El día que Zidane cogió la bandera de Bale en el Real Madrid y se cargó a Vinicius
  1. Deportes
el cortafuegos con el galés

El día que Zidane cogió la bandera de Bale en el Real Madrid y se cargó a Vinicius

A Zidane le delatan sus gestos y algunas frases con las que se quita de encima lo que le incomoda del asunto de Gareth Bale. Lo extraño es cómo cada vez cuenta menos con Vinicius

placeholder Foto: Bale y Zidane, durante el partido que el Real Madrid disputó en Balaídos contra el Celta. (EFE)
Bale y Zidane, durante el partido que el Real Madrid disputó en Balaídos contra el Celta. (EFE)

Faltaba por conocer qué piensa Zinédine Zidane de la celebración de Gareth Bale con la bandera de la polémica ('Gales. Golf. Madrid) y el entrenador del Real Madrid llevó el asunto al terreno que más le interesa: el deportivo. Recibe a un futbolista que está cuestionado por haber participado de un festejo en el que hubo cachondeo. Según su agente (Jonathan Barnett) era contra la Prensa. Se siente maltratado. A Zidane le aburre el tema de Bale y éste puede hacer lo que quiera cuando esté fuera de sus dominios. Las energías de Zidane están en que no se le desenchufe el equipo y dé continuidad al buen partido que hizo en Eibar. No estuvo Bale en Ipurua, en el mejor encuentro de la temporada. Pero si hace falta, ZZ coge la bandera del galés para que el ruido que llega de fuera no contamine a la plantilla y, en la medida de lo posible, evitar que haya aficionados que vayan al estadio a pitar a uno de los suyos.

"Hacemos mucho ruido con el tema Bale. Mejor no preguntar. Voy a mirar solo lo deportivo. No me interesa lo que se diga fuera", es el cortafuegos que se pone Zidane cuando hay que cambiar el chip y tiene por delante un calendario potente (Real Sociedad, PSG, el Clásico...). "La gente tiene que estar con el equipo y Bale es uno de los nuestros", dice Zidane para desviar el foco de la polémica y proteger (no le queda más remedio) a un futbolista que no juega un partido con el Real Madrid desde el 5 de octubre con la visita del Granada al Bernabéu. Desde entonces han pasado demasiadas cosas negativas: lesión con su selección, un parte médico oculto, escapada con permiso del club a Londres sin pasar por Zidane, salir con antelación del estadio, declaraciones en su país que dejan la duda de su felicidad en el Real Madrid...

placeholder Gareth Bale celebra la clasificación para la Eurocopa con la bandera (Gales. Golf. Madrid) de la polémica. (Efe)
Gareth Bale celebra la clasificación para la Eurocopa con la bandera (Gales. Golf. Madrid) de la polémica. (Efe)

No es época de líos en el Real Madrid. Zidane como portavoz no vale. Le delatan sus gestos y algunas frases con las que se quita de encima lo que le incomoda. Con Gareth Bale no tiene pasión, pese a que destaque sus buenos momentos, y su gestión se ciñe exclusivamente a lo deportivo. No es con los que se iría de cañas o vinos en un día libre. Zizou elegiría antes a Sergio Ramos, Benzema, Marcelo o Casemiro. Con Bale, la química es fría. 'Hola. Adiós. Y hablar del tiempo". Poco más. Cuando esté disponible lo pondrá. Tiene más complicado ser titular con la irrupción de Rodrygo y el buen funcionamiento visto en Eibar. Cuando lleguen los partidos 'gordos' (PSG y Barcelona) se verá si tiene sitio en el once. Y cuando le vuelva a decir que tiene molestias no se esmererá porque tenga una recuperación más rápida.

Vinicius, desaparece de los planes

El ruido, como así lo califica el que hace funciones de portavoz, no le viene bien al club. Es un asunto extradeportivo que perjudica los intereses deportivos y de estrategia en una futura venta. De lo segundo se tiene que encargar Florentino Pérez, que como es lógico no quiere regalar a su fichaje más caro ni al que más cobra de la plantilla. El presidente quiere darse más margen para buscar una salida óptima o poder volver a presumir de un futbolista que gana finales. Lo que está claro, pese a que Zidane 'abandere' a Bale en uno de sus peores momentos de imagen de cara a sus propios aficionados, es que el ruido extradeportivo no puede penetrar y perjudicar en el vestuario. Lo mejor es dejar pasar el tiempo, los días, los partidos y esperar a que Bale encuentre su motivación para ser un jugador importante. Como dice Zidane.

Lo que todavía no ha quedado claro es si lo de Gareth Bale con la bandera se califica dentro del club como un falta de respeto y es motivo de sanción. No interesa, en estas fechas, romper la estabilidad ni cortar la racha deportiva. Han decidido mirar para otro lado. Ya habrá tiempo para juzgar su comportamiento y tener más argumentos para comprobar si el galés está provocando y quiere forzar su salida a coste cero.

En el día que defendió, como pudo, a Bale sorprendió su decisión de no contar con Vinicius para el encuentro de este sábado contra la Real Sociedad. Zidane cuenta cada vez menos con Vinicius y lo dejó fuera de la lista de convocados. El joven brasileño ha estado las dos últimas semanas en Madrid. Fuera de los planes de Tite, seleccionador brasieño, y ahora de Zidane. Rodrygo sí ha viajado con Brasil y después de los largos viajes sí tiene sitio en los planes del entrenador del Real Madrid. Como Bale, que podría volver a jugar en el Bernabéu.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Zinédine Zidane Gareth Bale Vinicius Junior Florentino Pérez
El redactor recomienda