el ruso lleva casi un año sin combatir

Provocaciones, agresiones... así vuelve el indómito Khabib a la UFC tras su sanción

La polémica persigue al luchador ruso, que no ha dejado de encadenar episodios un tanto feos durante su ausencia. Pourier, su rival, cree que le puede ganar. Khabib se ha preparado a conciencia

Foto: Khabib en el UFC 205 ante Michael Johnson. (Reuters)
Khabib en el UFC 205 ante Michael Johnson. (Reuters)

El 6 de octubre de 2018 Nevada fue testigo de uno de los combates más aclamados de los últimos tiempos en el mundo de la UFC: Connor McGregor y Khabib Nurmagomedov se disputaban el UFC 229. Khabib llegaba invicto al combate, mientras que el irlandés era el primer luchador en ganar títulos en dos divisiones de manera simultánea. El combate se lo llevó el ruso y el presidente de la promoción, Dana White, lo bautizó como “el más grande de la UFC”. Ahora, un año después (el sábado 7 sobre las 20:00h), vuelve a jugarse su invicto en la UFC ante Dustin Poirie, quien tiene un bagaje de 25 victorias y 5 derrotas y amenaza su supremacía.

Ha pasado casi un año desde aquel evento y el peleador ruso no se ha vuelto a subir a un octógono, en parte por la sanción que recibió por la desagradable batalla campal al final del combate con el irlandés. Khabib tuvo que abonar 650 mil dólares y cumplir un castigo de nueve meses sin pelear. A pesar de las insistencias de Khabib por organizar una nueva pelea, sus plegarias no dieron resultado. McGregor, atento ante una posible revancha, decidió retirarse en marzo, acción que condenó el ruso, burlándose de él en las redes sociales. "Solo puede haber un rey en la jungla. Solo uno", escribió en su cuenta de Twitter, texto que acompañó con una foto suya levantando el dedo índice hacia arriba.

Khabib decidió irse a su Rusia natal para refugiarse allí y a entrenar duro. Pero aun así, no evitó ser el centro de la polémica. En el pasado mes de abril, varias organizaciones defensoras de los derechos de los animales estallaron al ver un vídeo suyo peleando con un oso bebé. En la grabación el animal aparece encadenado y rodeado por el luchador y cerca de 10 amigos más, que se lo pasaron 'pipa' ante el abuso. Luego, en enero, se dejó caer en un combate de su primo, Shamil Zavurov, quien sufrió un brutal KO a manos de Mansour Barnaoui. Estando en el suelo, el peleador subió al octógono para atender a su familiar, que no podía casi ni levantarse. Si hubiera sido por él, a buen seguro que allí mismo se hubiera calzado los guantes.

Khabib no aguantó más. Al campeón no le estaban sentando bien las vacaciones y decidió salir de su frío entorno para enfrentarse a un nuevo oponente, Poirier. Fue en junio cuando se anunció que intentaría unificar el título mundial del peso ligero contra el campeón americano en Abu Dabi. Tras el anuncio del combate, 'The Eagle' concedió algunas entrevistas en las que volvía a hablar, una vez más, de McGregor y le invitaba, en tono irrespetuoso, que volviesen a partirse la cara, pero no en un octógono. "Esto no va a acabar. Nunca. Si nos vemos en cualquier sitio, vamos a pelear. No importa si uno va a la cárcel. No tengo miedo de eso. Si alguien tiene que ir a la cárcel, van a ser ellos. Irán al hospital y nosotros iremos a la policía, estoy seguro", dijo. La enemistad crece y crece irremediablemente. Pourier observaba.

El chantaje a un niño

Este verano Khabib volvió a protagonizar un episodio un tanto feo. Las redes sociales sacaron a la luz un vídeo en el que se ve al campeón charlando con un fan, que le pidió hacerse una foto. El seguidor en cuestión era un niño que llevaba la camiseta del Barcelona. Khabib chantajeó al pequeño: "Solo accedería a una foto con él si dice '¡Hala Madrid!'. El niño traicionó sus colores y accedió. Objetivo cumplido por parte del ruso.

Un mes después, en julio, mientras veía el UFC 239 como espectador, tuvo sus más y sus menos con Nate Díaz. El estadounidense pasó por detrás del grupo de amigos del ruso y se detuvo para hablarle directamente. Cuando el Khabib se percató, le hizo gestos para que se largase de ahí. El americano se disponía a hacerlo, pero entonces Khabib se levantó para increparle. Acto seguido Díaz se fue directo a por él. Como no podía ser de otra manera, el personal de seguridad interrumpió la discusión, con el ruso ya preparado para lanzar el puño, y la cosa no fue a mayores.

Ahora el tiempo de 'cháchara' se ha acabado y Khabib vuelve a poner en juego su imbatibilidad y el cinturón de campeón que consiguió ante Al Iaquinta y que supo defender con autoridad ante McGregor. Pourier, más comedido en este tiempo, avisa: "Voy a salir a pelear y hacer lo que nunca se ha hecho y poner una derrota en el récord de Khabib para todos los 'underdogs' del mundo [...] Tengo una oportunidad real de ser grandioso con todo el mundo mirando”.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios