, aunque la esencia sea la misma, empujarnos y asistirnos”.

Precisamente, la asistencia es uno de los puntos más desconocidos para el profano. “Los motores, aparte de ser configurables en la entrega de potencia, tienen unos mandos para regular los niveles de asistencia”, indica. “No es como un coche cuando cambias de relación-velocidad, pero sí varía la intensidad con la que el motor entrega la potencia”. Entra en juego la regla básica de una bicicleta eléctrica: “Aquí no hay milagros, es muy sencillo: a menor asistencia, mayor esfuerzo del ciclista. Esto estira la carga de la batería, que durará más. Si queremos ir relajados con un buen empuje, si yo pedaleo por 100 el motor me devuelve 300. Pero esto tiene un precio en el consumo de la batería. Por ello, insisto: una bici con motor no es una bici a motor. Si subes una cuesta a 8km/h asfixiado, con el motor subes a 12 ó 15 km/h, pero pedaleando. Y luego, puedes jugar con el nivel de esfuerzo y estirar la batería. De hacerte rutas de 25km con muchísimo desnivel, a hacer 50 con cuidado y poca asistencia”.

"Una bici 'con motor' no es una bici 'a motor'. Si subes una cuesta a 8km/h asfixiado, con el motor subes a 12 ó 15 km/h, pero pedaleando"

Habrá quién considere que el factor esfuerzo de una bicicleta se pierde en una eléctrica. “ En la típica cuesta durísima de 180 pulsaciones, que al final es una subida de superviviencia, con la e-bike la suavizas un poco porque bajas las pulsaciones, y al final haces un ejercicio más constante, más lineal. Incluso ahora hay atletas y profesionales del BTT que la combinan con la bici normal en sus entrenamientos. Es una categoría más dentro de la bici, pero sigue siendo bici. Y sí, también es una buena recomendación para quien le gusta la bici y no puede cogerla a menudo, disfrutas cuando sales como un niño desde la primera pedalada gracias a la asistencia”, asegura Ochoa.

La oferta actual en el mercado se reduce, fundamentalmente, a cuatro marcas de motores y sus distintas variantes. “Bosch y Shimano se llevan la palma como los mejores en funcionamiento, eficacia y fiabilidad. Estos son los que se reparten las bicis top”. Sin embargo,con las eléctricas hay que segmentar en urbanas y deportivas. “Bosch es el número uno en ambos, con mucha experiencia. Shimano, como fabricante del sector y número uno de componentes de bicis, desarrolló su propio producto con una amplia gama de motores urbanos, de montaña y prestacionales”, manifiesta.

placeholder

¿Cómo es cada motor?

¿Cómo distinguir entonces entre cada uno, virtudes, defectos y características? Juan Ochoa esquematiza la oferta: “En función de nuestra demanda, el Bosch es el más potente e interactúa un poco mejor con el ciclista que el resto de los motores y, sobre todo, para quien guste de usar el motor en niveles medios y altos de asistencia. El Shimano es el más pequeño y, junto con el nuevo Bosch generación 4, es el más ligero, y muy fiable. Los técnicos de Shimano desarrollaron el 'factor Q' (separación de los pedales del eje) de modo que ese factor fuera igual al de las bicis normales, y tienes así las mismas sensaciones al pedalear. Sin embargo, su asistencia es un poco más abrupta. Empuja, pero al final interactúa mejor con el ciclista que pide un menor nivel de asistencia. Su empuje es más suave a nivel medio, aunque las recientes actualizaciones han ido mejorando el tacto”.

Pero el coste del motor también establece categorías: “Luego, hay otros dos motores que son más económicos de origen: Brose y Yamaha. El primero tiene un funcionamiento más suave, el más silencioso, aunque queda un poco poco por detrás en fiabilidad. El Yamaha, con un coste en origen similar al Brose, abarata el precio final de la bici entre 300 y 500 euros en comparación a si montara el motor Bosch o Shimano. Cuando la gente compara componentes y más cosas de una bici, la diferencia de precio puede estar en el motor y la batería”.

La juventud de la bicicleta de montaña eléctrica invita a considerar cúal podría ser su evolución a medio plazo. “La categoría actual ha hecho tope en cuanto a potencia pura, no hace falta más motor. Pero está mejorando su eficiencia, peso y capacidad de la batería. Lo que está mejorando mucho es la bici en sí misma, y la integración del motor en ella. Ya no se trata de bici toscas y pesadas, sino más ligeras y efectivas, pero que llevan motor. Sin embargo, como no todos necesitan tanta potencia como la de los motores actuales, llega ahora una generación de motores más pequeños y más sencillos, menos contundentes, que se irán montando en bicis más económicas, con lo que las e-bike se pueden popularizar a niveles desconocidos”, finaliza.

Bicicleta eléctrica Bicicleta Mountain bike
El redactor recomienda