para garantizar la supervivencia de la cadena

13 TV aflora pérdidas de 38,5 millones y acomete una drástica reducción de capital

La cadena 13 TV amenaza con convertirse en todo un quebradero de cabeza para la Conferencia Episcopal. Reduce capital tras aflorar pérdidas de 38,5 millones.

Foto: El presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Ricardo Blázquez. (EFE)
El presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Ricardo Blázquez. (EFE)

La cadena 13 TV amenaza con convertirse en todo un quebradero de cabeza para la Conferencia Episcopal. Y es que, según información remitida al Registro Mercantil, la sociedad acometió a finales del pasado año una importante reducción de capital para compensar el desequilibrio patrimonial provocado por las pérdidas acumuladas ejercicio tras ejercicio. Un movimiento imprescindible después de que el saldo negativo sumara 38,5 millones de euros y de que la firma ya admitiera en las últimas cuentas que se encontraba en causa de disolución y con serios problemas de tesorería.

La decisión se tomó el 26 de diciembre. Constituidos los accionistas en Junta General Extraordinaria, acordaban por unanimidad reducir el capital social “al objeto de restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la compañía, disminuido por las pérdidas”, según refleja el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme). Un procedimiento llevado a cabo en dos fases. En primer lugar, se procedió “a compensar 26.332.400 euros de los 38.473.341 euros contabilizados en la cuenta de resultados negativos de ejercicios anteriores mediante la aplicación de la totalidad de la prima de emisión, que asciende a 26.332.400 euros”, subraya el documento.

Y en segundo lugar, “con la finalidad de restablecer el equilibrio entre capital social y patrimonio neto de la compañía disminuido por pérdidas, se decide por unanimidad reducir el capital social de la compañía en la cantidad de tres millones trescientos setenta y cinco mil cuatrocientos (3.375.400) euros”. Todo mediante la reducción del valor nominal de cada una de las acciones, que han pasado de 100 a 30 euros. Tras suscribir varias ampliaciones de capital, la Conferencia Episcopal superaba a finales de 2012 el 60% de la sociedad, después de que en marzo de 2011 ya tomara el control de la cadena, una apuesta que, por ahora, no ha salido de los números rojos.

Según las cuentas remitidas al Registro en 2012, la compañía se dejó 9,92 millones, después de anotarse también un retroceso por importe de 15,11 millones en el ejercicio precedente. “Como consecuencia de las pérdidas acumuladas, la sociedad (…) presenta un patrimonio neto inferior a la mitad del capital social, por lo cual se encuentra inmersa bajo el artículo 363 y 327 de la Ley de Sociedades de Capital. Adicionalmente, a esta misma fecha la sociedad presenta un fondo de maniobra negativo por un importe de 8.289.620 euros (3.330.534 euros en 2011)”, subrayaba en su memoria, abriendo la veda para ampliar capital y equilibrar los balances.

De acuerdo con la notificación de la firma –publicada en el Borme del pasado 29 de diciembre–, los resultados negativos de años anteriores quedan en 8,76 millones de euros. La compañía ya cedió 1,5 millones de euros en 2010, primer año de actividad real tras su creación en diciembre de 2009 bajo la denominación social KW Televisión. Basta hacer las cuentas para aventurar que las cosas no fueron mucho mejor en 2013, al punto de forzar el drástico ajuste acometido a finales del pasado año para garantizar la continuidad de la empresa.

En busca de canal propio

En este sentido, una de las esperanzas que sin duda tiene sobre la mesa la cúpula de 13 TV es acceder a un canal propio en los próximos concursos que tiene previsto convocar el Gobierno, después de que nueve frecuencias otorgadas sin concurso durante la era Zapatero fundieran a negro el pasado mes de mayo. Hasta ahora, el canal emite en una frecuencia arrendada a Unidad Editorial, alquiler que le supone un desembolso no pequeño. De hecho y según admitía la propia firma, ese gasto alcanzó en 2011 los seis millones de euros, cuantía que al menos se redujo a 2,2 millones en 2012, en plena debacle de la facturación publicitaria de las cadenas.

En este escenario, no es de extrañar que representantes del principal accionista del grupo hayan trasladado al Ejecutivo repetidamente su interés por disponer de frecuencia propia, con el legítimo argumento de que, a diferencia de otros grupos que se limitan a arrendar sus canales, ellos sí tienen una programación propia en antena. “El Ministerio de Industria sabe desde hace tiempo cuál es la pretensión de la Conferencia Episcopal”, aseguraban fuentes próximas a 13 TV allá por febrero de 2013. Un afán que, a la vista de los números, ahora se hace casi urgente.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios