guerra por los repartos

Músicos españoles se rebelan contra la SGAE: "Nos mean en la cara"

La continuada presencia de miembros de la junta de la entidad, que podría ser intervenida en los próximos días, en programas de televisión de madrugada irrita a los músicos

Foto:

El mismo concierto de Manuel Villalta, con Carlos Vega, emitido cuatro veces en una semana. Cuatro videoclips de Inma Serrano programados en menos de media hora. Teo Cardalda cantando en un canal con Sole Giménez y en otro con su dúo, Cómplices. Virginia Glück, sin disco desde el año 2000, día sí y día también protagonizando otro concierto. Y luego Huecco. Y Tontxu. Y Guaraná, el grupo de Juan Ramón Arnáiz. ¿Qué tienen en común todos estos artistas tan omnipresentes en los programas de madrugada de La Sexta, Antena 3, Neox, Nova...? Todos forman parte de la nueva junta directiva de la SGAE.

Tamaña rueda de casualidades tiene más que indignado al colectivo de músicos. Muchos ya se habían posicionado contra la desprotección que sentían por parte de SGAE firmando manifiestos colectivos y pidiendo al gobierno que interviniera la entidad. Otros, en cambio, se sumaron a un contramanifiesto que defendía el beneficio cultural de los programas musicales de madrugada. De fondo, un mecanismo, autorizado por el reglamento de SGAE, que permite que empresas de comunicación, básicamente Atresmedia y Mediaset, reciban un desorbitado porcentaje de la recaudación anual en concepto de derechos por emisión televisiva a través de programas de madrugada sin apenas audiencia.

La tensión en el gremio está al límite. Las elecciones del 26 de octubre no calmaron las aguas. De hecho, tras la victoria de los autores vinculados a las editoriales televisivas, las posturas se han recrudecido. Se están agrietando viejas amistades, las acusaciones se responden con amenazas de querella y se producen tensos encuentros en camerinos. Porque, la nueva junta, esa que tenía que salvar la entidad de la intervención estatal y de la expulsión de CISAC (la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores), la que debía garantizar su modernización, democratización y, por encima de todo, un reparto más justo de ingresos, es la misma que aparece compulsivamente en esos programas de madrugada que durante años han levantado sospechas.

Con nocturnidad y alevosía

Para Antonio Noni López, cantante de Lori Meyers, a todos esos programas de madrugada les viene que ni pintada la expresión "con nocturnidad y alevosía". "Dime tú si una canción que suena a las tantas tiene que generar más dinero que el último éxito de Vetusta Morla", denuncia el granadino. Noni se sumó a la candidatura de músicos alineados con las editoriales de discográficas motivado por "la situación de desamparo" en que decía sentirse. "Yo no quiero el dinero de nadie. Quiero el mío. Pero a mí antes me llegaban unos cheques y ahora me llegan otros", afirma. Y calcula el descenso de sus retribuciones en un 30%.

En primer plano Antonio López 'Noni', de Lori Meyers. Detrás, Alejandro Méndez y Alfredo Núñez. (EFE)
En primer plano Antonio López 'Noni', de Lori Meyers. Detrás, Alejandro Méndez y Alfredo Núñez. (EFE)

Santi Balmes, de Love Of Lesbian, también ha visto decaer sus ingresos en concepto de derechos de autor. Calcula que en un 20%, pero en su opinión "el daño moral es más grave que el económico. Éticamente es una patada a la confianza que puedas tener en la SGAE". Él ha tenido el estómago de ver esos programas de madrugada. "Es una dimensión paralela. Es como si me hubiese dado un golpe en la cabeza. Ni entiendo la música ni el videoclip, pero hueles algo raro. Esto pide un 'Salvados', cosa que nunca pasará", intuye. No pasará porque La Sexta, como otras cadenas de Atresmedia (Antena 3, Neox y Nova), son las plataformas que emiten esos videoclips y conciertos para recuperar el máximo dinero posible. Igual hacen Tele 5, FDF, Cuatro y varias autonómicas.

El exmiembro de 'Cómplices' y vicepresidente de la SGAE, Teo Cardalda. (EFE)
El exmiembro de 'Cómplices' y vicepresidente de la SGAE, Teo Cardalda. (EFE)

El cantante barcelonés resume esta connivencia de la SGAE con la rueda de programas de madrugada con una frase muy gráfica: "Es como si se nos estuviesen meando en la cara". Y señala un aspecto clave: su recelo a que una televisión tenga una editorial con la que gestionar los derechos de la música que programa. Para Teo Cardalda, vicepresidente de SGAE, no hay tal dilema: "Esto es un mercado libre. Son empresas privadas y tienen todo el derecho". Pero, claro, Cardalda es un habitual en esos conciertos que emite Atresmedia noche sí noche también. Tal vez por eso, Balmes cree imprescindible que quien dirija la entidad sea “gente ajena a cualquier tipo de interés y sin relación con el tema autoral. Hablamos de las puertas giratorias y es inaudito que pase esto”.

Amistades peligrosas y en peligro

Sole Giménez, cantante de Presuntos Implicados hasta 2006, fue miembro de la junta de SGAE una década. Para ella, que una cadena tenga editorial es "una perversión". "Llevo muchos años en la música y ya me pareció asombroso que una radio tuviese editorial", recuerda, refiriéndose a la Cadena Ser. "Hay que poner coto a eso porque si no eres juez y parte y eso es muy peligroso", exige.

En 2016, Giménez grabó un concierto para Atresmedia. "Me llamó Teo porque es muy amigo mío. Hicimos dos temas suyos y cuatro míos. Yo sabía que esto existía, pero no que era tan grave. Luego me he estado informando y veo que es un despropósito”, reconoce. Sole tuvo que ceder obligatoriamente el 50% de sus derechos de autor a Atresmedia. Aún recuerda, entre risas, el día que coincidió con José Ángel Hevia y le soltó con toda la naturalidad: “¡Esto es un atajo de ladrones!”. “¡Tal cual! ¡No sabía que Hevia estaba ahí!”.

Sole Giménez. (EFE)
Sole Giménez. (EFE)

Hoy Hevia es el presidente de SGAE y su amigo Teo, el vicepresidente. Una de sus primeras misiones es convencer a los autores para que aprueben las cuentas en la asamblea del 27 de diciembre. Gran marrón. "Hablas con tus amigos, ves su actitud contra esto y… No es una situación muy agradable", reconoce Cardalda. Semanas atrás Teo y Sole coincidieron en un concierto en Benidorm. Sole le dijo: "Tú y yo nos queremos mucho como para hablar de este tema. Me ha mandado un mensajito, pero no quiero hablar de ese tema con mis amigos", zanja. La cantante valenciana también es amiga de Josemi Carmona, Jorge Pardo y otra gente que "está defendiendo esta manera de hacer", pero se niega a "entrar en juegos de mafias". "Me costará mucho sacar adelante mi vida, pero tengo la conciencia tranquila. No voy a tirar mi prestigio", asegura.

Porcentajes, intermediarios y falsos coautores

De aquel concierto, Sole Giménez dice haber cobrado "lo justo para pagar a los músicos: el transporte, los ensayos… Lo que he ganado habrán sido mil euros", calcula. "Será que lo han emitido poco", intuye. Claro, se grabó hace solo dos años. El cantaor Arcángel grabó una actuación para Atresmedia hace diez. Es fácil toparse con ella de madrugada. Calcula que le costó cinco o seis mil euros pagar a los músicos, pero lleva una década cobrando unos derechos que se repartió al 50% con la cadena. "Ahora se cobran otros porcentajes", explica. La tele no se queda más del 50% porque la ley no lo permite, "pero si encarga a tal persona ese programa y ese tal negocia con otro, empezamos a desvirtuar los porcentajes". Sabe de qué habla. Años después, recibió más propuestas. "Me ofrecieron hacer otro programa (reduciendo el porcentaje) al 30%. Dije que no".

Iván Ferreriro. (EFE)
Iván Ferreriro. (EFE)

Iván Ferreiro confiesa que a él también le han tentado "con lo de la rueda. El que me lo dijo lo veía como una forma nueva de negocio. Me decía: vienes a mi estudio, componemos unas canciones, luego viene una cámara y lo graban en un momentito. También me decía que no podían ser canciones mías, sino nuevas. Y yo le respondí: si me tengo que devanar los sesos, quiero que las canciones sean para mi disco, no para la tele". La aparición de productoras, intermediarios y falsos coautores ha enturbiado más el ya turbio mundo de la música de madrugada. Esto lo ve hasta Cardalda: "El concepto de la música de noche tiene que ser un grupo, una televisión, una editorial y ya está", propone.

"Se está retribuyendo más a la parte de los autores que ve menos gente" (Arcángel)

Arcángel incluso critica el reparto que hace SGAE de los derechos de la música de madrugada. "Se está retribuyendo más a una parte (de autores) que ve menos gente", critica. "Y estoy diciendo que (si se cambia) yo ganaré menos dinero", asume el cantaor, que se presentó a las últimas elecciones de la SGAE con este objetivo. No salió elegido y su actuación sigue generándole beneficios, pero no quiere que se le relacione con la nueva junta ni con la rueda, ni que se elimine la música de madrugada. Mejor música que la teletienda, viene a decir.

El polvorín gallego

En este asunto, hay algo que irrita particularmente a Julián Hernández, líder de Siniestro Total: "Llevamos toda la vida pidiendo que haya música en directo en televisión y cuando llega se convierte en un desastre". El cantante recuerda con alegría el día que los autores gallegos sumaron fuerzas y expulsaron a Teo Cardalda y Alberto Comesaña (ex Amistades Peligrosas) de la delegación territorial gallega. Él también ha visto mermar sus ingresos de SGAE cuando, "aunque solo sea por acumulación" y "por poco que vendas, siempre cobras más cuando tienes 15 discos que cuando tienes diez". Para colmo, tiene que ver a paisanos suyos cantando de madrugada en televisión y engrosando sus arcas. ¿Un ejemplo? El mismo Alberto Comesaña. "Pone un fondo musical, una improvisación por ahí y recita una cosa por encima. ¡Eso no es una canción!".

Julián Hernández, fundador de Siniestro Total. (EFE)
Julián Hernández, fundador de Siniestro Total. (EFE)

El ambiente está especialmente tenso en Galicia. Iván Ferreiro mantiene una relación muy estrecha desde la infancia con Cardalda. "Le tengo un cariño de la hostia, pero últimamente estamos teniendo conversaciones muy duras", reconoce. Ferreiro acaba de grabar un disco de versiones de Golpes Bajos, lo cual genera derechos de autor que van, entre otros, a Cardalda. En cambio, es de los músicos más beligerantes con la entidad. Fueron él y su hermano Amaro quienes movilizaron a decenas de músicos para que votaran en bloque contra las cuentas de la asamblea del pasado junio. Las tumbaron y, en vista del éxito, se armó la candidatura a la que se sumarían Kiko Veneno, Jorge Martínez de Ilegales, Jota de Los Planetas, Sole Giménez y demás. La que luego se retiró.

"No tengo problema en que la tele sea un negocio para un músico, pero están haciendo un chanchullo con los repartos" (Iván Ferreiro)

"Yo no tengo problema en que la tele sea un negocio y que un músico se gane la vida así mientras yo me la gano sacando discos, pero se está haciendo un chanchullo con los repartos", denuncia Ferreiro. Cardalda calcula que en las madrugadas televisivas trabajan alrededor de 2.700 músicos. Sin embargo, en SGAE hay más de 120.000 socios, más de 80.000 de los cuales son músicos y pueden sentirse perjudicados por el actual sistema de reparto de la entidad.

Tensión en el camerino

El rumor de que en la tele de madrugada se gana dinero fácil aunque no te vea nadie ya ha corrido como la pólvora. Especialmente, entre los más espabilados. Atención a lo que cuenta Ramón Rodríguez, alias The New Raemon. Semanas atrás apareció en su camerino el amigo de un amigo fanfarroneando de cómo había hecho fortuna con dos canciones firmadas con una editorial televisiva, la de Tele 5, que le garantizó una generosa rotación de madrugada. "Le tuve que decir: 'Hablemos de otra cosa porque me estoy poniendo de muy mala hostia'", explica el músico catalán. Con dos títulos, ese tipo había ganado 90.000 euros en solo cuatro años. Más de lo que ha ganado Rodríguez en 20 años de oficio. "¡Nos enseñaba extractos bancarios!", asegura The New Raemon, que prefiere no desvelar el nombre del personaje para no implicar a amigos comunes.

The New Raemon, Ramón Rodríguez. (EFE)
The New Raemon, Ramón Rodríguez. (EFE)

Sumergiéndose en esa dimensión paralela que es la televisión musical de madrugada, es fácil toparse con grupos sospechosamente desconocidos, pero, también, con los autores que forman la actual junta de SGAE. Sobre todo, en las cadenas de Atresmedia. Manuel Villalta, Inma Serrano, Tontxu, Virginia Glück, Fernando Illán, Miguel Ángel Chastang, Huecco, Juan Ramón Arnáiz, Teo Cardalda… Para este último, todo es pura casualidad. Atresmedia prefiere no hacer declaraciones. Está inmersa en un proceso judicial que determinará si existe una trama delictiva que implicaría a directivos de Atresmedia y de SGAE.

Quien ha tenido que arrepentirse, y públicamente, de sus declaraciones es Jairo Zavala, alias Depedro. El músico madrileño dijo en el diario 'ABC' que en la SGAE se estaba robando a los músicos. Se citó el nombre de un ganador de los últimos comicios, el cantautor Tontxu. Al rato Zavala recibían un burofax y 'ABC' otro. Si no pedían disculpas se enfrentaría a un juicio. Días después, el diario publicaba la disculpa de Depedro. Los músicos enfrentados a la actual junta de SGAE ya saben que deben ir con pies de plomo. Para Santi Balmes, lo peor "no es que te obliguen a mandar una carta pidiendo perdón". "Todo puede ser más sibilino y que empieces a cobrar cada vez menos en las siguientes liquidaciones. Ellos tienen el puto poder. Es una oligarquía", estalla.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios