estrenos de cine

'El sacrificio de un ciervo sagrado': terror implacable con un final demoledor

En el filme de Yorgos Lanthimos, con Colin Farrell como protagonista, una familia aparentemente perfecta topa con una aberrante fuerza de la oscuridad

Foto: 'El sacrificio de un ciervo sagrado'.
'El sacrificio de un ciervo sagrado'.

La primera imagen de 'El sacrificio de un ciervo sagrado' muestra un corazón palpitante en mitad de una operación quirúrgica, bombeando frenéticamente en primerísimo primer plano. Puede que tal inicio sea un derroche de ironía por parte del director Yorgos Lanthimos, puesto que durante sus dos horas restantes la película demostrará ser más bien desalmada y falta de corazón. Sea como sea, la escena sirve también para establecer la atmósfera de desconcierto y extrañeza que reina en todo el cine del griego; en ese sentido, no está de más señalar que 'El sacrificio de un ciervo sagrado' es tanto un relato sobre venados como 'Langosta' lo era sobre crustáceos o 'Alpes' sobre enclaves de turismo invernal.

Sí es un aterrador melodrama que contempla el mundo de los humanos con el tipo de mirada extrañada propia de los mitos, en el que una familia aparentemente perfecta topa con una aberrante fuerza de la oscuridad. En concreto, es la historia de un carismático cirujano (Colin Farrell) y de su mujer (Nicole Kidman), en última instancia obligado a tomar decisiones horripilantes una vez que el adolescente con el que se ve a menudo —por motivos inicialmente misteriosos— se revela como un agente del caos.

A lo largo de su carrera, el director de 'Canino' ha demostrado sentirse intrigado por el poder humoroso que aquello que nos resulta anómalo e impenetrable posee, y por la intensa sensación de amenaza que al mismo tiempo genera. En la nueva película, pues, el pulso entre la ironía impasible y el terror más agresivo se mantiene irresoluto durante buena parte del metraje, y eso hace que, para cuando las cosas se ponen realmente feas, Lanthimos tiene al espectador sumido por completo en la confusión.

Un castigo bíblico

Desvelar siquiera un detalle argumental más sería frustrar el demoledor impacto que descubrirlo frente a la pantalla provoca. Digamos tan solo que es la historia de un hombre que comete un error y, como consecuencia de ello, es víctima de un castigo bíblico. En todo caso, el valor esencial de 'El sacrificio de un ciervo sagrado' está en lo que nos ofrece hasta que eso sucede, su implacable eficacia generando tensión a través de una cámara que se desliza acechante por pasillos y vestíbulos y que, con la severidad de un dios despiadado, mira desde arriba acompañada por una banda sonora que trae 'El resplandor' a la mente. A meternos en situación sin duda contribuye el incongruente hieratismo que los personajes mantienen, ya sea hablando de correas de relojes como de asuntos de vida o muerte o del pelo de los sobacos.

A medida que el apocalíptico clímax se acerca, rendirse a la demencia sale más rentable que buscarle un sentido

A medida que el apocalíptico clímax se acerca, rendirse a la demencia sale más rentable que buscarle un sentido. “¿Lo entiendes? Es una metáfora”, afirma alguien en un momento dado a modo de guiño al espectador, poco después de morderse con violencia el brazo. Sí, 'El sacrificio de un ciervo sagrado' es obviamente una metáfora, pero ¿de qué? En realidad acepta lecturas políticas, históricas o religiosas por igual. Las buenas parábolas, después de todo, se distinguen por su versatilidad.

'El sacrificio de un ciervo sagrado'.
'El sacrificio de un ciervo sagrado'.

La película puede interpretarse como una crítica a la crueldad de la justicia que predican las sagradas escrituras, o como una reflexión sobre los límites del amor o sobre la impotencia de la razón frente a lo desconocido o sobre el peso de la culpa o las terribles consecuencias que jugar a ser Dios acarrea. En todo caso, no hace ninguna falta encontrarle ninguno de esos significados para sentirse zarandeado por ella entre la conmoción, el descrédito, la alarma y la indignación. Habrá quien salga del cine aplaudiendo la habilidad manipuladora de Lanthimos, y habrá quien lo haga con unas ganas locas de darle un puñetazo. Seguro que a él cualquiera de las dos opciones le parecería satisfactoria.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios