un coleccionista lo encontró en 1947

Su padre guardó un raro centavo de cobre en 1943... y hoy vale 150.000 euros

Los coleccionistas buscan esta extraña moneda, de la que apenas se tiene constancia de que existan una decena en todo el mundo

Foto: El centavo de 1943, a subasta (Foto: Heritage Auctions)
El centavo de 1943, a subasta (Foto: Heritage Auctions)

Un cospel es una plancha sobre la que se acuñan las monedas. A finales de 1942, varios cospeles de bronce se quedaron encajados en las prensas de la fábrica encargada de la moneda en Estados Unidos. Cuando colocaron los nuevos cospeles de acero revestidos de zinc, algunos meses después, los primeros se desprendieron, liberando el bronce que contenían.

Eso pasó desapercibido para los operarios, que en 1943 acuñaron centavos de bronce que tenían que ser de acero y zinc, dado que el bronce y el cobre se reservaba para fabricar armas de guerra. Entre los millones de centavos que se acuñaron aquel año, los primeros, apenas unos cientos, salieron de cobre, una rareza muy valorada en el mundo del coleccionismo.

El reverso del extraño centavo de cobre (Foto: Heritage Auctions)
El reverso del extraño centavo de cobre (Foto: Heritage Auctions)

En 1947, una de esas monedas fue a parar, por casualidad, al bolsillo de Don Luthes, procedente del cambio que recibió en la cafetería de su instituto. Lo separó del resto para estudiarlo en casa y se dio cuenta de su rareza. Desde entonces vivió junto a él en Pittsfield, una pequeña de ciudad de apenas 50.000 habitantes en el estado de Massachusetts, en la costa este de Estados Unidos.

Puede superar los 150.000 euros

Don Luthes fue miembro del club de la moneda y del club de genealogía de su ciudad y uno de sus amigos, Peter Karpenski, reconoce a la CNN que nunca lo quiso vender, hasta que el año pasado comenzó a tener problemas de salud. Lutes acumuló durante su vida más de 50.000 monedas y las disfrutó hasta septiembre de 2018, cuando falleció.

Ahora es su hijo, Don Luthes jr., quien ha decidido seguir el camino que emprendió su padre. Dio la moneda a una casa de subastas de Dallas ‘Heritage Auctions’, que la ha puesto a la venta, primero en una subasta online y después, en una presencial. Ya ha superado los 130.000 dólares y esperan que alcance los 170.000, el equivalente a más de 150.000 euros.

Sarah Miller, Directora de Numismática de Heritage Auctions, explica que "lo que hace que sea tan emocionante es que es la única vez en la historia en que la moneda que descubrió la rareza está disponible para la venta. En otras palabras, esta moneda fue la primera que se encontró".

Don Luthes fue voluntario durante décadas del ‘Berkshire Athenaeum’, la biblioteca pública de Pittsfield, incluso llegó a ser nombrado voluntario del año. Ese lugar significaba mucho para él, por eso su hijo, Don Luthes jr., quiere que los beneficios de la subasta de este centavo se destinen a esa biblioteca. Es lo que hubiera deseado su padre.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios