Hacienda reprende a RTVE por el exceso de privilegios sindicales en el nuevo convenio
  1. Comunicación
PLANTEA UNA REVISIÓN DEL MARCO LABORAL

Hacienda reprende a RTVE por el exceso de privilegios sindicales en el nuevo convenio

Nuevo frente en las siempre difíciles relaciones entre el Ministerio de Hacienda y RTVE. Montoro reprocha a la televisión pública excesos sindicales del convenio.

Foto: El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique
El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique

Nuevo frente en las siempre difíciles relaciones entre el Ministerio de Hacienda y RTVE. Y es que, según aseguran fuentes internas de la casa, el departamento de Cristóbal Montoro ha remitido un escrito a la Corporación en el que cuestiona algunos de los derechos sindicales que recoge el nuevo convenio colectivo, pactado por la Dirección y el grueso de las centrales a finales del pasado año. El problema es que la reconvención se produce cuando el marco laboral ya ha sido publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y para los afectados es inamovible.

Según aseguran fuentes conocedoras del episodio, los reproches de Hacienda se centrarían en cuestiones como el cómputo de las horas para los liberados sindicales, así como en los trabajadores administrativos adscritos a los sindicatos, al final funcionarios a sueldo de la Corporación. En efecto, el capítulo IX del convenio, que regula las actividades sindicales, estipula que “para realización de las tareas administrativas, a cada sección sindical de un ‘sindicato más representativo’ le serán adscritos, por la dirección de la CRTVE, dos trabajadores administrativos”.

Los propios gestores de RTVE han convocado ya a los representantes sindicales para buscar una solución al entuerto yfórmulas para corregir las anomalías detectadas por el Ministerio de Hacienda. De acuerdo con las fuentes consultadas, no lo tendrán fácil. “Se entiende que si ha sido pactado entre las partes y aprobado en el BOE es porque ha pasado todos los controles jurídicos y sido validado por las instancias pertinentes. No parece fácil que ningún sindicato vaya a admitir cambios”, se expone. El documento, publicado el pasado 17 de enero, sólo contó en su día con el voto en contra de CCOO.

No es el primer órdago de Hacienda en relación con el convenio. De hecho y como publicó El Confidencial, su negociación no pudo ser más tortuosa allá por el mes de julio de 2013. Ya entonces, el departamento de Cristóbal Montoro, accionista de referencia de la televisión pública a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), obligó a los interesados a levantarse de la mesa cuando el presidente, Leopoldo González-Echenique, estaba dispuesto a firmar. Todo con el fin defijar una serie de líneas rojas. El Ministerio, de hecho, nunca comulgó con la base del acuerdo: los sindicatos aceptaban recortes en la negociación a cambio de mantener el empleo hasta el año 2015.

Los ‘sapos’ de Montoro

En esta línea, a nadie escapa en la cúpula del Ministerio –y así lo deslizaban entonces– que la Corporación sólo es viable con un drástico ajuste de la masa salarial, que la SEPI ha llegado a asociar sotto voce con la salida de 1.500 personas. Pese a esa convicción, Hacienda se tragaba hace un año el sapo. Eso sí, no olvidaba. Lo ha demostrado en dos ocasiones.En primer lugar, con sus recientesperos al convenio, circunstancia que vuelve a poner en un brete a la Dirección de la casa. Pero, sobre todo, lo hacía con sus reticencias a liberar los fondos que sacaran a la televisión pública de la precaria situación económica que manejaba al cierre de 2013, al borde la quiebra técnica.

La situación es todavía más grave si se tiene en cuenta que aún no se ha adoptado una soluciónestructural al problema y que el agujero se repite en 2014. Sin un cambio radical en el sistema de financiación, o más a medio plazo en la estructura de gastos de la casa, RTVE estará cada año abocada a reclamar la generosidad del Gobierno. Y esta puede verse influida por la coyuntura, no sólo económica. De hecho, con las principales citas electorales a la vuelta de la esquina, cuadros del PP no dudan en quejarse sin ambages de la cobertura informativa que viene ofreciendo la televisión pública de los principales temas –con nula sensibilidad hacia sus posiciones– e incluso abogan por no facilitar la vida a sus actuales ejecutivos.

Sobre esta base, Hacienda tiene sus razones para no tener especial cariño a Echenique. El denominadoAcuerdo base para la negociación del II Convenio Colectivo de la Corporación RTVEsuponía, de facto, canjear capacidad de gestión por pax social. No en vano, el texto incidía enque la plantilla se mantendríaentre el 1 de enero de 2013 y el 13 de diciembre de 2015 en los niveles aprobados por el pacto de los Peñascales, esto es, en 6.400 efectivos.A cambio, los sindicatos firmantes admitíanque, tras los recortes presupuestarios sufridos por la Corporación, se hacía"necesario revisar todas las partidas que, directa o indirectamente, afectan al personal, con el fin de lograrun objetivo global de ahorro del 7,5%con referencia a los gastos de personal, lo que suponeuna cuantía de 28,5 millones de euros”. Todos contentos... o casi.

RTVE Sindicatos SEPI Leopoldo González-Echenique
El redactor recomienda