Es noticia
Antena 3 y T5 'pasan' del Gobierno y del Supremo: no asumen la quita de canales
  1. Comunicación
el ejecutivo aún no ha resuelto el dividendo digital

Antena 3 y T5 'pasan' del Gobierno y del Supremo: no asumen la quita de canales

El Supremo dio en noviembre un vuelco al sector audiovisual al anular el último reparto de canales de la era Zapatero. Hoy, los grupos siguen emitiendo

Foto: Paolo vasile
Paolo vasile

Corría el mes de noviembre y el Tribunal Supremo daba un vuelco al sector audiovisual al anular el último reparto de canales efectuado en la era Zapatero. Sin inmutarse, los Mediaset, Antena 3, Vocento o Unidad Editorial, que veían cómo entre 7 y 19 frecuencias estaban en liza, apostaban por un arreglo entre bambalinas con el Gobierno. La bomba se producía en marzo, cuando Soraya Sáenz de Santamaría anunciaba tras un Consejo de Ministros que el Ejecutivo aplicaría el fallo en paralelo a la puesta en marcha del dividendo digital, en una vuelta de tuerca para atar en corto a las televisiones. Cinco meses después, los grupos siguen emitiendo y no expresan atisbo alguno de inquietud.

Al menos eso se desprende de sus cuentas del primer semestre de 2013. El más contundente, Telecinco, estima que el Gobierno no ha interpretado bien la sentencia. “Mediaset España ha impugnado el citado acuerdo del Consejo de Ministros ante el Tribunal Supremo, tanto de forma individual, como de forma colectiva a través de Uteca (la asociación que agrupa a las entidades privadas de televisión de ámbito estatal), por entender que dicho acuerdo ha interpretado erróneamente la sentencia que pretendía ejecutar. Ni la sentencia ejecutada conllevaba necesariamente la anulación de la asignación de canal alguno, ni mucho menos esta pretendida anulación estaba ligada a la liberación del divendo digital”, zanja el grupo italiano.

Ni provisiones, ni hechos relevantes, ni un paso atrás. Tampoco por parte deAntena 3, que asegura haber efectuado una evaluación de los efectos del acuerdo del Consejo de Ministros. Y en tanto Atresmedia “ha cumplido todos los compromisos y obligaciones que tenía impuestos”,entiende que “se mantienen todos los derechos derivados de las licencias del servicio TDT estatal” y se considera que la decisión del Gobierno “no supone un cambio reseñable respecto a las conclusiones recogidas al respecto en las cuentas anuales individuales de la sociedad dominante ni en las consolidadas del grupo del ejercicio 2012 y, por tanto, sin ningún efecto significativosobre los presentes estados financieros semestrales”.

El presidente de Antena 3, José Manuel Lara Bosch. (Efe)“La solución no es compleja. (…) La sociedad espera que el defecto será subsanado en el corto plazo”, remataba a 31 de diciembrela cadena de José Manuel Lara,pese a existir una sentencia firme del Tribunal Supremo. Incluso Vocento, que sí comunicó en su día el nuevo escenario a la CNMV, ve lejano cualquier tipo de impacto por la decisión del Ejecutivo. “Los administradores consideranque de la misma no se deriva perjuicio contable alguno. En cualquier caso, se han llevado a cabo las actuaciones correspondientes ante el Tribunal Supremo como oposición al acuerdo del Consejo de Ministros de 22 de marzo de 2013”, remacha la editora del diario ABC.

Soraya, Soria y los plazos

De fondo, el choque político entre el ministro de Industria, José Manuel Soria, partidario de aplicar al pie de la letra el fallo para facilitar la mudanza digital que ya han abonado las telecos para servicios de 4G, ySáenz de Santamaría, que prefiere pactar con los afectados. “Deberían sentarse y arreglarlo. El sector está patas arriba. Soria prefiere aplicar la sentencia y facilitarse la transición al dividendo digital. La vicepresidenta, sin embargo, es más conciliadora”, aseguraban hace apenas semanasfuentes del sector. El presidente de Uteca, Antonio Fernández Galiano, daba recientemente crédito a la especie. Por una parte está el Ministerio de Industria –apuntaba- y, por otra, “la parte política”.

Infraestructuras y Gestión 2002, la empresa demandante, solicitaba a finales de mayo al Alto Tribunal la aplicación del fallo, sin entender que el Gobierno se hubiera dado un año de margen al vincularlo al plan para el desarrollo del dividendo digital. Un proyecto que no termina de salir, con los plazos ya vencidos. No en vano el Ejecutivoha fijado la fecha del 1 de enero de 2014 para trasladar a las cadenas a sus nuevas frecuencias y liberar el espacio para las telecos. Y los cálculos no salen. Baste recordar que en noviembre pasadoIndustria contaba con un año de simulcast [transmisión simultánea de los canales en la nueva y la antigua ubicación] para facilitar la reantización de los hogares. A la vuelta del verano quedarán cuatro meses.

La quita –o no- de canales es el melón que queda abierto en el sector, después de que Bruselas avalara el modelo de financiación de RTVE. Un plácet que reventaba el plan Montoro para devolver la publicidad a la cadena pública y suponía un claro alivio para las privadas. No en vano la pérdida de canales –sobre todo para las grandes- es asumible, más allá de las poses. Sin embargo, una reducción del botín publicitario era casus belli. Mediaset y Antena 3 tienen pocos motivos para la queja. En lo más profundo de la recesión, lograron beneficios conjuntos de casi 60 millones en los primeros seis meses de este año. No han perdido dinero en toda la crisis.

Bruselas Mediaset Telecinco José Manuel Soria Recesión Atresmedia Vocento
El redactor recomienda