USABAN EL PLOMO COMO SECANTE

Descubren la peculiar mezcla de tintas usadas en los papiros del antiguo Egipto

Lo sorprendente es que la receta de la tinta se relaciona con las prácticas pictóricas desarrolladas muchos siglos después, durante el Renacimiento

Foto: Muestra de un papiro de la biblioteca del templo de Tebtunis. Foto: The Papyrus Carlsberg Collection
Muestra de un papiro de la biblioteca del templo de Tebtunis. Foto: The Papyrus Carlsberg Collection
Autor
Tiempo de lectura2 min

Científicos europeos han logrado analizar, con nuevas técnicas de vanguardia, papiros de hace 1.900 años y han descubierto que los egipcios utilizaban plomo en la tinta de sus textos pero no como pigmento, sino por sus propiedades secantes, una técnica que, posteriormente, fue popularizada por los artistas del Renacimiento en Europa, durante el siglo XV.

En el antiguo Egipto, los egipcios utilizaban tinta negra para escribir el cuerpo principal del texto, mientras que la tinta roja se utilizaba a menudo para resaltar títulos, instrucciones o palabras clave.

El estudio, publicado en la revista científica 'PNAS', concluye que, 1.400 años antes de que los renacentistas lograran que sus escritos no se emborronaran con tinta fresca marcasen una época, los egipcios ya sabían cómo conseguirlo.

Cientos de años antes

La investigación, liderada por científicos del Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón (ESRF) de Grenoble, Francia, y de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), desvela la composición de las tintas de una docena de antiguos papiros egipcios.

"Algo muy llamativo fue que encontramos que se añadió plomo a la mezcla de tinta, no como un tinte, sino como un secador de la tinta, para que la tinta se quedara en el papiro"

Estos pertenecían a la biblioteca del templo de Tebtunis, del antiguo Egipto, que es famosa por sus textos científicos y costumbristas, con explicaciones de cómo vivían sus habitantes, muchos de ellos griegos y romanos.

"Al aplicar la tecnología punta del siglo XXI para revelar los secretos ocultos de la antigua tecnología de la tinta, contribuimos a desvelar el origen de las prácticas de escritura", explica Marine Cotte, investigadora de la ESRF y coautora del trabajo, en declaraciones recogidas por Phys.org.

Restos de la biblioteca del templo de Tebtunis. Foto: University of Copenhagen.
Restos de la biblioteca del templo de Tebtunis. Foto: University of Copenhagen.

"Algo muy llamativo fue que encontramos que se añadió plomo a la mezcla de tinta, no como un tinte, sino como un secador de la tinta, para que la tinta se quedara en el papiro", añade. Los investigadores llegaron a esta conclusión porque no encontraron ningún otro tipo de plomo, como el plomo blanco o el minio, que debería estar presente si servía como pigmento.

Técnica compleja

Además, "el hecho de que el plomo no se añadiera como pigmento sino como secante implica que la tinta tenía una receta bastante compleja y que no podía ser fabricada por cualquiera", señala Thomas Christiansen, egiptólogo de la Universidad de Copenhague y coautor del estudio.

Lo más sorprendente del hallazgo es que la receta de la tinta se relaciona con las prácticas pictóricas desarrolladas muchos siglos después, durante el Renacimiento. "En el siglo XV, cuando los artistas redescubrieron la pintura al óleo en Europa, el reto era secar el óleo en un tiempo razonable", apunta Cotte. "Los pintores se dieron cuenta de que algunos compuestos de plomo podían ser usados como secadores eficientes".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído