la hispano FILM produktion

Suspiros nazis: la loca alianza de Franco y Hitler... para salvar el cine español

Imperio Argentina trajo de cabeza a Goebbels, que dijo de ella que era la "típica española", rebelde y algo "megalómana"

Foto: Un momento de 'España heroica'. (Filmoteca Española)
Un momento de 'España heroica'. (Filmoteca Española)

"Ahora, camaradas, con el pensamiento fijo en José Antonio, frenéticamente fijo en José Antonio, con la ilusión y la esperanza y la fe puesta en el Caudillo, Generalísimo Franco, decid conmigo: Por el primer mártir de esta revolución, José Calvo Sotelo", arenga el presentador del acto de homenaje "a los héroes caídos por España" a las tropas y afines congregados frente a él . "Por el sentido militar y castrense de este movimiento, José Sanjurjo", proclama. ¡"Presente!", contestan al unísono los falangistas reunidos. "¡Emilio Mola Vidal! —¡Presente!—. Por el futuro nacional sindicalista de este movimiento, Onésimo Redondo —¡Presente!—. Julio Ruiz de Alda —¡Presente!—. ¡Caídos por España! ¡Caídos por España! ¡Caídos por España! ¡Viva Franco! ¡Arriba España!". Y con el 'Cara al sol' de banda sonora y con una imagen de un amanecer entre negros nubarrones y del pueblo español celebrando las victorias nacionales termina el documental 'España heroica' (1938), una de las diez películas producidas por Hispano Film Produktion dentro del acuerdo de colaboración entre el Bando nacional y el Ministerio de Propaganda de la Alemania nazi, un contrato que duró de 1936 a 1944 y que protagonizó. uno de los episodios más rocambolescos de la historia del cine español.

Un fotograma de 'Helden in Spanien' (1938). (Filmoteca Española)
Un fotograma de 'Helden in Spanien' (1938). (Filmoteca Española)

Recientemente, el Cine Doré programó el clásico básico del cine patrio 'Carmen la de Triana', la versión española de un díptico conformado junto a 'Andalusische Nächte' y que supuso el desembarco de Imperio Argentina y Florián Rey en la Alemania de Hitler. Una proyección en la que aprovechó para presentarse el libro 'Hispano Film Produktion. Una aventura españolista en el cine del Tercer Reich' (Shangrila, 2017), donde el historiador Manuel Nicolás Meseguer desgrana los detalles de la alianza cinematográfica entre ambos gobiernos: una decena de producciones entre documentales como 'Geißel der Welt' ('El azote del mundo', 1937) o 'Helden in Spanien' y títulos de ficción como 'El barbero de Sevilla' (1938) o 'Suspiros de España' de Benito Perojo.

Porque la productora Hispano Film Produktion (HFP) es la protagonista del dislate empresarial que llevó a dos de las folclóricas más famosas de los años 30 y 40 —Argentina y Estrellita Castro— hasta el corazón del cine alemán en los estudios de la UFA. Incluso a entrevistarse con Goebbels y a recibir el aplauso de Hitler, al que entre genocidio y genocidio le gustaba ver películas —la cinefilia como rasgo común los dictadores del siglo XX— e, incluso, dejar sus propias críticas por escrito. Precisamente en este momento de la historia del cine español se inspiró Fernando Trueba para escribir junto a Rafael Azcona 'La niña de tus ojos', en la que Penélope Cruz, aunque no se explicite, haría las veces de Argentina en la 'corte' de Hitler.

Portada de 'Hispano Film Produktion'
Portada de 'Hispano Film Produktion'

A mediados de los años 30, el cine español —salvo nombres muy concretos— estaba limitado a una producción marginal en el contexto europeo. Con una España dividida y devastada por la Guerra Civil, y consciente de que el cine podía convertirse, primero, en un instrumento para crear una falsa sensación de normalidad en la población y, segundo, como un arma propagandística para conseguir aliados extranjeros para la causa, el Bando nacional decidió reactivar la producción de películas poco después de comenzar el conflicto, pero se dio cuenta de que no contaba con las infraestructuras necesarias: los grandes estudios y laboratorios se encontraban en Madrid y Barcelona, y Madrid y Barcelona eran bastiones republicanos.

Al contrario que la española, la cinematografía germana era una de las más prestigiosas del mundo, a la vanguardia de la técnica, la producción, el pensamiento y con algunos de los directores más influyentes de las últimas décadas: Murnau, Wiene, Lubitsch, Lang, Von Sternberg —los dos últimos austríacos en la UFA— e incluso Riefenstahl. Y por Alemania andaba pululando un antiguo franciscano reconvertido en periodista reconvertido en montador de cine, Joaquín Reig Gonzalbes, colaborador de Edgar Neville, quien montó en Berlín los laboratorios Geyer para la Delegación de Prensa y Propaganda de la Falange Española Tradicionalista, cuyo primer delegado fue el falangista Vicente Gay Forner, era "admirador de las ideologías nazi y fascista". Un departamento que, además, dependía de la Secretaría General del Jefe de Estado, de la que estaba a cargo Nicolás Franco Bahamonde, el hermanísimo.

Una cartela al inicio del documental. (Filmoteca Española)
Una cartela al inicio del documental. (Filmoteca Española)

A la inversa, un alemán bohemio llamado Johann W. Ther había recalado en Valencia y había acabado formando parte de CIFESA, una de las productoras más importantes del cine español en las décadas de los 40-50. Ther, según un documento de la época, mantenía estrechos contactos con Himmler y Goebbles y sirvió en el Sicherheitsdienst des Reichsführers-SS (SD), el servicio de inteligenciade las SS​. Con el comienzo de la Guerra Civil, Ther vuelve a Berlín, funda Hispano Film Produktion y con ayuda de Reig y del ruso Sergei Otzoup ponen en marcha el plan.

¡Arriba España!

"La primera película de propaganda de Hispano Film Produktion (HFP) partió con la implicación explícita y directa de FE y de las JONS", explica Meseguer en su libro. Fue 'Geißel der Welt' ('El azote del mundo', 1937) un documental sobre la Guerra Civil en el que participó parte del equipo que había organizado en septiembre de 1936 las grabaciones del congreso del partido nazi en Núremberg, muy al estilo de 'El triunfo de la voluntad' de Riefenstahl. "Ustedes creen que esto es España: la tierra del vino y del baile. ¡No!", comienza la locución. "El baluarte de la insurrección roja es Barcelona. En esta ciudad de la desgracia, el bolchevismo se lleva hasta el extremo de la anarquía. [...] Los sayones rojos sonríen a sus víctimas. Los cadáveres carbonizados de los mártires españoles arden en las calles como antorchas prendidas del bolchevismo".

Los cadáveres carbonizados de los mártires españoles arden en las calles como antorchas prendidas del bolchevismo

En 1938, Reig Gonzalbes y el director alemán Otto Lins-Morstadt unieron fuerzas en la producción del segundo documental de HFP, 'Arriba España!', que tuvo una versión alemana y otra española, adaptadas "a dos públicos con una perspectiva muy diferente de los acontecimientos representados". Pero el tema central, en ambos casos, se resumió como "la lucha por la libertad de España". De este acercamiento entre ambas industrias se hicieron eco periódicos internacionales como 'The New York Times', que el 13 de febrero de 1938 tituló: "El Reich trata de conquistar el mercado cinematográfico español".

Cartel de 'Helden in Spanien'
Cartel de 'Helden in Spanien'

Sin embargo, el gran éxito documental de HFP no llegaría hasta junio de 1938 —la primera de las tres versiones— y la prensa española lo presentó como "la obra de mayor alcance que cualquiera de los reportajes realizados en torno a episodios aislados, delimitados sectores o campañas parciales de nuestra guerra". 'Helden in Spanien' ('España heroica') fue "el filme propagandístico con más repercusión interior y exterior del Bando nacional", una apología del carácter español que comienza con la voz de un narrador explicando —a su manera— la historia de la nación: "España fue siempre un país codiciado, colocado en el mismo cruce de las más importantes vías históricas fue con frecuencia víctima de diversos pueblos que asentaron en ella sus guerras de expansión imperialista. Más la fuerza étnica del pueblo español ha sido siempre tal que todos sus dominadores acabaron por ser absorbidos por España".

El 13 de febrero de 1938 'The New York Times' tituló: "El Reich trata de conquistar el mercado cinematográfico español"

Así cuenta la película, por ejemplo, el fin del reinado de Alfonso XIII: "El 14 de abril de 1931, la monarquía que había sido instrumento histórico de ejecución de uno de los más grandes destinos universales, cayó porque había terminado su misión, porque condenada a una vida de simulacro, ese pueblo español implacablemente realista […], ese pueblo que no tolera farsa alguna a su costa, declaró a la monarquía gloriosamente fenecida y decretó su caída sin que saliera a defenderla siquiera un piquete de alabarderos". O el comienzo de la Guerra Civil: "El asesinato de Calvo Sotelo precipita la hora de una reacción que se creyó conjurar con tan bajo recurso. Los dos campos que desde años venían dibujándose en España con rasgos cada vez más recios ven llegado el momento decisivo y se lanzan a la calle, envueltos en la lucha más honda y cruel que registra la historia de España".

La amenaza bolchevique sobre la 'España heroica'. (Filmoteca Española)
La amenaza bolchevique sobre la 'España heroica'. (Filmoteca Española)

Pero por si la apelación a la hermandad desde la lucha varonil no surtía efecto, la HFP lanzó su arma secreta un mes después, en julio de 1938; la cota de folclorismo hispano-alemán alcanzó su máximo apogeo con el estreno de 'Andalusische Nächte', muy especialmente gracias a Imperio Argentina, que trajo de cabeza al Ministerio de Propaganda nada más aterrizar en Berlín.

La folclórica y el Führer

"En el mes de marzo del año 1937, de acuerdo con el Ministro del Reich para Propaganda y Aclaración, contratamos a la actriz cinematográfica española Imperio Argentina y a D. Florián Rey para una película de producción mancomunada español-alemana. Dicha película tenía que rodarse en Berlín. Las más altas instancias del Reich persiguieron con tal gesto el fin de promover la colaboración cultural de la España amiga, la que a causa de la Guerra Civil no está en el caso de producir ella misma películas. Para empezar se eligió el argumento Carmen. Entretanto esta película quedó terminada, la sra. Imperio Argentina y D. Florián Rey habían sido recibidos por el Führer, un detalle que demuestra claramente el interés que tiene Alemania por tal obra cultural", resume un texto que envió la HFP al Departamento Nacional de Cinematografía (DNC) y que aparece en el libro de Meseguer.

La HFP también acabó contratando a Estrellita Castro, Benito Perojo y actores como como Miguel Ligero, Roberto Rey, Raquel Rodrigo y Manuel Luna. Algunos españoles en Alemania recibieron un "permiso especial para trabajar en el cine alemán después de un estudio exhaustivo de pureza racial o, en el caso de Imperio Argentina, por tratarse de una personalidad artística de especial interés para la industria alemana".

Cartel de 'Andalusische Nächte'
Cartel de 'Andalusische Nächte'

En el libro 'Warum Hitler King Kong liebte, aber den deutschen Mickey Maus verbot' —cuya traducción sería 'Por qué a Hitler le gustaba King Kong pero prohibió al Mickey Maus alemán'—, el periodista y escritor Volker Koop recoge las impresiones de los gerifaltes nazis a la llegada de la comitiva española. "Solo dos días después de aterrizar en Alemania, el 13 de mayo de 1937 Goebbels acompañó a la actriz española en un encuentro con Hitler", escribe Koop. "Hablaron de asuntos relacionados con el cine y el ministro de Propaganda anotó lo siguiente en su diario: 'Él [Hitler] está encantado con ella. Va a ser una valiosa adición a nuestro cine'. Goebbels anunció que se encargaría de cuidar de la española. De nuevo resalta lo satisfecho que está Hitler con ella: 'El Führer es muy optimista respecto a Argentina. Lo primero, debería hacer una película sobre Carmen con Karl Frölich. Mientras tanto, que trabaje en el tema Lola Montez. Habrá que escribírselo todo a medida".

En un primer momento, los estudios UFA se negaron a trabajar con ella, pero al final accedieron ante las amenzazas de Goebbels. Un primer contratiempo al que hubo que añadir la "actitud rebelde" de la actriz. "Está habiendo problemas con la película de Argentina", dejó escrito el Ministro de Propaganda. "Ella no aprende alemán. Voy a presionarla. Tiene que conseguirlo. Será una gran estrella". El 26 de octubre de 1937 parecía que las cosas no habían mejorado: "La bella Imperio Argentina nos preocupa mucho. Uno no debería cortejar demasiado a este tipo de mujeres. Si no se puede convertir en una megalómana". Tres días después, Goebbels, desesperaba: "Hay que hacer entrar en razón a la Argentina. Es la típica española. Tiene que empezar a aprender y a trabajar". Un mes después, el ambiente era otro: "Por las tardes hemos empezado a proyectar los primeros planos de Imperio Argentina. Espectacular. Esta mujer es un tanto para nosotros".

Hitler y Goebbels (a la derecha) en una visita a los UFA en 1935. (Wikimedia Commons)
Hitler y Goebbels (a la derecha) en una visita a los UFA en 1935. (Wikimedia Commons)

El 27 de junio la versión alemana de la película estaba lista para que Hitler la viera. El Obersturmbannführer ​de las SS que estaba entonces con él dejó escrita una escueta reseña de boca del dictador: "Imperio Argentina muy bien, el director mal". La versión de Florián Rey salió mejor parada ante los ojos del Führer, pero no ante el público alemán: películas castizas que no sabían si se dirigían a un público alemás o español y que fueron haciendo crecer el agujero de deudas de la HFP que el Ministerio de Propaganda alemán tenía que subsanar. Además, aunque Goebbels estaba empeñado en convertir a Argentina en una estrella en Alemania, con el final de la guerra la folclórica quiso volver a España y se desentendió de los proyectos germanos.

Hispano Film Produktion tuvo serios problemas para hacerse cargo de las obligaciones contraídas con las empresas alemanas

"Hispano Film Produktion funcionó con una peligrosa e inevitable tendencia a la improvisación, con un limitadísimo capital social y escasos recursos que generaran confianza en inversores de calidad", concluye Meseguer en su libro. "Tuvo serios problemas para hacerse cargo de las obligaciones contraídas con las empresas alemanas que colaboraban con ella y solo la protección del Ministerio de Propaganda explica que pudiera seguir operando en Alemania hasta 1944". El fin de la Guerra Civil y el cerco de los aliados al Gobierno nazi en Berlín explican la desaparición de una empresa que nació como una colaboración cultural entre ambos regímenes, pero tan sólo unos meses después del cierre de HFP caía definitivamente el Tercer Reich. Y con él, el episodio más disparatado de la historia del cine español.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios