Un templo, 50 ataúdes y el Libro de los Muertos: el hallazgo "único" de Saqqara
  1. Cultura
DEL REINADO DEL FARAÓN TETI

Un templo, 50 ataúdes y el Libro de los Muertos: el hallazgo "único" de Saqqara

Varios milenios después de la caída del Antiguo Egipto, los expertos continúan hallando increíble piezas arqueológicas. La última, de un valor imposible de calcular

placeholder Foto: Imagen de la necrópolis de Saqqara. (EFE)
Imagen de la necrópolis de Saqqara. (EFE)

Saqqara se ha convertido, en los últimos años, en una de las zonas de exploración más prolíficas del Antiguo Egipto. Las últimas investigaciones realizadas en esta impresionante necrópolis siempre han dado como resultado increíbles descubrimientos de una de las civilizaciones más fascinantes de todos los tiempos, donde el último hallazgo que se ha producido ha servido para reescribir la historia de la zona. Los restos de un templo, más de 50 ataúdes y el capítulo 7 del Libro de los Muertos han salido a la luz en el último trabajo llevado a cabo en la zona.

Una investigación conjunta llevada cabo por el Consejo Superior de Antigüedades y el famoso arqueólogo Zahi Hawas ha conseguido hallar una serie de importantes piezas de hace unos 3.000 años, vinculados directamente con el faraón Teti, que fue el máximo mandatario de Egipto entre el año 2.322 y el 2.313 a. C. Precisamente en la zona junto a la pirámide que lleva su nombre en su honor ha sido donde se ha llevado a cabo este impresionante descubrimiento, en una zona donde los hallazgos arqueológicos se llevan produciendo de manera constante desde el año 2018.

Foto: El antiguo tablero de juego que explicaría el sentido del Libro de los Muertos de Egipto. (CC/Wikimedia Commons)

El reinado de Teti es, posiblemente, uno de los menos conocidos del Antiguo Egipto y, por esa razón, los arqueólogos decidieron escavar juntos su pirámide para tratar de arrojar luz a este periodo. Cuál fue su sorpresa cuando, durante las investigaciones de campo, consiguieron encontrar numerosos artefactos correspondientes a este periodo. Pero fueron mucho más allá: hallaron los restos de un antiguo templo y, sobre todo, el rito de enterramiento habitual en la zona, escrito en un papiro original de un valor incalculable.

De esta manera, encontraron el templo funerario de la reina Naraat, la esposa de Teti, además de encontrar una serie de almacenes de adobe en el lado sureste de esta estructura, donde se encontraron ofrendas y herramientas dedicadas al culto de esta deidad. De igual manera, se encontraron 52 pozos, con profundidades de entre 10 y 12 metros, que en su interior contaban con más de 50 ataúdes de madera, en lo que se ha convertido en el primer descubrimiento de este tipo en la zona en más de 3.000 años. Pero, si este hallazgo es ya de por sí valioso, el último en llevarse a cabo centró todas las miradas.

Y es que, entre esos descubrimientos, no solo había un gran número de artefactos y de estatuas con formas de deidades, sino que apareció un elemento único que puede ser considerado como uno de los más valiosos de la historia de la civilización egipcia: un papiro de cuatro metros de largo por uno de ancho en el que se encontraba, de manera íntegra, el capítulo 7 del Libro de los Muertos. Según explican estos expertos, la inclusión de este documento en este espacio funerario no tenía otro objetivo más que permitir que el fallecido pudiera superar el juicio de Osiris, asistiéndolo en su viaje al inframundo hasta alcanzar la otra vida.

Muchos ríos de tinta se han escrito sobre el Libro de los Muertos, convertido en el texto funerario más famoso del Antiguo Egipto. No era más que una especie de guía para el fallecido para encontrar la salvación de su alma en su camino hacia el otro mundo, pero, curiosamente, los expertos han determinado que no existía un libro canónico sino que la historia que se contaban era representada de diferentes maneras a través de distintas viñetas con los ilustradores de la época. Incluso había quien decidió encargar su propio libro, haciendo que las ilustraciones fueran personalizadas.

En buena parte de los enterramientos que se han descubierto, se han hallado fragmentos de este texto esculpidos tanto en las paredes como dibujados en los ataúdes, pero son muy escasos los papiros con este texto funerario que se han recuperado íntegros. Por esa razón, toma especial importancia el descubrimiento de Saqqara, donde se ha encontrado uno de los papiros mejor conservados del Libro de los Muertos. Por si fuera poco, todos los ataúdes encontrados contaban con forma humana y en ellos también aparecían grabados pasajes de este texto funerario.

"Estos últimos descubrimientos confirman que el área arqueológica de Saqqara no se usó como necrópolis solo en la era tardía, sino también en el Reino Nuevo, además de demostrar la existencia de muchos talleres de ataúdes y de momificación, servicios que eran contratados por los residentes", explica Hawas en un comunicado. Ahora, este descubrimiento, que "reescribirá la historia de esta zona", sirve para arrojar luz de una de las épocas más conocidas del Antiguo Egipto, tras un hallazgo único de incalculable valor.

Egipto Descubrimientos
El redactor recomienda