Montoro y Soraya rompen con Echenique por falta de ajustes y telediarios 'pro-PSOE'
  1. Comunicación
bloqueado el rescate económico de Hacienda

Montoro y Soraya rompen con Echenique por falta de ajustes y telediarios 'pro-PSOE'

El presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique, camina solo en su gestión. Ni Moncloa ni el Ministerio de Hacienda están dispuestos a sostenerle más.

Foto: El presidente (centro) y otros cuatro consejeros, junto a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.
El presidente (centro) y otros cuatro consejeros, junto a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

El presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique, camina solo. Y es que, según aseguran fuentes gubernamentales, tanto Moncloa como el Ministerio de Hacienda no están dispuestos a sostenerle más. Desde el punto de vista político, nadie en el Ejecutivo comparte la línea informativa de la casa, que no dudan en tildar “pro-PSOE”. Menos se le respalda en Génova, desde donde se han multiplicado las presiones. En lo económico, sus reticencias a acometer planes de ajuste de calado en la Corporación mantienen bloqueados los 130 millones pactados por Cristóbal Montoro antes del verano, un impasse financiero que convierte la gestión diaria en un suplicio.

Echenique, que comparece hoy en el Congreso de los Diputados, desconvocó el domingo por la noche el consejo de administración previsto para el lunes, en el que debía sacar adelante supuestos ajustes como el cierre de Teledeporte, la supresión de las emisiones de radio en onda corta, el cierre del centro emisor de Noblejas o la venta de los estudios Buñuel. Con el aplazamiento del cónclave al jueves, el presidente de la Corporación desactivaba las protestas sindicales y evitaba una reunión de infarto en la previa de su asistencia a la Cámara Baja. Claro que el problema de fondo es todavía de mayor enjundia.

Y es que Echenique ha agotado la paciencia de Hacienda. Los ajustes que plantea –y que ya le suponen dura oposición en su propia casa– no son ni de lejos suficientes para satisfacer a Montoro. De hecho, según explican fuentes próximas al proceso, el ministro en ningún momento le ha planteado obligaciones ni condiciones concretas para obtener el rescate de los 130 millones. Sin embargo, sí le ha dejado claro que las cuentas deben cuadrar. Y a estas alturas, Echenique ha presentado un abanico de planes –entre cuatro y cinco, explican estas fuentes– que el Ministerio considera de mínimos. Es más, ni siquiera ha arrancado con los recortes para ganarse la confianza de su prestamista.

“La percepción en Hacienda es que sólo pide dinero, sin dar nada a cambio –explica una fuente del PP–. No es creíble. Y el sentimiento en Moncloa es que está entregado al PSOE. Sin contar con las presiones de Génova, a quien siempre ha tenido enfrente. Si al menos miraras a la audiencia y pudieras sacar pecho”. Dicho esto, una salida de Echenique en este momento, cuando arrancan los procesos electorales de calado, implicaría asumir un importe nivel de críticas. Existe la convicción en parte del Gobierno de que arruinó su gestión cuando pactó mantener el empleo en la sociedad hasta 2015, quedándose sin margen de maniobra para los recortes. La masa salarial supone un 40% del prepuesto de RTVE.

Un agujero creciente

Como telón de fondo, una cifra que es a día de hoy el secreto mejor guardado, véase el déficit que a mes de septiembre acumula la Corporación en este 2014. Según fuentes internas de la casa, esa cuantía podría estar en línea con el agujero con que se cerró 2013. Toda una debacle teniendo en cuenta los citados 130 millones de euros que el Ministerio de Hacienda tuvo que comprometer para compensar el saldo negativo generado en el ejercicio y que situaba a la televisión pública al borde de la quiebra técnica. Los recortes pactados en el convenio colectivo no son suficientes para atajar el desfase, y todo queda a la espera de nuevas aportaciones de dinero público.

“El 30 de septiembre se presentan los Presupuestos Generales del Estado y, para entonces, todo se tendrá algo más claro, en tanto sabremos cuál es la partida con la que contará RTVE para el año próximo –explican fuentes sindicales–. Eso sí, a fuerza de recortes y licitaciones a precios de derribo, lo que están consiguiendo es que nadie quiera entrar en la casa. El mejor ejemplo es el del concurso de los comedores. Nadie quiere coger la contrata que deja Arturo. ¿Conclusión? El viernes era difícil encontrar hasta leche para el desayuno”. Para reflexionar sobre cómo la crisis en la Dirección llega en cascada a los trabajadores.

Los números obligan a medidas de calado. A 31 de diciembre de 2012, la firma contaba con un capital social de 1.510 millones de euros y un patrimonio neto de 934. Las pérdidas de 113 millones en el pasado ejercicio lo dejaban en el umbral de los 800 y de la línea roja de los 755 millones, que constituye la mitad del capital social, la quiebra y la necesidad de reducir o inyectar capital. Los 130 millones son un mero parche para salvar ese escollo a la espera de introducir ajustes en el sistema de financiación, la verdadera piedra de toque para el Gobierno. Con la situación del actual presidente, parece una bala que el Ejecutivo se puede guardar.

RTVE Moncloa Cristóbal Montoro Rescate
El redactor recomienda