CINE

Las 10 películas de terror más brutales para ver en Netflix, HBO, Filmin y Movistar+

No sólo de 'El resplandor' y 'Nosferatu' vive el cinéfilo del terror. En 'El Confidencial' recomendamos títulos menos conocidos pero con enjundia para pasar una noche de miedo

Foto: Alexandra Bastedo y Maribel MArtín en 'La novia ensangrentada', de Vicente Aranda. (Flixolé)
Alexandra Bastedo y Maribel MArtín en 'La novia ensangrentada', de Vicente Aranda. (Flixolé)

Ya sabemos que 'El resplandor' es una obra maestra, por mucho que Stephen King difiera, que 'Psicosis' trastocó los cimientos del cine con ese cambio de punto de vista a medio metraje. Que reivindicar 'El exorcista', 'Nosferatu', 'La semilla del diablo' o 'Peeping Tom' es caer, una y otra vez, en la obviedad. Que los 'Halloween', 'Viernes 13', 'Scream' y demás son de sobra conocidos como para volver a dedicarles un hueco en una lista de recomendaciones. Que gracias a 'La noche de los muertos vivientes', George A. Romero se convirtió en el padre putativo del género zombi. Que 'Drácula' de Francis Ford Coppola es un maravilloso desbarre barroco, por mucho que la hayan lapidado desde la tribuna del buen gusto, que Bava, Argento y Fulci son nombres ineludibles, que Cronenberg siempre nos lleva al límite de la perversión, que Paco Plaza y Jaume Balagueró han puesto a España en el radar internacional y que los 'Saw', 'Insidious' y 'Expediente Warren' han conseguido atraer por el sendero de palomitas a millones de personas en un momento en el que las taquillas son cada vez menos boyantes.

Por eso, en 'El Confidencial' hemos elaborado una lista heterodoxa y variada de diez peliculones de terror no tan conocidos —algunos más que otros— pero igualmente relevantes dentro de la tradición —y la modernidad— del cine de terror. Nacionales y extranjeros, clásicos y modernos, pero todos de una personalidad arrolladora y una mano maestra para hacer que el espectador pase un buen mal rato.

'La campana del infierno' (1973), de Claudio Guerín (Filmin)

'La campana del infierno' es una de las cintas de terror malditas del cine español. (Filmin)
'La campana del infierno' es una de las cintas de terror malditas del cine español. (Filmin)

Si existe una película maldita en el cine español es esta cinta de terror, esa es 'La campana del infierno', el segundo largometraje como director del sevillano Claudio Guerín Hill. La trama consiste en la vuelta de un hombre a su pueblo natal después de que lo saquen del psiquiátrico en el que ha estado encerrado. A su regreso, hará pagar el encierro a su madre y a sus tres primas. Como el fantaterror de la época —se rodó en 1973—, 'La campana del infierno' contiene paisajes neogóticos, en este caso de los alrededores de Noia (A Coruña) y muchos centímetros de piel al descubierto.

Hasta ahora, que Filmin la ha comprado para su catálogo —está disponible en su versión original, el inglés, y también en español—, no había muchas copias de este título, que siempre ha estado envuelto en el misterio de la tragedia que rodeó al rodaje: el director se empeñó en rodar en el campanario de la iglesia de San Martiño en Noia. El lugar sagrado era asimétrico porque el cantero había caído durante la construcción de un segundo torreón. Y cuando el director preparaba uno de los últimos planos desde dicha localización, también se precipitó al vacío y murió.

'It Follows' (2014), de David Robert Mitchell (Movistar+)

No es un spoiler, es el comienzo de 'It Follows' de David Robert Mitchell. (Movistar)
No es un spoiler, es el comienzo de 'It Follows' de David Robert Mitchell. (Movistar)

David Robert Mitchell es uno de los directores más sorprendentes de los últimos años. Después de una ópera prima, la comedia 'El mito de la adolescencia' (2010), que pasó sin pena ni gloria, el también guionista sorprendió con sus dos siguientes películas: 'It Follows' (2014) y 'Lo que esconde Silver Lake' (2018). Mitchell consigue crear con maestría secuencias de tensión donde lo sobrenatural se transforma en lo cotidiano y, patrticularmente en 'It Follows', consigue convertir una enfermedad venérea en el monstruo del que huir.

Tras una noche de sexo, la protagonista, Jay (Maika Monroe), descubre que le han transmitido una suerte de maldición que la convierte en el blanco de un ente que, en el momento que la encuentre, la matará. No sabe cómo ni cuándo ni dónde ni qué forma adoptará ese ente, sólo que será parecido a una persona de su entorno, que caminará muy despacio hacia ella y que no descansará hasta matarla... o hasta que consiga tener sexo con otra persona y que ésta la transmita a otra persona y ésta a otra persona más... Una maravilla visual que representa lo mejor del cine de terror de la última década.

'La residencia' (1969), de Narciso Ibáñez Serrador (Sky)

Chicas malas pasadas de vueltas en la cinta de terror victoriano 'La residencia'. (Sky)
Chicas malas pasadas de vueltas en la cinta de terror victoriano 'La residencia'. (Sky)

Fue la primera producción para la gran pantalla de Narciso Ibáñez Serrador, maestro de maestros del cine de género e historia de la televisión española desde su llegada a la cadena estatal nada más aterrizar de Uruguay. Antes de su título cumbre, '¿Quién puede matar a un niño?' (1976), Ibáñez Serrador rodó —magistralmente— este cuento de estética victoriana y planteamiento 'slasher' rodado con un reparto de actrices británicas y españolas y que está ambientado en un colegio francés para señoritas del siglo XIX. Aparte de la belleza de la fotografía, de los tejidos, del arte y de las localizaciones, Ibáñez Serrador demuestra su pericia para rodar una película de terror clásica que hoy no ha envejecido, pero que está lejos del riesgo que exhibe en '¿Quién puede matar a un niño?'. Aun así, una indispensable del terror español.

'Stoker' (2013), de Park Chan-wook (HBO)

Nicole Kidman y Mia Wasikowska son madre e hija en 'Stoker'. (HBO)
Nicole Kidman y Mia Wasikowska son madre e hija en 'Stoker'. (HBO)

La muestra de que un buen director puede convertir un mal guión en una película excelente es 'Stoker'. Park Chan-wook consigue que gracias a su delicada puesta en escena y a su pericia para narrar en imágenes las sensaciones y los impulsos de una joven arrastrada por su herencia genética —interpretada por Mia Wasikowska, siempre inquietante y ambigua—, el espectador olvide que la historia escrita por Wentworth Miller —sí, el recluso en escapada perpetua de 'Prison Break'— es más simple que el mecanismo de un palo. La belleza y la tensión que consigue el director coreano a través de las imágenes convierte a 'Stoker' en una experiencia inmersiva y sensorial, en la que acompañaremos a la protagonista en su descenso a los infiernos en busca de su naturaleza real.

'El hombre de mimbre' (1973), de Robin Hardy (Filmin)

¡Alabad a 'El hombre de mimbre'!. (Filmin)
¡Alabad a 'El hombre de mimbre'!. (Filmin)

Tuvo un 'remake' en 2007 con Nicolas Cage de protagonista, pero en esta ocasión nos referimos a la cinta original, del director británico Robin Hardy y que cuenta entre sus protagonistas con Christopher Lee, actor estajanovista omnipresente en el cine de terror de la época. Con guión de Anthony Shaffer, que adapta su propia novela, esta película de terror rural comienza cuando un policía de ciudad recibe una carta de un pequeño pueblo isleño escocés pidiendo ayuda para esclarecer la desaparición de una niña. Cuando el sargento (Edward Woodward) llega a la isla y comenza las pesquisas, descubre que los habitantes de la isla son practicantes de una religión pagana y que la investigación policial le puede llevar a un hallazgo mucho más macabro de lo que había previsto.

'Buenas noches, mamá' (2014), de Veronika Franz y Severin Fiala (Filmin)

No todas las madres tienen instinto maternal. (Filmin)
No todas las madres tienen instinto maternal. (Filmin)

Este fue el primer largometraje de ficción para el combo de directores austríacos compuesto por Veronika Franz y Severin Fiala, que consiguieron con él la selección en la Sección de Nuevos Horizontes de Venecia y varios premios en Sitges, donde el año pasado regresaron con 'The Lodge', una propuesta más floja y menos conseguida que también centra el terror en la mirada infantil de sus protagonistas. En este caso, dos hermanos gemelos esperan la vuelta de su madre de una operación estética que ha dejado su cara cubierta de vendajes. Pero poco a poco empezarán a observar comportamientos incoherentes con el carácter de su madre y entrarán en una espiral de miedo y paranoia por descubrir qué le pasa a la persona que tanto quieren y conocen.

‘El abominable Doctor Phibes’ (1971), de Robert Fuest (Filmin)

Atención a la orquestación de 'El abominable Dr. Phibes'. (Filmin)
Atención a la orquestación de 'El abominable Dr. Phibes'. (Filmin)

Un clásico de la serie B no tan B de los años 70, la primera de dos películas centradas en el personaje del Dr. Phibes, encarnado por el mito del terror Vincent Price. Con una estética recargada y estridente, Robert Fuest sigue al inspector Trout, que investiga una serie de asesinatos a médicosen los que las armas del crimen son los métodos más rebuscados imaginables, como un enjambre de abejas. En su investigación conoce al excéntrico Dr. Phibes, un hombre solitario y traumatizado que pasa las horas tocando el órgano y llorando a un amor perdido. Una película que maneja por igual el humor, el horror y el kitsch y que es un clásico básico de la cinefilia.

‘Un lugar tranquilo’ (2018), de John Krasisnki (Filmin)

John Krasinski, el hombre orquesta (silenciosa) en 'Un lugar tranquilo'. (Filmin)
John Krasinski, el hombre orquesta (silenciosa) en 'Un lugar tranquilo'. (Filmin)

En su debut como director en 2009, el actor John Krasinski se atrevió nada más y nada menos con una adaptación de 'Entrevistas breves a hombres repulsivos' de David Foster Wallace. Y no le salió bien, pero tampoco mal. Con 'Un lugar tranquilo', su tercer largometraje, Krasinski consiguió rebatir los prejucios de actor-director-wannabe con este proyecto que mezcla el terror y la ciencia ficción y que tiene como principal característica su escasez de diálogos y una banda sonora expresiva que consigue que se oiga el silencio. Fue nominada a un Oscar, pero además se convirtió en una de las sorpresas del género en los últimos años con una propuesta inteligente y seductora: unos monstruos alienígenas invaden la tierra. Se guían a través del sonido, por lo que la familia protagonista, si quiere sobrevivir, tendrá que permanecer callada toda la película. Difícil cuando se es padre de niños pequeños. Más difícil cuando, en una de las escenas más memorables de la película, hay que parir sin anestesia y en absoluto silencio.

'La novia ensangrentada’ (1972), de Vicente Aranda (Flixolé)

El lila, color peligroso en 'La novia ensangrantada', de Vicente Aranda. (Flixolé)
El lila, color peligroso en 'La novia ensangrantada', de Vicente Aranda. (Flixolé)

La cuarta película de Vicente Aranda —ya había rodado 'Fata Morgana'— eligió el suntuoso Pazo de Oca en A Coruña como escenario de un film tan perverso como envolvente, en el que muchos críticos han querido entrever cierto mensaje pretendidamente 'feminista' envuelto en una propuesta de alto voltaje sexual en el que el director desnuda el cuerpo de las mujeres protagonistas con su cámara y en el que la venganza de la mujer por "ser obligada a cometer actos sexuales execrables" pasa de generación en generación dentro de una familia pudiente.

La protagonista, Susan (una Maribel MArtín todavía menor de edad) se casa con un hombre bien posicionado, interpretado por Simón Andreu, que abusa de ella. La joven comienza a tener pesadillas entorno a una mujer rubia que intenta beberse su sangre a la vez que le ordena que mate a su recién estrenado marido. La película combina vampirismo, lesbianismo y un intento rudimentario de feminismo en una historia rodada con gusto y sensualidad, en la que cada detalle está colocado de manera expresiva y cuidada y la que la música de Antonio Pérez Olea convierten una historia de terror gótico en un experimento vanguardista que en su momento fue mutilado por la censura.

'Cam' (2018), de Daniel Goldhaber (Netflix)

Madeline Brewer, de 'El cuento de la criada', protagoniza 'Cam'. (Netflix)
Madeline Brewer, de 'El cuento de la criada', protagoniza 'Cam'. (Netflix)

Más cercana al terror de 'Black Mirror' que al gore, la ópera prima de Daniel Goldhaber cuenta con Madeline Brewer, de 'El cuento de la criada', como protagonista. Apenas costó un millón de euros, pero 'Cam' destila originalidad tanto en el aspecto visual como en el narrativo, que sigue la estela abierta por películas como 'Open Windows' de Nacho Vigalondo en las que las pantallas de ordenador y las cámaras web juegan un papel central. ¿Quiénes somos? ¿Lo que transmitimos de cara al público a través de las redes sociales o lo que nos guardamos para la intimidad? 'Cam' lleva esta cuestión tan propia de nuestro tiempo al extremo, cuando una joven que se gana la vida desnudándose en vivo en internet descubre que no sólo alguien le ha hackeado su cuenta, sino que hay una mujer exactamente igual que ella subiendo nuevos vídeos en los que cada día se acerca más al género 'snuff'. Un primer largometraje original y, aunque imperfecto, calibrado con el sino de su tiempo.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído