LAS ACCIONES SE DISPARAN UN 20%

'El Mundo' y 'ABC' retoman el cortejo en busca del padrino que pague la boda

Los rumores de fusión disparan las acciones de Vocento. Los últimos cambios al frente de los dos grupos, claves para entender el tercer intento de lograr la gran fusión de los diarios de centro-derecha

Foto: Los Reyes presidieron el 25 aniversario de 'El Mundo', el pasado mes de octubre (EFE).
Los Reyes presidieron el 25 aniversario de 'El Mundo', el pasado mes de octubre (EFE).

Los tambores empresariales vuelven a sonar a ritmo de fusión en los dos principales conglomerados mediáticos del espectro del centro-derecha, Vocento y Unidad Editorial. Dos pretendientes para una boda largamente anunciada y esperada en el sector de la prensa de papel y que, sin embargo, se ha ido postergando tras varios intentos fallidos en los últimos años para desesperación de los convidados. Los rumores -insistentes durante los últimos días- y que apuntan a un nuevo impulso del enlace calentaron ayer en bolsa los títulos del grupo vasco, que llegó a dispararse a media mañana casi un 20%.

Podría ser el epílogo de tantas idas y venidas en torno a la tan cacareada fusión. Y es que, varias claves empresariales que se han ido desencadenando a lo largo de los últimos meses han vuelto a colocar en el disparadero la alianza entre los dueños de 'El Mundo' y de 'ABC'. Pasos que, analizados en su conjunto, podrían ir allanando el camino hacia la concentración.

Por un lado, el cambio al frente de la presidencia de Vocento tras la marcha de Rodrigo Echenique al Banco Santander para formar parte de la nueva dirección de Ana Patricia Botín y la llegada, en su lugar, de Santiago Bergareche. Por otro lado, los últimos relevos al frente del diario 'El Mundo', con el fichaje de David Jiménez. Y, por último, un concurso de canales de TDT ya en marcha que podría servir de telón de fondo para las negociaciones que solo pueden liderar personalmente los presidentes de ambas empresas, Bergareche y Antonio Fernández Galiano. Un concurso en el que, hay que recordar, Vocento ha solicitado una licencia mientras que Unidad Editorial ha decido no concurrir a última hora en un cambio de postura inesperado.

El presidente de Vocento, Santiago Bergareche, y el consejero delegado, Luis Enríquez (F. Gómez).
El presidente de Vocento, Santiago Bergareche, y el consejero delegado, Luis Enríquez (F. Gómez).

No es ningún secreto que el ejecutivo vasco Santiago Bergareche siempre se ha situado en la facción del consejo de Vocento más proclive a la fusión. Ese grupo que encabezan los Urrutía, Bergareche y Jaime Castellanos (ex Recoletos) y que ahora tiene a uno de los suyos en la sala de operaciones. El 27 de febrero de 2012, el consejo de Vocento se rompió en mil pedazos cuando los Bergareche y Urrutia, apoyados por otros accionistas, como Manuel Jove y Félix Revuelta, esgrimieron un requerimiento notarial por el que solicitaban una Junta General Extraordinaria en un plazo de dos meses con el fin de revocar el consejo e intentar la toma de control de la compañía. Todo un golpe de Estado que ponía fin a meses de convulsión en el seno de Vocento pero que, en paralelo, daba carta de naturaleza a una guerra civil que nunca ha terminado de cerrarse. Los dos bandos han aparecido muy marcados desde entonces, aunque en los últimos meses -sobre todo, desde la presidencia de Echenique- ha dominado la paz interna.

Desde Vocento, insisten en que la reunión del Consejo de Administración prevista para los próximos días será una cita de mero “trámite” y que el aumento del valor de sus acciones nada tiene que ver con operaciones entre bambalinas. Para explicarlo, insisten en que la acción de Vocento es muy estrecha y que, por tanto, está muy expuesta a que una demanda alta por parte de algunos inversores -en este caso, Morgan Stanley- caliente rápidamente el valor de sus títulos.

Dos intentos frustrados

Sea como fuere, en la hoja de ruta quedan memorizados dos intentos de fusión en vano. Como publicó El Confidencial a finales del pasado año, el segundo amago acabó en el mismo sitio que el primero: en el olvido. Y según aseguran fuentes conocedoras de las conversaciones, mantenidas entre las partes con una discreción inusitada, una de las claves que explicó la ruptura fue la inflexible posición de Rodrigo Echenique respecto a las líneas rojas de deuda y de capital con las que Unidad Editorial podía acceder a la fusión. En concreto, un agujero no superior al de su partenaire y no más de un 30% del holding.

Antonio Fernández Galiano, presidente de Unidad Editorial (E.Villarino)
Antonio Fernández Galiano, presidente de Unidad Editorial (E.Villarino)

Precisamente este diario publicó en septiembre, con las conversaciones en plena ebullición, un documento interno del servicio de análisis del Santander que incidía en esta tesis. "El endeudamiento es el mayor obstáculo –se exponía–. Asumiendo que el acuerdo debe hacerse en acciones, el apalancamiento agregado en 2013 en términos deuda neta/ebitda no es sostenible. Por eso, cualquier pacto implica que RCS reduzca la deuda consignada por Unidad Editorial, lo que afectaría a la estructura accionarial".

Santander, en la sombra

Con Echenique ahora como vicepresidente del Santander, la entidad financiera vuelve a sobrevolar la operación como uno de los impulsores externos de la misma. No es desdeñable que un nombre como el de Echenique, mano derecha de Ana Botín, pueda aglutinar voluntades junto a otros poderes fácticos en beneficio de esta operación que concentraría a la derecha mediática. Tal y como ya ha pasado en el Grupo PRISA, donde La Caixa y Telefónica salieron al rescate de Juan Luis Cebrián y compañía.

Por otro lado, los últimos cambios propiciados por Fernández Galiano y por RCS Mediagroup al frente del diario 'El Mundo' también han impulsado en las últimas semanas la idea de que la fusión es más inminente que nunca. El pasado 25 de mayo, David Jiménez sustituyó a Casimiro García-Abadillo como director del periódico en una clara apuesta hacia el futuro digital de la publicación. Una estrategia que podría ayudar a una concentración de cabeceras entre 'El Mundo' y 'ABC' que redujera el número de players en el sector y que sirviera para un reparto de papeles, en el que uno apostase decididamente por el papel y el otro, por el periodismo digital. En este juego de carambolas, se especula también con la posibilidad de sustituir igualmente a Bieito Rubido al frente de ABC en busca de otro perfil similar al de Jiménez, aunque fuentes internas de Vocento ponen en valor el tipo de periódico publicado durante las últimas semanas por Bieito como el modelo a seguir.

Rodrigo Echenique, vicepresidente de Vocento (EFE).
Rodrigo Echenique, vicepresidente de Vocento (EFE).

Vocento señala 2014 como el año en el que el grupo ha dejado atrás la crisis en la que estaba inmerso desde 2007 y el año en el que han “abandonado la tormenta” con una posición de caja que les permitirá afrontar las posibilidades que ofrezca 2015 y un entorno creciente en los próximos años. Según destacó Bergareche en la última junta general de accionistas, en 2014 los ingresos por venta de publicidad crecieron un 0,9% tras seis años consecutivos de descensos con una caída media anual del 12,7%.

El grupo ha aplicado en estos siete últimos años un drástico plan de ajustes que ha reducido los costes de producción en un 42,2% y los de personal en un 39,2%. La plantilla del grupo ha pasado de 5.076 empleados a 2.838 y, en total, la disminución de los costes totales en este periodo ha sido de un 44,1% De 806,1 millones a 450,8.

En los 15 meses de gestión de Casimiro García-Abadillo, Unidad Editorial ha mitigado la caída de los ingresos publicitarios de 'El Mundo' de los últimos años e incluso ha aumentado la facturación por esta vía en un 6,6% con respecto a 2013. En 2014, los ingresos publicitarios del grupo ascendieron a 156,7 millones, resultado que se explica en gran parte por el despliegue desarrollado por el periódico con motivo de los actos institucionales relacionados con su 25 aniversario. Unedisa logró también reducir su beneficio de explotación en 2014 a un ebitda negativo de sólo medio millón de euros, lo que supone un recorte de diez millones y medio con respecto al mismo dato registrado en 2013.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios