la postura del entrenador con el galés

Por qué Zidane no quiere más líos con Bale y le defiende con poca pasión

Gareth Bale pidió directamente permiso al club para viajar a Londres. A Zidane no le importa porque no quiere que los asuntos personales del galés le vuelvan a descentrar

Foto: Zinédine Zidane abre la puerta de la sala de prensa de la Ciudad Deportiva de Valdebebas. (Efe)
Zinédine Zidane abre la puerta de la sala de prensa de la Ciudad Deportiva de Valdebebas. (Efe)

"Es simple”, es la afirmación de Zinédine Zidane cuando le preguntan por la ‘escapada’ de Gareth Bale a Londres y los nuevos rumores que colocan al galés fuera del Real Madrid en el mercado de invierno. La realidad es que el entrenador se niega a que le enfrenten con Bale y le genere más líos. El galés distrae la concentración del entrenador. No tiene nada que ver este Zidane con el que regresó para hacer muchos cambios la pasada temporada, cuando faltaban once partidos de Liga, y sí quiso enfrentarse al galés y su representante. Pero no consiguió su propósito. Ni en ese periodo en el que se sintió con todo el poder para planificar la plantilla (altas y bajas) ni durante el verano cuando Bale se plantó. No quería ir a China y amenazaba con pedir los más de 100 millones de euros brutos del contrato de tres años. Zidane ya no asume como un problema todo lo que le pueda suceder a Bale. El entrenador considera que directamente es una gestión que compete al club. En concreto, a Florentino Pérez.

Es por ello que Bale viajó a Londres, junto a su fisioterapeuta personal, sin comunicárselo directamente a Zidane. Se fue el lunes por la mañana y regresó el martes por la tarde (no estará para el partido de Liga, el miércoles, contra el Leganés). Bale habló con el club y los médicos. Le dieron el permiso y Zidane no puso ningún problema, pese a que no comprenda por qué se tiene que marchar fuera de España para conocer otras opciones médicas cuando en el Real Madrid “hay gente muy válida” (palabras textuales de Zidane). Pero no va a caer en la trampa el técnico francés de mojarse con el asunto de las lesiones, los viajes y el futuro (incierto) de Gareth Bale.

Bale durante el último partido con Gales. (Efe)
Bale durante el último partido con Gales. (Efe)

Zizou no quiere más líos con Bale. Bastante desgaste ha sufrido y demasiados se le ha reprochado la gestión que tuvo por su interés de que saliera el galés. A Zidane se le acusó de no ser justo, de ningunear al futbolista y devaluarlo. Vamos, que si no llegó una oferta en el verano fue por culpa de que no le puso en los últimos partidos de la pasada temporada. Lo dejó en la grada y en el banquillo y todo ello, junto a su poco tacto para valorarle, propició que Bale no diera facilidades ni otros clubes se decidieran a realizar una oferta.

Cansado del galés

A Zinédine Zidane le cansa el tema de Bale y prueba de ello es la poca pasión que le pone cuando tiene que dar explicaciones sobre lo que sucede con el ocultismo que hay de su última lesión y el viaje a Londres. “No está disponible”, se limita a decir el entrenador del Real Madrid. Con un tono más de desgana que deseo de que se recupere lo más rápido posible. Se limita a decir que tienen buena relación y punto. Tiempo atrás, cuando Zidane tenía a Cristiano Ronaldo en la plantilla y surgían informaciones que afectaban al portugués, la defensa del técnico era apasionada. Zidane hablaba con entusiasmo del portugués. 'Mordía' por él. Lo mismo hacía con otros jugadores (Keylor Navas). Y lo sigue haciendo con el que le llena en lo deportivo y lo personal (es el caso de Sergio Ramos). Pero con Bale, no. Están en la fase de tener una relación protocolaria.

No quieren líos. Y el entrenador los evita porque necesita estar centrado en la temporada, en el siguiente partido, en mejorar al equipo y acoplar a otros futbolistas que sí le interesan (Hazard, Rodrygo, Jovic, Mendy…). Extraña que Vinicius no haya entrado en la convocatoria para el partido contra el Leganés. Zidane está en modo positivo. Es su forma de comportarse cuando quiere que progrese el proyecto y no le afecten casos particulares que pueden repercutir en el buen rollo que hay en la plantilla. Es simple de entender (que diría el francés). Zidane no quiere pasar por el malo de la película ni que se burlen de él (el primero el agente del galés, Jonathan Barnett).

Zidane recibió en la mañana de este martes la visita de Florentino Pérez en la Ciudad Deportiva. Presidente y entrenador pudieron intercambiar impresiones de lo que sucede en el día a día, con el asunto de Bale como prioritario.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios