Es noticia
Menú
Un diputado de Unidas Podemos y miembro del Gobierno boicotea el aplauso a Zelenski
  1. España
Comparecencia en el Congreso

Un diputado de Unidas Podemos y miembro del Gobierno boicotea el aplauso a Zelenski

El líder del PCE, Enrique Santiago, y otros diputados de la CUP y el BNG han evitado aplaudir al presidente de Ucrania. Argumentan cuestiones como su "tolerancia con grupos nazis" o la ilegalización de otros partidos

Foto: Enrique Santiago junto a Ione Belarra.
Enrique Santiago junto a Ione Belarra.

La pretendida imagen de unidad ante la comparecencia de Volodímir Zelenski en el Congreso no ha sido tal. Y una de las grietas procede del mismo Gobierno de coalición. El diputado de Unidas Podemos y secretario de Estado de la Agenda 2030, Enrique Santiago, ha participado en un boicot al aplauso brindado al presidente de Ucrania junto a representantes de la CUP y el BNG. Si bien han asistido al acto y se han puesto de pie ante su intervención, ninguno de ellos se ha sumado al gesto unánime de la Cámara. El desencuentro se produce en paralelo al choque entre el PSOE y los morados por el envío de armas.

A Santiago, líder del PCE, se sumaron Mireia Vehí y Albert Botran, de la formación anticapitalista catalana, y Néstor Rego, de los nacionalistas gallegos. Desde los grupos parlamentarios han detallado a El Confidencial que han acudido al acto por "respeto institucional", pero no han aplaudido a Zelenski porque no comparten algunas cuestiones que, defienden, son importantes tras el estallido de la guerra. Señalan la ilegalización de los partidos de la oposición y su "tolerancia con grupos nazis" empotrados en las tropas de Ucrania.

Foto: Pedro Sánchez y Volodímir Zelenski, por videoconferencia, en el Congreso de los Diputados. (EFE/Chema Moya)

La negativa del diputado de Unidas Podemos se ha producido horas después de que Izquierda Unida, su partido, criticase en redes sociales la posición del Gobierno de Ucrania, si bien reconoció la invasión rusa y lamentó la tragedia del pueblo ucraniano. "Nuestra posición sobre algunas medidas adoptadas por Zelenski es crítica, y el respeto institucional no significa que no las condenemos", planteó la formación en su perfil de Twitter, para acto seguido afirmar: "Suprimir la actividad de 11 partidos políticos vulnera los derechos civiles del pueblo ucraniano y se suma a la ilegalización del Partido Comunista y el ataque a sindicatos iniciado por Poroshenko. Estos gestos antidemocráticos son inaceptables en un país aspirante a la UE".

Álvaro Aguilera, secretario general del PCE y coordinador de Izquierda Unida en Madrid, se manifestó en el mismo sentido a través de Twitter y señaló a Zelenski como "un peligro para la paz" y reclamó abrir un debate interno en las bases de la formación. "Zelenski es un peligro para la paz y su pueblo. Heredero de un golpe de estado que ilegalizó al Partido Comunista y a 11 partidos más. Me da igual que los medios le hayan construido traje de Cid Campeador. Debe haber debate en órganos. No en mi nombre", publicó en su perfil.

[Consulte aquí el discurso íntegro de Zelenski]

La ilegalización de los partidos es uno de los argumentos esgrimidos por la CUP, que va un paso más allá con la alusión de los "grupos nazis" que, según denuncian, se despliegan en el ejército ucraniano. "La situación es más compleja y hay cosas con las que no podemos estar de acuerdo", han indicado a este diario fuentes del partido anticapitalista, que también se posicionó en contra de una declaración institucional para que el Congreso tilde como "crímenes de guerra" la ofensiva de Vladímir Putin.

División por las armas

La respuesta de Santiago y el resto de fuerzas radicales nacionalistas son un reflejo de la tensión que la comparecencia de Zelenski ha suscitado en las últimas horas. Aunque la mayoría de la cámara ha respaldado al presidente ucraniano y el acto se ha desarrollado con la solemnidad que se buscaba, también es cierto que la situación era incómoda para una parte del hemiciclo. No es una novedad, el envío de armas ya enfrentó a los socios del Gobierno.

Unidas Podemos reiteró la misma mañana del martes que estaba en contra de dotar a Ucrania con armamento, como ya había manifestado, en claro contraste con la postura defendida con la parte socialista del Ejecutivo. Pedro Sánchez, de hecho, insistió a Zelenski en el compromiso de España con esta cuestión y anunció el envío de más armamento en los próximos días, así como ayuda humanitaria y su predisposición a la acogida de refugiados. "Seguiremos aportando ayuda humanitaria y asistencia financiera. Y también, por supuesto, vamos a continuar enviando equipamiento militar para que Ucrania pueda ejercer su derecho a la legítima defensa, consagrado en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas", subrayó. Igualmente, anunció que apoyará su entrada en la UE.

La pretendida imagen de unidad ante la comparecencia de Volodímir Zelenski en el Congreso no ha sido tal. Y una de las grietas procede del mismo Gobierno de coalición. El diputado de Unidas Podemos y secretario de Estado de la Agenda 2030, Enrique Santiago, ha participado en un boicot al aplauso brindado al presidente de Ucrania junto a representantes de la CUP y el BNG. Si bien han asistido al acto y se han puesto de pie ante su intervención, ninguno de ellos se ha sumado al gesto unánime de la Cámara. El desencuentro se produce en paralelo al choque entre el PSOE y los morados por el envío de armas.

Ucrania BNG Nacionalismo CUP