Es noticia
Menú
De Guernica a Ucrania: la verdad sobre el engaño de Franco que ha recordado Zelenski
  1. Cultura
Historia

De Guernica a Ucrania: la verdad sobre el engaño de Franco que ha recordado Zelenski

Con las llamas aún humeantes en los escombros de la localidad vasca, el bando nacional acusó a los republicanos, como ha recordado en el Parlamento el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski

Foto: Escombros de Guernica tras el bombardeo del 26 de abril de 1937.
Escombros de Guernica tras el bombardeo del 26 de abril de 1937.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El 29 de abril de 1937, tres días después de que alrededor de 50 aviones Heinkel 111 y Junkers 52 irrumpieran en oleadas durante unas tres horas lanzando bombas incendiarias sobre la localidad vasca de Guernica, una nota de la oficina de prensa del cuartel general de Francisco Franco achacó la destrucción de prácticamente todos los edificios de la ciudad a la acción de los mineros rojos y combatientes vascos del PNV que le habrían prendido fuego en su retirada. Así, antes incluso de comenzar a negar la responsabilidad en el bombardeo achacándosela a los jefes de la Legión Cóndor alemana, los nacionales intentaron colgarle el muerto a los republicanos.

Luego vendrían las exageraciones, los mitos y leyendas también de la propaganda republicana, que llegó a contabilizar más muertos que varias veces toda la población de la localidad. Los nacionales mintieron primero como los rusos lo están haciendo ahora con la masacre de Bucha, tal y como ha recordado el mismísimo presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, en el Congreso de los Diputados, ligando el espantoso bombardeo de la Guerra Civil española a la masacre de Irpin y Bucha. ¿Cómo ocurrió todo? ¿Realmente Franco y Mola pretendían engañar a todo el mundo?

Una nota de la oficina de prensa de Franco achacó la destrucción a los republicanos

Ya entonces, a los pocos días del bombardeo, un periodista de 'The Times', George L. Steer, documentó el momento negando la versión inicial franquista —que se demostraría falsa rápidamente— aunque quedasen muchos flecos a lo largo de los años. La batalla de la propaganda se centró después en otros derroteros: el número de muertos y la responsabilidad sobre el bombardeo. No, Franco no lo ordenó y sí, Franco mintió los primeros días. Los alemanes confundieron al cuartel del Generalísimo para llevar a cabo el primer bombardeo por saturación de la historia. Así es como ocurrió todo.

''Parece que estamos en abril de 1937, cuando el mundo se enteró de lo que pasó en Guernica''.

Hubo planificación

Después del fracaso de las ofensivas sobre Madrid, Batalla de la Ciudad Universitaria, Guadalajara y el Jarama, Franco, que más que una guerra de aniquilación sencillamente no pudo tomar la capital, decide a principios de marzo lanzar la ofensiva en el Frente Norte que será crucial en la guerra. Para ello, el general Mola, al frente de la operación, diseñó que los Heinkel y los Junker alemanes realizasen una serie de bombardeos tácticos para romper la resistencia vasca porque, a pesar de los múltiples bombardeos, tras 26 días de ofensiva solo se habían avanzado 16 kilómetros.

placeholder Pilotos de la Legión Cóndor.
Pilotos de la Legión Cóndor.

Antes de Guernica, el 31 de marzo se lanzan más de 11.000 kilos de bombas sobre Durango, donde perecen 177 personas. En ese contexto sí se planificó un bombardeo cuyo único objetivo eran las vías de comunicación y una fábrica de armas, pero que acabó con más del 70 por ciento de Guernica destruida. Según el biógrafo de Franco, George Hills, que conoció al dictador y habló personalmente con los mandos del cuartel general entonces, la noticia la recibieron por la prensa:

"La noticia nos llegó desde el extranjero. Al principio no lo creímos suponiendo que se trataba de un nuevo ejemplo de la propaganda roja", explicó Franco a Hills. Lo más perturbador es que, según las mismas fuentes, los propios alemanes lo negaron, añadiendo mucha más confusión al asunto tras asegurar a Franco que ninguno de sus aviones había despegado el día 27 —fecha que era la que pensaba el cuartel general de Franco en la que se habían producido supuestamente los hechos—.

Franco: "Al principio no lo creímos suponiendo que se trataba de un ejemplo de propaganda roja"

La cuestión es que el 27 de abril habían coincidido en Eibar Franco, Mola y Solchaga y, según el general Rafale Dávila, Mola es especialmente insistente esa noche sobre Guernica: "Al cambiar impresiones por la noche, Mola repite varias veces a Solchaga y a Vigón: 'Tengan ustedes mucho cuidado con Guernica que no entren ni moros ni soldados; la sala de Juntas que la ocupen fuerzas de requetés vizcaínos a poder ser". Según continúa Dávila, "se dieron órdenes severas en ese sentido y también el general lo comunicó a la aviación. Esa noche, las radios rojas dan la noticia de la destrucción de Guernica por la aviación". —Rafael Dávila Álvarez, 'La guerra en el Norte', (La Esfera)—.

Una fecha maldita

Este sería, por tanto, el motivo inicial de la confusión sobre el día 27: lo primero, que no se había dado una orden de bombardeo masivo —sí la había dado Queipo de Llano unos días antes en Jaén, bombardeo que causó muchos más muertos que el de Guernica—. Lo segundo que, con el día cambiado, los alemanes lo negaron, claro está, porque el día 27 no había salido efectivamente ningún avión, sino el día antes, el 26, confundiendo a Franco.

Por otra parte, finalmente el día 28, la aviación que dirige Kindelán, informa ya a Mola de que Guernica ha sido destruida y que la orden la habían dado los alemanes o los italianos, pero, como aún no han entrado en la ciudad y todavía en la confusión, la oficina de prensa de Franco redacta la nota. El día 29 no se puede entrar en Guernica por una inmensa niebla, pero Mola ya tiene fotos del día anterior que demuestran la total destrucción, por lo que monta en cólera según recoge el general Dávila.

Mientras, Franco, al recibir informes más exactos de lo ocurrido, llama al coronel Funck y le espeta "pálido de ira" según Hills: "No haré la guerra contra mi propio pueblo". Llama también a Kindelán —jefe de la aviación nacional— y le da órdenes para asegurarse de que no vuelva a ocurrir. Es creíble que Franco sobreactuara ante Funk, pero, por las protestas posteriores ante Von Sperrle y los demás alemanes, parece claro que ni Franco ni Mola fueron informados. De hecho, el último fue conminado a salir de España, todo lo cual no conculca que se cometiera un bombardeo brutal sobre Durango con anterioridad. Lo que es absolutamente seguro es que el Generalísimo supo en el momento de conocer todos los datos del incidente que había sido un monumental error. ¿Por qué entonces no rectificó inmediatamente la nota de su oficina de prensa?

El 29 de abril de 1937, tres días después de que alrededor de 50 aviones Heinkel 111 y Junkers 52 irrumpieran en oleadas durante unas tres horas lanzando bombas incendiarias sobre la localidad vasca de Guernica, una nota de la oficina de prensa del cuartel general de Francisco Franco achacó la destrucción de prácticamente todos los edificios de la ciudad a la acción de los mineros rojos y combatientes vascos del PNV que le habrían prendido fuego en su retirada. Así, antes incluso de comenzar a negar la responsabilidad en el bombardeo achacándosela a los jefes de la Legión Cóndor alemana, los nacionales intentaron colgarle el muerto a los republicanos.

Historia
El redactor recomienda