TELEFÓNICA reduce su inversión

La Biblioteca Nacional se queda sin fondos para digitalizar

Telefónica reduce su inversión de 10 millones de euros a medio millón para los próximos cuatro años

Foto: Exterior de la Biblioteca Nacional (EFE)
Exterior de la Biblioteca Nacional (EFE)

25 millones de páginas de 150.000 obras ha digitalizado la Biblioteca Nacional de España desde 2008 gracias al convenio de colaboración con Telefónica por el que la empresa invirtió 10 millones de euros. Un convenio que ahora se renueva por otros cuatro años, pero con una gran diferencia en el dinero invertido. Solo medio millón de euros aportará la compañía, que a partir de ahora se centrará más en la difusión del contenido ya digitalizado en vez de convertir nuevos documentos.

En la presentación de la ampliación de este acuerdo se han anunciado a bombo y platillo los importantes resultados obtenidos gracias a esta digitalización “que no hubiera sido posible sin Telefónica” como ha confesado la directora de la Biblioteca Nacional, Ana Santos Aramburo. Sin embargo, con el presupuesto que se destinará para los próximos cuatro años será difícil continuar el ritmo actual.

Carlos López Blanco, director de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica, ha justificado este recorte explicando que la “primera fase” del proyecto consistía en “un esfuerzo de digitalizar por parte de Telefónica, y ese esfuerzo ya está acometido”. “Se ha digitalizado un porcentaje cuantitativamente muy pequeño pero cualitativamente muy importante. Ahora queremos centrarnos más en la explotación y en fomentar el acceso a los fondos. Poner en valor el trabajo ya hecho” ha explicado.

Se ha digitalizado un porcentaje cuantitativamente muy pequeño pero cualitativamente muy importante. Ahora queremos centrarnos más en la explotación y en fomentar el acceso a los fondosEsta colaboración se enfocará a la creación de aplicaciones móviles y a mejorar los portales de la Biblioteca Nacional de España, de la Biblioteca Digital Hispánica y de la Hemeroteca Digital , a través de os cuales se accede de forma gratuita a las más de 25 millones de páginas escaneadas.

En esta nueva fase no se paralizarán las digitalizaciones, aunque se verán reducidas. La directora de la institución no se ha atrevido a dar una cifra de los documentos que prevé digitalizar en estos próximos cuatro años: “Daría un dato y me quedaría corta, ya que guardamos 30 millones de ejemplares y queda muchísimo por digitalizar”.

Santos ha reconocido de la importancia de realizar medidas como esta: “Hay que intentar digitalizar al máximo, porque es una garantía para la Biblioteca Nacional de España”, aunque es consciente de que la situación actual no permite muchos lujos.

Una labor que permitió este año el descubrimiento de un texto inédito de Lope de Vega, Mujeres y Criados.

“Ahora mismo estamos en un periodo de reflexión. No estamos en la misma situación económica que en 2008 y tenemos que estudiar cómo seguir adelante reutilizando fondos” ha añadido la directora, a la vez que explicaba que es la misma situación en la que se encuentran otros proyectos como Europeana o la Biblioteca Digital Mundial, en los que participan.

Ahora mismo estamos en un periodo de reflexión. No estamos en la misma situación económica que en 2008 y tenemos que estudiar cómo seguir adelante reutilizando fondosA pesar de la caída en picado de la inversión, Ana Santos Aramburo ha querido destacar el papel de Telefónica y todos los patrocinadores privados que apuestan por “proyectos de futuro”.

Un patrocinio que les ha permitido digitalizar “lo esencial”, entre lo que ha destacado el teatro del Siglo de Oro, el Quijote o los grabados de Goya. Los fondos de la Biblioteca Nacional son mucho más que los libros. Son imágenes, grabados, e incluso antiguos discos de pizarra que ya se pueden escuchar online (a los que se unirán 6.500 rollos de pianola).

Clásicos y difusión

Para esta nueva etapa, la idea de la directora de la Biblioteca Nacional de España es que se den a conocer a los autores cuyos derechos hayan vencido: “Anunciar cuáles vencerán y enlazar con su catálogo, así como digitalizarlo”.

En 2017 la lista de autores que verán sus obras digitalizadas incluye a clásicos de la literatura española como Lorca, Valle Inclán o Unamuno. En ellos se centrarán los escasos refuerzos que tenga la Biblioteca Digital Hispánica.

Hay que estar cerca de las universidades, acercarse a un público joven, desarrollar aplicaciones para que puedan descargar los archivos en sus dispositivos móvilesAna Santos Aramburo también ha concretado en qué consistirán las labores de difusión de las colecciones ya disponibles. La idea central es aprovechar los contenidos ya digitalizados con “fines docentes, investigadores y de ocio inteligente”.

Para ello se han creado convenios de colaboración con las universidades: “Hay que estar cerca de ellas, acercarse a un público joven, desarrollar aplicaciones para que puedan descargar los archivos en sus dispositivos móviles”.

Todo ello con medio millón de euros para cuatro años. Con esa cifra intentarán conseguir que los 4 millones de descargas que tuvo la Biblioteca Digital Hispánica en 2013 no caigan, y preservar un patrimonio único cuya digitalización es esencial para su preservación. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios