el ala-pívot brilló con cuatro tapones

El Real Madrid alcanza su sexta final seguida con un festival de 'gorrazos' de Randolph

En la primera oportunidad, el Real Madrid selló su clasificación para la final de la Liga Endesa. Será la sexta consecutiva para el equipo que dirige Pablo Laso

Foto: El Real Madrid jugará de nuevo la final de la Liga Endesa. (EFE)
El Real Madrid jugará de nuevo la final de la Liga Endesa. (EFE)

El Real Madrid se clasificó la final de la Liga Endesa por sexta temporada consecutiva tras ganar Unicaja por 73-76 en el tercer partido de la serie de semifinales disputado este domingo en Málaga. A la primera, el equipo madridista cerró la eliminatoria, por lo que tendrá un poco más de descanso que Valencia o Baskonia, que se juegan la otra plaza en la final.

El Madrid es un equipo que ha convertido en rutinario algo extraordinario como jugar finales. Y buena parte de culpa la tiene Pablo Laso, que en cada una de sus seis temporadas en el banquillo ha llevado a su equipo a la final de la Liga Endesa. Hay un antes y un después de su llegada, que transformó al Madrid hasta convertirlo en el absoluto dominador del baloncesto español.

Los jugadores del Real Madrid celebran la clasificación para la final de la Liga Endesa (ACB Photo/M. Pozo)
Los jugadores del Real Madrid celebran la clasificación para la final de la Liga Endesa (ACB Photo/M. Pozo)

El dominio del Real Madrid en España es abrumador desde la temporada 2011-2012. De 18 finales posibles (seis de ACB, seis de Copa del Rey y seis de Supercopa) ha jugado 14. Si solo se tienen en cuenta las dos competiciones más importantes, Liga Endesa y Copa, el porcentaje es mayor: de 12 finales disputadas, el Madrid ha estado en 11. Solo se perdió la de la Copa del Rey de 2013, cuando cayó en cuartos de final. En la Euroliga, la gloria ha sido más escasa (un título, el de 2015), pero su tiranía en las competiciones nacionales es indudable.

A la final de la Liga Endesa que comenzará en unos días, el Madrid llega por la puerta grande, después ganar a Unicaja en una eliminatoria más peleada que lo indica el 3-0. El verdad que en el segundo encuentro el Madrid consiguió una de las mayores victorias de su historia en 'playoff', pero en los otros dos sufrió para ganar al equipo malagueño, que cierra gran temporada con el título de la Eurocup y el billete para volver a la Euroliga.

A diferencia de lo que sucedió en el primer encuentro, decidido por Sergio Llull en el último cuarto, la victoria de este domingo en Málaga fue más coral. No fue un partido exhuberante en ataque por parte de ninguno de los dos equipos, sino todo lo contrario, con baja anotación, malos porcentajes y una lucha encarnizada por cada balón. En ese escenario no debe extrañar que Felipe Reyes fuera de los destacados.

Fue un duelo físico, y ahí no hay nadie como Anthony Randolph. El ala-pívot madridista, mucho más acertado en ataque que en el segundo partido, se lució sobre todo en defensa con cuatro impresionantes tapones. A base de 'gorrazos' le hizo la vida imposible a Unicaja, que terminó el partido con un paupérrimo 30% (12/40) de acierto en tiros de dos.

El Martín Carpena fue un jugador más. Ese ambiente empujó a Unicaja, que dominó durante los tres primeros cuartos del partido, aunque sin despegarse en el marcador. Dejó con vida al Madrid y al final lo acabó pagando. "Con el Real Madrid, como con otros equipos grandes de Europa, cuando itienes la oportunidad de romper el partido y no la aprovechas, se te vuelve en contra", dijo tras el encuentro Joan Plaza ante las cámaras de '#0'.

Unicaja lo intentó hasta el final, con dos triples de Nedovic en los últimos segundos y un último ataque para forzar la prórroga, pero la victoria se la quedó el Real Madrid, que sigue encadenando una final tras otra. La próxima, contra Valencia o Baskonia en solo unos días.

opta
ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios