polémica en los teatros municipales

La paz llega a los teatros: acuerdo entre el Ayuntamiento y Pérez de la Fuente

Madrid Destino reconoce que el exdirector del Español fue elegido legalmente y que su despido es improcedente mientras que él renuncia a "las alegaciones por vulnerar su derechos"

Foto: Juan Carlos Pérez de la Fuente en una imagen de archivo (Efe)
Juan Carlos Pérez de la Fuente en una imagen de archivo (Efe)

La guerra de los teatros de Madrid escribe su punto y aparte. El exdirector del Teatro Español, Juan Carlos Pérez de la Fuente, y Madrid Destino, empresa dependiente del Ayuntamiento de Madrid, llegaron ayer a un acuerdo de conciliación en relación a la demanda por despido nulo que había interpuesto el primero tras su cese como director artístico de ambos escenarios municipales. Ambas partes estuvieron reunidas casi tres horas en el Juzgado de lo Social nº32, con presencia tanto de Pérez de la Fuente como de Ana Varela, consejera delegada de Madrid Destino.

Prado Campos

En el acuerdo, comunicado esta tarde en un texto acordado por ambas partes, Madrid Destino reconoce que el despido de Pérez de la Fuente es improcedente "así como la validez legal de su proceso de selección por razones jurídicas". Es decir, la empresa pública ha firmado la paz y reconocido que el concurso público por el que fue elegido Pérez de la Fuente era legal contradiciendo así sus declaraciones de los últimos meses en las que tanto desde Madrid Destino como desde el área de Cultura dirigida por Celia Mayer se apuntaba a un concurso que se resolvió con un 'dedazo' y que su cargo era en realidad "de confianza política".

Por su parte, el exdirector del Español "desiste expresamente de la alegación de vulneración de derechos fundamentales". Porque además de la demanda por despido nulo, Pérez de la Fuente exigía la restitución de su honor tras las injerencias políticas en su labor como director artístico y las declaraciones vertidas sobre la validez de su selección. Asimismo, ambos han firmado una indemnización para Pérez de la Fuente acorde con el despido improcedente y además se le reconoce que, desde su cese el 22 de mayo hasta hoy, la actividad de los teatros es la que él había dejado programada y, por tanto, se le pagará esos meses, tal y como ha explicado el abogado del exdirector, Iván Gayarre, a este periódico.

El sainete echa el telón

Con este acuerdo se cierra un año de polémica por la mala gestión de la salida de Pérez de la Fuente del Español y las Naves del Matadero. Urdido, al menos, desde septiembre; aireado en marzo y ejecutado el pasado mes de mayo, el despido del exdirector del Español, que accedió a su cargo tras ganar un concurso público en verano de 2014, ha sido un largo cruce de demandas y acusaciones que terminan ahora con este acuerdo y el reconocimiento por parte de Madrid Destino de que su cese fue un despido improcedente.

Pérez de la Fuente llegó al cargo en julio de 2014 (y tenía contrato hasta 2018) gracias a un concurso en el que se presentaron 22 candidaturas. Entre la terna final, con él, Gerardo Vera e Ignacio García, escogió la entonces alcaldesa Ana Botella. Pérez de la Fuente, conocido en muchos ámbitos como un 'chico del PP', fue director del Centro Dramático Nacional entre 1996 y 2004 bajo el mandato de José María Aznar. Pero los problemas con el nuevo equipo de cultura del Ayuntamiento comenzaron desde el principio. Ya en septiembre del año pasado surgieron los primeros encontronazos con motivo de la programación de la temporada pasada y los primeros intentos de injerencia en la dirección artística. 

El sainete se fue alargando hasta el pasado mes de mayo cuando se formalizó un despedido conocido desde marzo. Celia Mayer esgrimió de nuevo la semana pasada, durante la presentación de los dos sustitutos de Pérez de la Fuente, el mismo argumento al que siempre se ha acogido el Ayuntamiento de Manuela Carmena para justificar su salida: el concurso fue "polémico" y él "no fue el más votado de la terna propuesta por el comité" sino que, en realidad, era un cargo de "confianza política" de Ana Botella. "El concurso anterior estuvo rodeado de polémica porque la selección de los tres últimos candidatos no respetó la puntuación que había dado el jurado", añadía.

Pero antes de repetir una vez más estas declaraciones hablando de 'dedazo' que ahora desmienten este acuerdo, a Pérez de la Fuente le prohibieron avanzar la programación de la presente temporada y asistir a las ruedas de prensa de presentación de las obras que había programado; Santiago Eraso, el que era director de Contenidos y Espacios Culturales de Madrid Destino y cuyas responsabilidades ahora han pasado a manos de Varela, le había tildado de "arrogante" por gestionar 12 escenarios a la vez; y se le conminó a dar una rueda de prensa sin preguntas en su despedida. 

Por eso, además de solicitar que su despido fuera declarado nulo, en esa misma demanda que hoy se ha resuelto con esta conciliación, Pérez de la Fuente pedía una compensación por daños morales. "Me han maltratado y tendrá que defender lo que han hecho y dicho ante la justicia", aseguraba en junio a este periódico porque, añadía, "lo que está en juego es mi dignidad profesional". Además, tras su salida de los teatros municipales impugnó los dos concursos públicos para elegir a sus nuevos sustitutos, Carme Portaceli en el Español y un equipo encabezado por Mateo Feijóo en Matadero, al considerar que encubrían una externalización de ambos escenarios públicos. Dicho recurso fue desestimado por el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid. El último fleco pendiente de la guerra teatral de Madrid era esa demanda por el despido que hoy ha quedado resuelta con una paz rubricada y teatralizada en forma de acuerdo y comunicado.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios