estrenos de cine

'Bumblebee': la mejor película del universo 'Transformers'

Una trama llena de angustia adolescente que exhibe un equilibrio entre la acción y el humor del que la serie llevaba tiempo careciendo

Foto: 'Bumblebee': la mejor película del universo 'Transformers'.
'Bumblebee': la mejor película del universo 'Transformers'.

Digámoslo sin rodeos: 'Bumblebee' es la mejor película del universo 'Transformers'. Es cierto que esa descripción no suena particularmente elogiosa, no más que hablar de la colitis más divertida. En manos de Michael Bay, la saga de los robots llegó a caer tan bajo a base de estridencia e incoherencia que, para cuando se estrenó la quinta entrega, el público ya parecía haber decidido que tenía suficiente. Al menos así lo reflejaron los datos de taquilla.

Pero no sería justo decir que la nueva precuela es mejor que todas las demás películas de 'Transformers' simplemente porque no la ha dirigido Bay y por tanto posee elementos tan básicos como coherencia visual y emociones humanas identificables, aunque sin duda ese es uno de los motivos. En concreto, posee una trama llena de angustia adolescente y exhibe un equilibrio entre la acción y el humor del que la serie llevaba tiempo careciendo, y el tipo de ingenuidad que se le debería presuponer a cualquier película basada en un juguete y que en 'Transformers' se había sustituido por estruendosos aires de importancia.

El cambio hay que agradecérselo al director Travis Knight, que recientemente dirigió la maravilla animada 'Kubo y las dos cuerdas mágicas' y que antes de eso había formado parte del talento creativo de 'El alucinante mundo de Norman' (2012) y 'Los mundos de Coraline' (2009). Knight también ha reemplazado el pueril sexismo de las entregas firmadas por Bay por un romance esencialmente casto, y tampoco queda rastro de la ridícula mezcla de mitología y patriotismo militarista. Y 'Bumblebee' dura 114 minutos, y no las dos horas y media que duraban casi todas sus predecesoras y que las hacía resquebrajarse como el plástico barato aplastado por un peso excesivo.

Cabe decir que esta sexta entrega se desvincula de la enrevesada continuidad explicada en la quinta, 'El último caballero', según la que los Transformers habían permanecido en nuestro planeta desde los días del Rey Arturo y Merlín, y que hasta habían luchado en la Segunda Guerra Mundial. 'Bumblebee' no concuerda en absoluto con esa premisa pero, dado que comparada con 'El último caballero' vendría a ser como 'El Padrino', no hay motivos de queja.

'Bumblebee'.
'Bumblebee'.

Al principio de la película conocemos a Charlie (Hailee Steinfeld), una joven 'outsider' que quiere reparar el Ford Mustang de su padre, ya fallecido. Un día, mientras busca piezas en un desguace, encuentra lo que en apariencia es solo un viejo Volkswagen Escarabajo. Y cuando cree haberse hecho con su primer coche, descubre que en realidad es un robot de incógnito. Tras bautizar a su nuevo amigo con el nombre del título, pasará el resto de la película tratando de esconderlo de sus amigos y su familia, y de un agente gubernamental llamado Burns (John Cena) y un par de robots malos. Y, mientras lo hace, la amistad con Bumblebee —que Knight retrata a través de una serie de escenas que evocan las maneras cómicas del cine mudo— se convertirá para ella en un estímulo a través del que tomar el control de su vida y sobreponerse al dolor.

Habrá quien sienta que esa sinopsis –un adolescente de familia desestructurada entabla amistad con un extraterrestre mientras el gobierno los acecha—trae a la memoria 'E.T., el extraterrestre' (1982), y es lógico: 'Bumblebee' es básicamente 'E.T.', aunque con más peleas y un alien menos entrañable. Asimismo, el robot se parece al metálico protagonista de 'El gigante de hierro' en tanto que, como él, preferiría jugar al escondite que pelearse con nadie. Cuando entra en acción lo hace a su pesar, y la película misma parece compartir esa falta de entusiasmo. Desde sus primeros compases queda claro que Knight no está interesado en la aparatosidad de las entregas previas.

'Bumblebee'
'Bumblebee'

Como el párrafo anterior da a entender, tampoco se ha preocupado en absoluto por la originalidad. Después de todo 'Bumblebee' derrocha el tipo de nostalgia por la iconografía de los años 80 que a estas alturas ya resulta francamente irritante, aunque en realidad ese es un problema menor si se compara con otros dos de los que aqueja: el primero de ellos es su inconsistencia tonal, en especial por lo que respecta al retrato del agente Burns: si ciertas escenas sugieren que Knight usa el personaje a modo de sátira de todo cuanto la filmografía de Bay encarna, otras parecen contradecir esa intención. El segundo es que, tras pasar la mayor parte de su metraje esquivando los métodos del típico 'actioner' de Hollywood, su tercer acto lo protagonizan un puñado de robots que se dan mamporros los unos a los otros.

Pero incluso en ese territorio se agradece la ausencia de Bay: las coreografías de acción son más limpias y coherentes. Después de cinco películas que durante la mayor parte de su metraje eran pura entropía visual, se agradece que ahora en la sexta se nos permita ver con claridad las acciones de sus personajes robóticos; y, más importante, que en el proceso se nos haga empatizar con sus emociones.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios