ESTRENOS DE CINE

'Parásitos': la mejor película de Bong Joon-ho, una merecidísima Palma de Oro

Habla de una familia muy pobre y de una muy rica, y de cómo la primera trata de convertirse en la segunda y tal vez lo logra

Foto: La familia protagonista de 'Parásitos'. (La Aventura)
La familia protagonista de 'Parásitos'. (La Aventura)

'Parásitos' es la mejor película de Bong Joon-ho, y eso significa mucho considerando que el coreano es autor de obras tan incontestables como 'Memories of Murder' (2003), 'The Host' (2006) y 'Rompenieves (Snowpiercer)' (2013). Habla de una familia muy pobre y de una muy rica, y de cómo la primera trata de convertirse en la segunda y tal vez lo logra, y en el proceso tal vez absorbe más de lo que habría deseado. Habla de las ilusiones que la riqueza crea tanto a quienes la poseen como a quienes solo la pueden admirar desde fuera. Y habla de lo que sienten quienes son dejados al margen del sistema, desesperados por recibir siquiera un mínimo reconocimiento.

Los Kim —padre, madre y dos hijos que irían a la universidad si pudieran permitírselo— malviven en un semisótano infestado de cucarachas. Su dura cotidianidad queda clara desde el principio de la película. Los vemos moverse agitados por el diminuto cuarto de baño con los teléfonos en alto en busca de señal wifi gratuita, y, mientras, la cámara observa el desorden mohoso del lugar. También los vemos montar cajas de pizza para un restaurante cercano, y damos por hecho que eso es lo más parecido a un empleo que cualquiera de ellos ha tenido últimamente. Pero su suerte parece empezar a cambiar cuando al hijo mayor le surge la oportunidad de dar clases particulares a domicilio a una adolescente, hija de una familia rica: los Park.

Un fotograma de la vivienda de los Kim en 'Parásitos'. (La Aventura)
Un fotograma de la vivienda de los Kim en 'Parásitos'. (La Aventura)

Al poner un pie en la opulenta mansión, una obra maestra de la pornografía inmobiliaria con vastos espacios y suelos de mármol, inmediatamente comprende las posibilidades que la nueva situación ofrece. Inmediatamente, los Kim conspiran para ir infiltrando de incógnito al resto de sus miembros en la vida de los Park y, más pronto que tarde, ambas familias están prácticamente cohabitando aunque, por supuesto, solo una de ellas es consciente de lo que está sucediendo. Y es entonces cuando la mansión se va revelando como un laberinto lleno de secretos que Bong, narrador excelente y maestro del movimiento de cámara, va desvelando con elegancia y economía supremas.

Al principio, parece una película de atracos: nos muestra cómo los Kim falsifican meticulosamente documentos y ensayan sus identidades falsas

Durante la primera parte del metraje, 'Parásitos' presenta el plan de acción de los Kim a la manera de una película de atracos, mostrándonos con deliciosa agilidad narrativa cómo falsifican meticulosamente documentos y ensayan sus identidades falsas. Sin embargo, llegado el momento, el relato da un impredecible vuelco dramático, y lo que sucede después incluye una terrible noche de tormenta en los barrios bajos, un clímax absolutamente bizarro y numerosas sorpresas de las que sería una imprudencia dar detalles aquí.

Todos los personajes de la película son repulsivos. Pero sus acciones, aunque no justificadas, sí están motivadas; son consecuencia de la realidad económica de un mundo en el que los ricos no solo desdeñan a los pobres sino que también los tratan como si fueran basura. En otras palabras, 'Parásitos' da continuidad a las preocupaciones por las desigualdades de clase que han estado presentes en mayor o menor medida en las películas de Bong al menos desde 'The Host'. Y en ella pueden detectarse también referencias tanto a 'Memorias del subsuelo' como, sobre todo, a 'La metamorfosis' de Kafka, especialmente en esa escena en la que, mientras se retuercen en sus escondites, los Kim parecen transformarse en insectos.

La familia Park parece perfecta. (La Aventura)
La familia Park parece perfecta. (La Aventura)

A medida que la alegoría va desvelándose, quien más quien menos entre los espectadores se preguntará cuál es el significado exacto del título de la película. Inicialmente, lo lógico es dar por hecho que los parásitos son los Kim, que invaden a los Park para chuparles la sangre. Pero la vida extravagantemente lujosa de los Park, asimismo, es la representación perfecta del capitalismo más despiadado. En cualquier caso, Bong se resiste a la tentación de apuntar a blancos fáciles. 'Parásitos' muestra una innegable conciencia social, pero en ningún momento cae en el moralismo, y eso es en buena medida porque el coreano evita establecer oposición alguna entre los buenos y los malos.

Cartel de 'Parásitos'.
Cartel de 'Parásitos'.

Mientras evita todas esas trampas, la película va sometiéndonos a una sucesión de giros argumentales que nos incapacitan para adivinar qué pasará después, conectando cada escena con la siguiente con precisión de relojero suizo pero sin dejar que el mecanismo se deje ver. Y así confirma a Bong no solo como un maestro a la hora de juguetear con los géneros y los tonos y oscilar con enorme gracia entre la comedia amable, el drama doméstico, la sátira salvaje, el suspense, el terror y la más conmovedora tragedia; también como un cineasta único a la hora de contemplar el mundo a la vez con persuasiva crueldad y con mordaz humanismo. Contemplarla es un placer perverso de principio a fin.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios