Es noticia
El Gobierno abre la guerra contra las televisiones al quitarles entre dos y tres canales
  1. Comunicación
PARA CUMPLIR CON UNA SENTENCIA DEL SUPREMO

El Gobierno abre la guerra contra las televisiones al quitarles entre dos y tres canales

El Gobierno abre otro frente, esta vez contra las televisiones. Según anunció hoy Soraya Sáenz de Santamaría tras el Consejo de Ministros, el Ejecutivo ejecutará dentro

Foto: El Gobierno abre la guerra contra las televisiones al quitarles entre dos y tres canales
El Gobierno abre la guerra contra las televisiones al quitarles entre dos y tres canales

El Gobierno abre otro frente, esta vez contra las televisiones. Según anunció hoy Soraya Sáenz de Santamaría tras el Consejo de Ministros, el Ejecutivo ejecutará dentro de la hoja de ruta para la puesta en marcha del dividendo digital una sentencia del Tribunal Supremo que declaraba nula la última asignación de canales de la era Zapatero. Y lo hará sin acuerdo con las cadenas, a las que obligara a devolver entre dos y tres canales por grupo. Mediaset perderá dos de ocho, Antena 3 se dejará otros tres. Vocento y Unidad Editorial también perderían la mitad de su oferta de cuatro frecuencias.

Fuentes del sector dejan claro que la medida pone en pie de guerra a las televisiones, que han llevado a cabo ingentes inversiones para levantar su oferta televisiva. El Ejecutivo abre ahora un periodo transitorio de un año, en el que está abierto a encontrar otras soluciones. Si no, al final de ese período, retirará esos canales a sus actuales propietarios. Aunque el Gobierno tenía pocas opciones, en tanto la sentencia no contemplaba la posibilidad de recurso, la medida le expone a una macrodemanda con importantes reclamaciones económicas por parte de los afectados.

El fallo del Alto Tribunal, fechado el 27 de noviembre, se retrotrae a la época Zapatero y declara la nulidad del acuerdo del Consejo de Ministros del 16 de julio de 2010, “por el que se asigna un múltiple digital [ancho de banda que permite la emisión de cuatro canales] de cobertura estatal a cada una de las sociedades licenciatarias del servicio de televisión digital terrestre del ámbito estatal”. El Supremo entiendía que la Ley General de Comunicación Audiovisual establece la obligatoriedad “incontestable e incondicionada” de que dicha asignación hubiera tenido lugar tras la celebración de un concurso.

Como publicó El Confidencial a mediados de diciembre, la sentencia paralizó el real decreto sobre la nueva asignación de frecuencias que tenía previsto aprobar el Ejecutivo antes de final de año. Y es que no parecía lógico reubicar a las televisiones en el espectro radioeléctrico cuando no había certeza sobre los canales que iban a gestionaar. “Se está trabajando sobre una solución técnico-jurídica que podría encontrar acomodo en la nueva normativa sobre el dividendo digital”, exponían entonces fuentes conocedoras de las conversaciones en marcha entre las televisiones (agrupadas en Uteca) y el Gobierno.

El concurso, la peor opción

Y es que desde el primer minuto nadie quería llevar el fallo hasta las últimas consecuencias. “El concurso es la peor opción para las cadenas españolas. Abriría el melón a la entrada de corporaciones que ahora están arrendadas como Disney, Paramount o Discovery. Para los grandes grupos españoles sería menos preocupante, pero para los pequeños...”, explicaban en su día fuentes del sector. No hay que olvidar que el sector ha evolucionado desde que el Consejo de Ministros tomara la decisión en 2010. Mediaset (entonces Telecinco) ha incorporado el múltiple digital de Prisa (Cuatro) y Antena 3 el de la La Sexta. Todo el diseño actual del sector audiovisual está en el alero.

Pese al aparente silencio administrativo decretado en el sector tras conocerse la sentencia, la procesión ha ido por dentro durante todos estos meses. “Estamos todavía en estado shock”, admitía un alto ejecutivo de una cadena 24 horas después de que se conociera la posición del Tribunal Supremo. “Nadie lo esperaba. Ni el Gobierno ni las televisiones. Los abogados del Estado están trabajando para desentrañar la sentencia”, añadían entonces fuentes del sector. Y con todo a contrarreloj; la fecha marcada en rojo en el calendario para poner en marcha el dividendo digital es el 1 de enero de 2014.