estrenos de cine

'Tiempo después': loco humor manchego con sabor a 'Amanece que no es poco'

Una nueva generación de cómicos certifica su deuda con el film de culto de José Luis Cuerda protagonizando la nueva película del director, una suerte de continuación espiritual de aquella

Foto: 'Tiempo después'.
'Tiempo después'.

Pocos títulos del cine español han generado un culto tan extenso como 'Amanece, que no es poco' (1989). La película de José Luis Cuerda entró en el imaginario de toda una generación de espectadores no tanto por la puerta de la canonización crítica como de la celebración espontánea por parte de un público en ese momento mayoritariamente joven. Miles de espectadores conectaron con su costumbrismo absurdo en el que lo popular, lo rural y lo culto se abrazan y entremezclan con promiscuidad y convencimiento, y todavía hoy recitan de memoria sus diálogos más memorables o recorren las localizaciones albaceteñas donde se rodó.

Ahora el cineasta manchego deja constancia del reconocimiento que esta generación crecida en los noventa llevó a cabo de su particular sentido del humor en 'Tiempo después'. La película parte de un guion que el propio José Luis Cuerda escribió en 1997 y publicó en forma de novela en 2015. Se ha promocionado como una especie de secuela de 'Amanece, que no es poco'. Pero debe entenderse como una continuación del espíritu de aquella ya que en ningún caso se reanudan las tramas y personajes que allí aparecían. Sí que repiten algunos intérpretes. Miguel Rellán, que en la cinta de 1989 encarnaba a Carmelo, el borracho del pueblo, aquí ejerce de guardia civil sensato. Mientras que Gabino Diego mantiene el acento estadounidense en su papel de Rey (de bastos). Muchos de los cómicos y actores que poblaron el universo de 'Amanece...' ya han desaparecido: Saza, Cassen, Manuel Alexandre, Ovidi Montllor, Luis Ciges... En 'Tiempo después', les toma el relevo una nueva hornada de cómicos que certifican así su deuda con aquellos maestros del humor.

'Tiempo después' se concibe como un hito en la genealogía de la comedia en España. La película sale adelante en parte gracias a la productora de Félix Tusell y Arturo Valls, que se reserva un inspirado papel como barbero rabioso porque su competencia, un peluquero poeta a quien encarna Berto Romero, se lleva a todos los parroquianos. Junto a ellos, algunos humoristas de generaciones anteriores como Joan Pera o Andreu Buenafuente. Pero sobre todo les acompañan otros colegas entre los treinta y cuarenta y tantos años que manifiestan a través de su participación en la película su deuda con el cine de José Luis Cuerda en general y con 'Amanece, que no es poco' en particular. No faltan, por supuesto, los más evidentes, chanantes como Joaquín Reyes y Raúl Cimas, que en su momento trasladaron a la televisión la particularidad de este humor manchego popularizado por Cuerda.

Imagen de 'Tiempo después'.
Imagen de 'Tiempo después'.

En 'Tiempo después', el director reincide en la comedia coral de costumbrismo rayano en el absurdo a partir sobre todo de estrategias de dislocación en el registro hablado, de expresión popular de lo culto. Aquello de poner a un grupo de chavales a discutir sobre Hegel como si hablaran de la última estrella de YouTube. Pero cambian tanto la ambientación como el sustrato político. Aquí nos encontramos en un escenario futurista que Cuerda visualiza a partir de unas pocas pero contundentes ideas. El mundo ha quedado reducido a un páramo con el mismo horizonte que el Monument Valley que popularizó John Ford en sus wésterns donde sobrevive un único rascacielos de tintes brutalistas, el Edificio Representativo. Su perfil recuerda al de dos joyas de la arquitectura madrileña contemporánea, las Torres Blancas de Francisco Javier Sáenz de Oiza rodeadas en sus bajos por la Corona de Espinas, la sede del Instituto del Patrimonio Histórico Español proyectada por Fernando Higueras y Antonio Miró.

Cuerda encierra ahí a su microcosmos habitual, de manera que esboza un imaginario distópico que, salvando las distancias, recuerda al que visualizó Ben Wheatley hace un par de años en 'High-Rise' a partir de la novela de J.G. Ballard. Los interiores, con sus pasillos de hormigón y ventanas de ángulos ovalados, y las habitaciones de tintes verdosos remite por momentos a otro cineasta europeo del absurdo, el sueco Roy Andersson, aunque este explota mucho más los elementos visuales mientras que José Luis Cuerda sigue apoyando su humor en lo verbal o en contrastes básicos, como el de hacer pasear a un rebaño de ovejas por la azotea de la Corona de Espinas.

Cuerda agrega una lectura política a su fresco cómico, una mirada harto desencantada a un sistema segregador

El dibujo distópico se completa con el poblado de chabolas donde se hacinan los desheredados del futuro. Un escenario ideal para una lucha de clases que no tardará en estallar en la película. De esta manera, Cuerda agrega una lectura política a su fresco cómico, una mirada harto desencantada a un sistema segregador en que los marginados no encuentran la fuerza suficiente para derrotar a sus opresores.

Cartel de 'Tiempo después'
Cartel de 'Tiempo después'

Con un monarca autoritario, un cura facha y asesino, los cuerpos y fuerzas de seguridad al servicio del 'status quo' opresor y el alcalde títere, Cuerda no recurre precisamente a los matices a la hora de retratar a los poderes fácticos que oprimen a la sociedad. En este caso, como en tantas otras referencias (el clamor de 'Yankees go home', los religiosos de la teoría de la liberación...), el director no parece haberse movido de una visión del mundo y de sus problemas más propia de las últimas décadas del siglo pasado. Cuerda tampoco se molesta en actualizar sus recursos cómicos, ya que el encanto de 'Tiempo después' estriba en cómo se renueva su poderío a través de las nuevas generaciones de humoristas e intérpretes. El film desprende por momentos cierto regusto a antiguo y pone en evidencia hasta qué punto parte de la gracia de 'Amanece, que no es poco' radicaba en el hecho de tratarse de un film único. Pero queda claro que, para idiosincrasia que no se diluye, la de José Luis Cuerda.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios