ESTRENOS DE CINE

'Star Trek: Más allá': la gracia del buen reciclaje

Uno de los mayores reproches tradicionalmente vertidos contra algunas películas de las sagas primera -la conocida como 'Original'- y segunda -'The Next Generation'- del universo cinematográfico 'Star

Foto: Fotograma de 'Star Trek: Más allá'
Fotograma de 'Star Trek: Más allá'

Uno de los mayores reproches tradicionalmente vertidos contra algunas películas de las sagas primera -la conocida como 'Original'- y segunda -'The Next Generation'- del universo cinematográfico 'Star Trek' es que vendrían a ser versiones extendidas de los episodios que han plagado parrillas televisivas durante medio siglo. Pero en el caso de la tercera saga, que ha despojado a la marca Trek de sus elementos más cerebrales para adecuarla a los modos del cine de acción moderno, los parecidos con esas historias concebidas en serie para la pequeña pantalla suponen un estimulante.

'Star Trek: Más allá': la gracia del buen reciclaje

Al asumir el mando de su reboot en 2009, en efecto, J.J. Abrams le sacudió de encima cualquier connotación filosófica a la saga, a día de hoy menos centrada en imaginar un buen futuro y nuevas formas de estar en la galaxia que en mostrar planetas que explotan, gente que se da estopa mutuamente y objetos que chocan. Y es cierto que 'Más Allá' carece casi por completo de las cuestiones existenciales que azotaban al creador de 'Star Trek', Gene Roddenberry, pero en todo caso supone un regreso a los orígenes, tanto en espíritu como en tamaño.

Personas de diferentes temperamentos, creencias y tonos de piel que trabajaran juntas en pos de un fin común es algo que 'Más allá' recupera hábilmente

Antes de que Abrams se hiciera 'trekkie', durante mucho tiempo el sentido esencial de cualquier aventura 'Star Trek' fue permitir que personas de diferentes temperamentos, creencias y tonos de piel trabajaran juntas en pos de un fin común, y eso es algo que 'Más allá' recupera hábilmente. Y, sobre todo considerando el panorama que pintan los telediarios hoy día, el mensaje de unidad que eso conlleva resulta del todo pertinente.

Reciclaje con gracia

El cometido de los tripulantes de la nave Enterprise, eso sí, no es sino otra misión que los enfrenta a un villano con un secreto y un plan para conquistar la galaxia echando mano de una letal arma secreta, por lo que cabe preguntarse cuál es exactamente ese "más allá" del que el título habla. En realidad, la nueva película no tiene más ambición que poner a personajes conocidos en situaciones recicladas, y hacerlo con gracia.

Idris Elba sería una presencia imponente de no ser porque alguien tuvo la brillante idea de cubrirlo con capas y capas de postizos y potingues

En ese sentido, el director Justin Lin no se toma ni muchas ni pocas molestias en desarrollar a sus héroes: Kirk (Chris Pine) es proclive a liarse a puñetazos. Spock (Zachary Quinto) siempre está muy serio. Uhura (Zoe Saldana) tiene más paciencia que un santo. Bones (Karl Urban) tiene un problema de temperamento. Y así. Al final de la película todos son más o menos idénticos a como eran al principio. Durante un rato de metraje tanto Kirk como Spock se sienten tentados a abandonar la Enterprise para asumir responsabilidades distintas, pero la subtrama no va a ningún lado -obviamente-. Más problemas plantea el villano de la historia, Krall, que carece por completo de profundidad hasta que en el tercer acto -demasiado tarde- se nos revela un dato que da a su figura una nueva significancia. Dándole vida, Idris Elba sería una presencia imponente de no ser porque alguien tuvo la brillante idea de cubrirlo durante casi toda la película con capas y capas de postizos y potingues.

No es el único rifirrafe con el sentido común que 'Más Allá' mantiene. Por el relato, por ejemplo, transitan naves abandonadas un siglo atrás y reparadas con un simple cromado, abejas asesinas espantadas gracias al 'Sabotage' de los Beastie Boys sonando a todo volumen y hasta una moto. En ocasiones los personajes parecen narrar la acción directamente a la audiencia, para asegurarse de que no nos perdemos.

En buena medida como resultado de ello, decimos, el tamaño general de 'Más Allá' es más manejable, más modesto; si se quiere, más televisivo

De hecho, la película fácilmente podría considerarse una aventura genérica de no ser por la habilidad de Lin para reimaginar a los miembros de la Enterprise en una unidad familiar en la línea de la banda de Dom Toretto. Como ya les sucedía a las cuatro entregas de 'Fast & Furious' que él dirigió, 'Más Allá' es tanto de relaciones como de acciones, y de hecho funciona mejor cuando deja a los personajes intercambiarse pullas y 'oneliners' que cuando los obliga a correr de una escena a la siguiente entre cámaras nerviosas y estancias insuficientemente iluminadas. En buena medida como resultado de ello, decimos, el tamaño general de 'Más Allá' es más manejable, más modesto; si se quiere, más televisivo. Y no hay nada de malo en ello. Muchos 'trekkies' estarán de acuerdo en que el medio ideal de 'Star Trek' siempre ha sido la tele.

Cartel de 'Star Trek: Más allá'
Cartel de 'Star Trek: Más allá'

En suma, Lin no reinventa la rueda, pero al menos la hace rodar a buena velocidad, con energía y entusiasmo. Hacía tiempo, quizá desde que su tripulación original se apeó, que en la Enterprise no se vivía tal ambiente de aventura y camaradería. Puede que 'Más Allá' no viaje adonde ningún hombre ha llegado antes, pero sobre todo después del inhóspito terreno en el que se metió 'Star Trek: En la oscuridad' (2013) –con sus terroristas suicidas, sus supersoldados, su corrupción en las altas esferas y su mal rollo generalizado-, al menos endereza un poco el rumbo.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios