Asamblea o multa: el motivo por el que hemos visto al Laporta más discreto
  1. Deportes
SALIR DE LA SUPERLIGA ES CARO

Asamblea o multa: el motivo por el que hemos visto al Laporta más discreto

El presidente del FC Barcelona, acostumbrado a la presencia pública, ha optado por mantener un perfil bajo en la crisis de la Superliga

placeholder Foto: Laporta, presidente del FC Barcelona. (Reuters)
Laporta, presidente del FC Barcelona. (Reuters)

Joan Laporta se ha movido, durante las frenéticas 72 horas que distan entre el anuncio de la creación de la Superliga y su frustrada postergación, con una discreción impropia de un directivo capaz de celebrar un título del balonmano del Barça como si fuera la Copa de Europa. Ha habido más silencios y dudas que otra cosa al referirse a la postura del nuevo presidente del Barça, que heredó un acuerdo y trata ahora de manejarlo discreta y beneficiosamente para su club. Hay muchas preguntas, pocas respuestas y demasiadas hipótesis sobre el silencio calculado del presidente del Barcelona durante el tsunami mediático que ha producido este asunto, en el que ya trabajó en su anterior etapa como presidente y que le acaba de estallar en las manos sin quererlo.

Es evidente que Joan Laporta se ha visto envuelto en este proyecto de la Superliga europea por herencia del mandato de Bartomeu. El expresidente anunció el día de su despedida del club, el 28 de octubre de 2020, que dejaba al Barça involucrado en el proceso de la Superliga: "La directiva aprobó en la reunión de la junta los requerimientos para formar parte de una Superliga europea. Podemos decir con orgullo que somos el mejor club del mundo en valor. Lo hemos conseguido por delante de grandes magnates y Estados, manteniendo el club en manos de los socios". No hizo mención, claro, a algo que corroe al aficionado azulgrana, como es que Florentino Pérez marcaba las pautas.

Foto: Joan Laporta, presidente del Barcelona. (Efe)

Confirmando los rumores de la creación de una competición que reuniría a la aristocracia del fútbol europeo, Bartomeu se apuntó el tanto y encendió las alarmas de la UEFA. Así que cuando Laporta llegó a la presidencia, lo hizo mostrando al tiempo el convencimiento sobre la necesidad de modificar el proyecto y sus dudas por el camino que se había emprendido. El presidente prefirió esperar, como está haciendo, a la auditoría que ha pedido sobre todos los estamentos, las realidades y los proyectos que existían en los despachos de Arístides Mallol antes de que aterrizara. A fe que no esperaba ver según qué cosas. A estas alturas, conocer el estado concreto de las cuentas y la situación del club se considera prioritario. Por eso no ha incorporado el Barça todavía a un nuevo líder en el departamento de Comunicación, donde aún no han desembarcado todos los hombres de confianza de Laporta.

Cosa que ha complicado y condenado la explicación al respecto de la postura del Barça en el tema que nos ocupa. La auditoría que está en marcha marca la política de comunicación y explica los silencios sobre cosas como el acuerdo para contratar a Eric García, central del Manchester City, a quien se le ha rebajado la oferta salarial. Algo que nadie aclara realmente. Tampoco sobre otros posibles fichajes o algo tan básico como la continuidad de Ronald Koeman al frente del equipo. Y, por supuesto, afecta a la postura del club respecto al proyecto de la Superliga.

Florentino Pérez recuerda a los clubes de la Superliga que el acuerdo firmado es vinculante

Indemnizaciones de cientos de millones

En la madrugada del domingo al lunes, el Fútbol Club Barcelona cumplió su parte publicando en redes su adhesión a la iniciativa liderada por Florentino. Desde entonces, Laporta ha valorado todos los escenarios posibles: desde mantenerse en una competición que económicamente resultaría muy interesante para un club en serios apuros como el Barcelona —y que en verdad necesita— hasta una posible salida de la competición. En este punto, se da por hecho que tendría que afrontar las penalizaciones que se estipulan contractualmente para abandonar el proyecto según lo firmado a la hora de inscribirse. Penalizaciones que el ‘Financial Times’ tasaba en cientos de millones de euros, algo que el Barcelona no podría afrontar en estos momentos, ya que en sus arcas hay más telarañas que dinero. Es por eso que se ha movido con pies de plomo, más allá de su declaración en el 'village' del torneo Godó, que se disputa estos días en el Club de Tenis Barcelona.

En cualquier caso, Laporta se ha guardado un as en la manga: la opción de preguntar a los socios. Fue él quien incluyó en el acuerdo colectivo de clubes europeos la cláusula que permite a la entidad catalana abandonar la competición sin tener que afrontar multas, amparándose en la opinión de los socios. De ahí que el Barcelona lo dejase muy claro en el comunicado que hizo público explicando su postura: "El Fútbol Club Barcelona, entidad que siempre ha sido y será propiedad de todos y cada uno de sus socios, se reservó expresamente el derecho a someter tan trascendente decisión a la aprobación definitiva de sus órganos sociales competentes después de un necesario y profundo estudio".

placeholder

Florentino Pérez, por el contrario, dejó claro en la entrevista en ‘El Larguero’ de la Cadena SER que no tiene intención alguna de consultarlo con los socios: "¿Organizo una asamblea? ¿También les tengo que preguntar a quién tengo que fichar?". Sin embargo, Laporta sabe que la situación del Barcelona es distinta y, además, la consulta le permite agarrarse a un resquicio legal que le exima de afrontar las millonarias penalizaciones que, al parecer, sobrevuelan la postura de los clubes europeos adscritos a la idea, por contrato.

Una vez resuelto eso, Laporta ha estudiado las beneficiosas condiciones económicas del proyecto y se ha alineado a favor de la Superliga. Pero admitiendo que todo puede cambiar desde que ‘The Times’ lo anunció y Florentino salió después en 'El Chiringuito' y se lio parda: "Teníamos una posición de prudencia. Es una necesidad, pero la última palabra la tendrán los socios. Los grandes clubes aportamos muchos recursos y hemos de poder dar nuestro punto de vista respecto al reparto económico. La propuesta aún está ahí. Somos defensores de las ligas estatales y estamos abiertos a un diálogo abierto con la UEFA. Necesitamos más recursos para que esto sea un gran espectáculo. Tiene que haber una competición atractiva basada en méritos deportivos. Creo que habrá un entendimiento", ha dicho Laporta, prudente y hábil.

Joan Laporta Indemnizaciones Fútbol
El redactor recomienda